Cuáles son las obras sociales que más fondos recibieron en subsidios y reintegros durante el gobierno de Alberto Fernández

Infobae analizó las transferencias a las entidades sindicales durante los últimos 4 años por tratamientos de alto costo y prestaciones por discapacidad, pagados a través del Fondo Solidario de Redistribución que maneja la Superintendencia de Servicios de Salud. El ranking de las que más dinero percibieron y el monto por afiliado

Compartir
Compartir articulo
El ranking de las sindicatos cuyas obras sociales más fondos recibieron en la gestión anterior
El ranking de las sindicatos cuyas obras sociales más fondos recibieron en la gestión anterior

Un total de USD 5.472 millones fue lo que recibieron 291 obras sociales sindicales en los cuatro años de la gestión de Alberto Fernández por reintegros de tratamientos costosos y prestaciones por discapacidad y subsidios de distinto tipo, tal como contó ayer Infobae. La cifra surge de considerar el valor del dólar oficial promedio de cada uno de los cuatro años en los que percibieron un acumulado de $805.307 millones, según el análisis realizado por este medio de los datos que publica la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) en su sitio web.

El dinero salió del Fondo Solidario de Redistribución (FSR), una “caja” que maneja ese organismo regulador de las obras sociales y prepagas, y que históricamente estuvo en el centro de la disputa entre la CGT y el Ejecutivo de turno. Se conforma de un porcentaje - entre el 15% y el 20% - del aporte que los trabajadores en relación de dependencia hacen a las obras sociales (el 3% del sueldo) y el que efectúan sus empleadores (6% del salario). Si bien el Estado no financia al FSR, fuentes de la Superintendencia le precisaron a Infobae que, en 2023, “sí realizó aportes financiados por el Tesoro excepcionalmente y de manera discrecional. Fueron en total $35.000 millones”.

Por la desregulación de las obras sociales que entró en vigencia el viernes pasado por el decreto 170/2024, una medida que destacó el presidente Javier Milei en su discurso ante la Asamblea Legislativa, los trabajadores podrán elegir libremente desde este mes la obra social o prepaga a la quieran derivar sus aportes, sin necesidad de tener como intermediaria a otra entidad sindical. La decisión alcanza a más de 14 millones de trabajadores, tanto en relación de dependencia como monotributistas, empleadas domésticas, y los más de 5 millones de personas que pertenecen al llamado sistema general.

En medio de una creciente conflictividad sindical por la pérdida del poder adquisitivo y el fuerte ajuste que está llevando adelante el Gobierno, la medida es mirada con recelo por los sindicatos. ¿El motivo? Impactará directamente en las transferencias de dinero que recibirá cada obra social por la posible pérdida de afiliados o la migración que sufrirán muchas de ellas, ya que tantos los millonarios reintegros como los subsidios que les gira la SSS están directamente ligados a la cantidad de afiliados que tiene cada entidad sindical.

Según el análisis y procesamiento por parte de Infobae de los datos en el sitio web de la Superintendencia, en total, fueron 11 conceptos distintos que justificaron el pago de reintegros y subsidios en los últimos cuatro años, detallados en el informe especial publicado ayer. El 66% de esos USD 5.472 millones que recibieron en total las obras sociales desde enero 2020 a diciembre de 2023 correspondió a reintegros por las prestaciones médicas de alta complejidad, la compra de medicamentos costosos y el tratamiento de pacientes con discapacidad que muchas obras sociales no pueden cubrir. El otro 34%, a subsidios según la cantidad de afiliados, y destinados principalmente a las entidades sindicales con menos recursos. El objetivo es garantizar la cobertura de prestaciones básicas a todos los beneficiarios del sistema.

Tanto la Auditoría General de la Nación (AGN) como la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) advirtieron que la supervisión de la SSS sobre las transferencias del FSR a las obras sociales tuvo “debilidades” y “deficiencias”, así falta de “debido respaldo documental”. El control es muchos casos no fue real, sino para fines “meramente estadísticos”. La ex ministra de salud Graciela Ocaña también alertó que “los controles de la Superintendencia son formales”. Y puso como ejemplo que “no se analiza si la prestación efectivamente se realizó ni hay un análisis sobre los expedientes médicos”. Para la legisladora de Confianza Pública, “mientras los subsidios tienen algún criterio de asignación automática, los reintegros de la ex APE (la que fuera la Administración de Programas Especiales disuelta en 2012), luego denominados SUR (por el Sistema Único de Reintegros), tienen que ver con rendiciones de las obras sociales sobre las cuales no hay un control efectivo”.

En la primera mitad de la gestión de Fernández, el titular de la Superintendencia fue Eugenio Zanarini, quien falleció en mayo de 2021. Lo reemplazó Daniel Alejandro López, que hasta ese momento estaba a cargo de la Dirección de Acceso a los Servicios de Salud, que dependía de la Agencia Nacional de Discapacidad. Cercano al ex ministro de salud Ginés González García, quien lo convocó a integrar el gobierno en 2020, había trabajado antes como asesor de la gerencia general de OSECAC, la obra social del sindicato de Comercio, y tenía buen vínculo con los gremios.

El ranking de las que más recibieron

Sindicatos clave para el Gobierno, en un contexto de conflictividad gremial por la alta inflación, aparecen entre los más beneficiados en montos totales. El ranking de las obras sociales que más fondos recibieron de la SSS está encabezado por varias que pertenecen a gremios manejados por los “Gordos”, los históricos dirigentes sindicales vinculados al peronismo que, a su vez, cuentan con un mayor número de afiliados. Con matices, todos mantuvieron una buena relación con la gestión de Fernández. Esa sintonía fue clave en la interlocución para la liberación de los fondos del FSR, que - según denunciaron en varias oportunidades - fueron retenidos por el Ejecutivo en función por sus necesidades financieras y políticas.

OSECAC, la obra social del sindicato de Comercio y la más grande del país fue la que más dinero recibió: casi USD 763 millones considerando la actualización anual del dólar oficial desde que Fernández desembarcó en la Casa Rosada (en pesos, el acumulado fue de $110.000 millones). Sin embargo, como el gremio que conduce Armando Cavalieri desde hace 38 años tiene casi 1,6 millones de afiliados, si se analizan los pagos por beneficiario, esa relación fue de $69.472 por cada uno en ese período.

Además del gremio que maneja Cavalieri, la obra social de la Unión de Obreros de la Construcción (UOCRA), a cargo de Gerardo Martínez, y la de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), en manos de Andrés Rodríguez, están al tope de las más beneficiadas por monto acumulado de las transferencias del Estado.

Construir Salud, la Obra Social del Personal de la Construcción (OSPeCon), recibió casi USD 242 millones (casi $36.000 millones en el acumulado de los cuatro años) en concepto de subsidios y reintegros, desde enero de 2020 hasta diciembre de 2023. Con 590.000 afiliados, el monto por beneficiario fue de $60.790

Unión Personal, obra social del Personal Civil de la Nación recibió USD 228 millones en ese mismo período (casi $35.000 millones). Este gremio liderado por Andrés Rodríguez desde hace 34 años es otro de los más numerosos, con más de 600.000 beneficiarios para atender en sus centros médicos, con transferencias per cápita en la gestión de Fernández de $55.847

En volumen total de fondos sigue la Obra Social del Personal Rural y Estibadores de la República Argentina (OSPRERA), con USD 209 millones que recibió de la SSS (casi $30.000 millones). La obra social de UATRE, gremio que hoy maneja José Antonio Voytenco, tiene 757.953 afiliados, por lo que el monto por afiliado fue de $38.645

Luego aparece la Obra Social de Ejecutivos y del Personal de Dirección de Empresas (OSDE) que recibió USD 177,5 millones ($25.000 millones en el acumulado de los cuatro años). Si se consideran sus 853.128 afiliados, los fondos por beneficiario fueron de $ 29.684 en el último gobierno.

En el ranking por monto acumulado, se ubica luego la Obra Social de Petroleros, el gremio que conduce hoy Juan Carlos Crespi, que recibió USD 131,6 millones (más de $20.300 millones). Con 475.137 afiliados, OSPE recibió $42.757 por cada uno a lo largo de cuatro años.

A su vez, la Obra Social del Personal del Organismos de Control Externo cobró de la Superintendencia USD 115 millones (casi $18.000 millones). Con un padrón de 227.632 beneficiarios, la obra social de APOC - sindicato cuyo secretario general es Hugo Quintana, recibió $78.684 per cápita.

Por su parte, la Obra Social de la Unión Obrera Metalúrgica - el gremio cuyo titular actual es Francisco Furlán-, recibió USD 116,5 millones ($17.000 millones). Con 258.470 afiliados, las transferencias por beneficiario fueron de $66.916

En tanto, la Obra Social del Personal de la Sanidad Argentina, el sindicato que lidera Héctor Daer, uno de los integrantes de la conducción de la CGT, fue beneficiada con un total de USD 106 millones ($15.600 millones). Con 255.051 afiliados, los fondos girados por beneficiario fueron de $61.410.

El top ten por monto total de transferencias lo cierra la Obra Social de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos, que informó 369.982 afiliados. UTHGRA, el gremio comandado por Luis Barrionuevo desde hace casi cuatro décadas, recibió USD 110 millones desde 2020 hasta finales de 2023 ($14.400 millones). Los fondos por beneficiario fueron en promedio de $38.872 en ese período.

Fondos recibidos por afiliado

El detalle de lo que recibió cada obra social por afiliado durante la pasada gestión está en esta tabla elaborada por Infobae, en base a los números de afiliados con los que cuenta la cartera de Trabajo:

El ranking per cápita, lo lidera la Obra Social de Conductores Titulares de Taxis de la Ciudad de Buenos Aires, el gremio que maneja José Ibarra. En los cuatro años recibió USD 6 millones ($906 millones). Considerando que tiene 2.901 afiliados, cada uno recibió en promedio durante la gestión de Fernández $312.472.

Un monto similar por beneficiario percibió la Obra Social del Personal de la Industria Forestal de Santiago del Estero. En los últimos cuatro años, la SSS le transfirió USD 8,4 millones ($1.284 millones), por lo que, con 4.519 beneficiarios, los fondos por afiliado fueron $284.172.

Procesamiento de datos: Daniela Czibener

Visualización de datos: Andrés Snitcofsky

Carga y chequeo: Desiré Santander