Anécdotas, economía y dos desmayos: Javier Milei habló más de una hora en la escuela en la que estudió

El Presidente participó del acto de inicio lectivo en el Instituto Cardenal Copello, en el barrio porteño de Villa Devoto. Defendió su política económica y hasta habló del aborto. Dos alumnos se desmayaron mientras hablaba el mandatario

Guardar

Nuevo

Milei visita el instituto Cardenal Copello

Con un extenso discurso, en el que no solo recorrió anécdotas de su vida como estudiante sino que defendió su política de “motosierra y licuadora”, Javier Milei participó hoy del acto de ciclo lectivo del Instituto Cardenal Copello, el colegio en el que estudió en el barrio porteño de Villa Devoto. Durante las palabras del Presidente dos de los alumnos que lo acompañaron en el escenario sufrieron desmayos.

El mandatario arribó al lugar a las 7:35 acompañado por su hermana, y secretaria general de la Presidencia, Karina Milei, quien también fue alumna de la institución. Además, estuvieron la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, y el secretario de Educación, Carlos Torrendell. Antes de ingresar, el Presidente saludó a la distancia a algunos vecinos que se encontraban en la entrada.

En el inicio del acto, Milei y su hermana Karina subieron al escenario y el mandatario entregó la bandera a la nueva abanderada y escoltas de la escuela.

Tras recibir distinciones por parte de las autoridades del colegio, Milei dio un discurso que se extendió durante una hora y cuatro minutos, e incluyó un par de preguntas de alumnos.

Milei comenzó su presentación recordando que inició su vida de estudiante en el colegio en 1977, un año después del inicio de la dictadura militar de 1976. Allí, calificó esos años como “una de las partes más oscuras de la historia argentina”, aconsejó a los alumnos que lean “las dos partes de la biblioteca y tengan su propia mirada”, y hasta reconoció que en sus inicios tenía una mirada “de izquierda”.

El Presidente entrega la bandera argentina a una alumna durante el acto en el Instituto Cardenal Copello, en el barrio porteño de Villa Devoto.
El Presidente entrega la bandera argentina a una alumna durante el acto en el Instituto Cardenal Copello, en el barrio porteño de Villa Devoto.

También resaltó allí la tarea del Ministerio de Capital Humano que, afirmó, tiene como concepto “que la asistencia social deje de ser darle el pescado a la gente y enseñarles a pescar. Es decir, enseñarles a ser individuos y a ser libres, que cada uno pueda tener su propio alimento y autosustentarse”. En primera fila estaba sentada la ministra Pettovello.

También reveló que empezó a interesarse por la Economía en 1981, con la crisis del plan del ministro José Alfredo Martínez de Hoz. “Asume un ministro que se llamaba Lorenzo Sigaut y decía que el que apuesta al dólar pierde. Ese evento fue el que me marcó para decidir a esa edad ser economista. La obsesión fue bastante intensa a punto tal que yo quiero eliminar el Banco Central”, resaltó.

Luego recordó algunos de los maestros que lo marcaron y resaltó los “valores” que le transmitió el colegio en el que cursó sus estudios primarios y secundarios. En un momento, cuando hacía una recorrida por las teorías económicas e hizo referencia al comunismo, una alumna de las que se encontraban arriba del escenario como abanderada, sufrió un desmayo y fue asistida por el médico presidencial. “Bueno, como verán, mencionar a los comunistas es tan peligroso que genera problemas siempre”, bromeó el Presidente.

Otro de los momentos en el que Milei bromeó fue cuando dijo “insignificativa” en vez de insignificante. “No solo Kicillof comete furcios, pero yo estoy con highlights, no estoy leyendo mi discurso”, apuntó ante las risas de los asistentes.

Las lágrimas de Pettovello y el segundo desmayo

Milei continuó con su exposición, en una mezcla de anécdotas y defensa de su programa político. En un momento, mencionó al “hermano José Luis, que venía de España, muy alto, muy robusto hacia los costados, y que venía y daba clases de sotana. Me dejó marcado de por vida. No puedo evitar emocionarme…”, dijo.

Allí, narró la historia del escudo original del colegio que tiene un animal que, según el Presidente, “tienen la característica de tener una piel muy cara”, y dijo que ese docente les contó “seguro que el ejemplo estaba metaforizado, que es un animalito que lo salen a cazar cuando hay lluvia y los arrinconan en el barro, porque el animalito prefiere morir antes que ensuciarse. Y vaya que estamos dando la pelea”.

Enseguida, unió esa anécdota con lo que sucede en el Ministerio de Capital Humano, lo que provocó las lágrimas de la ministra Pettovello. “Todos los días encontramos un nuevo curro y lo sacamos afuera. Se me emociona la ministra de Capital Humano, que es una máquina de encontrar curros. Tiene una división anticorrupción que todas las semanas se instalan en un piso nuevo y hacen un quilombo de novela”.

Muerto antes que sucio, luchar por el mérito, luchar por la excelencia. Y esos son valores que tomé en una clase de caligafía, pero en el colegio Cardenal Copello, en la comunidad menesiana. Y eso, si algo le tenía que contar, era eso. Lo más valioso es eso, que sean personas íntegras, peleen por sus ideales, no bajen los brazos”, añadió el Presidente.

Discurso de Javier Milei y la emoción de Sandra Pettovello

Cuando la presentación del mandatario se acercaba a la hora, comenzaron las preguntas de los alumnos. Uno le consultó por cómo lograron superávits gemelos en enero y, mientras explicaba cómo lo hicieron y detallaba en qué situación recibieron el país, sorprendió al hablar del aborto y calificarlo de “asesinato”.

“Lo primero que hacen los inmorales de los políticos es financiarlo (el déficit) con deuda, lo cual es extremadamente inmoral. Lo que hacen los políticos es irse de fiesta y pasarles la factura a generaciones que ni siquiera nacieron, y a algunos que además intentan matar, que son los asesinos de los pañuelos verdes. En ese contexto, para mí el aborto es un asesinato agravado por el vínculo, y eso lo puedo demostrar desde una perspectiva matemática, filosófica, desde el liberalismo y además desde lo biológico”, apuntó.

También dejó una frase que puede ser premonitoria de lo que pretende como continuidad de su plan económico: “Fue tan fuerte lo que empezamos a hacer, mezcla de motosierra y licuadora... no voy a negar que hay licuadora, un ajuste tan rápido tiene licuadora. Lo que pasa es que si la licuadora se vuelve permanente, se vuelve motosierra. Imaginen cuál es mi intención…”, dijo.

Enseguida, volvió a hablar del socialismo y afirmó que “hay mucha gente que es socialista sin saberlo, de hecho eso es tan estremecedor que me paré en Davos y casi que les dije ‘ustedes son todos unos zurditos”, hablando de su exposición en el Foro Económico. En ese momento, un alumno que se encontraba exactamente a su izquierda, escolta de una de las banderas, también se desmayó. “¿Otro más?”, se le escucha decir a Milei a su hermana Karina, que se acerca a asistir al chico. “Y sí, los nombro y... son infalibles”, volvió a bromear el mandatario.

Se desmayó un alumno durante el discurso de Javier Milei

La visita de Milei a la escuela a la que asistió se da un día después de su recorrida por una muestra agropecuaria que se realiza en la localidad bonaerense de San Nicolás, donde defendió el plan económico de su Gobierno y pronosticó que la inflación de febrero rondará el 15%.

Según pudo reconstruir Infobae, el presidente llegó alrededor de las 12 del mediodía y participó de una conferencia privada para empresarios en el Auditorio de Agronegocios de la muestra. En la charla, de la cual también participó el diputado José Luis Espert, el presidente anticipó que prevén levantar el cepo cambiario a mediados de año y que estiman que la inflación del mes de febrero rondará el 15%.

Allí, envió un mensaje al campo: “La libertad les va a permitir volver a ser el motor del crecimiento argentino. La idea es levantar el cepo lo antes posible”, dijo el presidente.

Últimas Noticias