Francos recibió a otro gobernador dialoguista: la Casa Rosada busca construir consensos en paralelo a la escalada con Torres y Kicillof

Tras la visita del radical de Chaco, Leandro Zdero, hoy llegó el salteño Sáenz al despacho del ministro del Interior. El Gobierno intenta generar consensos con los pocos mandatarios que no se encuentran en pie de guerra por los fondos. También Martín Menem estuvo en Balcarce 50

Compartir
Compartir articulo
infobae

La relación de Javier Milei con los gobernadores, resentida tras la caída de la ley Ómnibus, volvió a foja cero a pesar de los intentos para sanearla, a partir de la fuerte embestida del chubutense Ignacio Torres por los fondos para su provincia, a la que se sumaron la mayor parte de sus pares. Sin embargo, el área “dialoguista” del Gobierno volvió a la carga sin demoras con los contactos con el interior a través del único funcionario que se dedica a esos menesteres, y buscan aislar a los díscolos en la discusión. El Congreso no sesiona aún -las sesiones empiezan el viernes- y en LLA entienden que la discusión por los fondos y el nivel del ajuste se transformó, ahora, en una batalla simbólica.

Guillermo Francos, que ayer había recibido al chaqueño radical Leandro Zdero en su despacho, sumó hoy a la saga de conversaciones al salteño Gustavo Sáenz. Ambos mandatarios habían estado en la Casa Rosada la semana pasada, cuando el Ejecutivo empezaba a mostrar disposición para retomar en sesiones ordinarias las negociaciones por las leyes “base” que se cayeron hace tres semanas.

Sáenz fue convocado por el ministro del Interior a último momento para una charla en Balcarce 50, a las 12.30, y si bien la reunión duró menos de una hora, fue coronada con una foto para exhibir sintonía. La publicó Francos con un mensaje de pura cordialidad: “Buena reunión con el gobernador Sáenz. Seguimos en el camino del diálogo para solucionar en conjunto los problemas de la provincia y avanzar en las normas necesarias para atraer grandes inversiones en sectores esenciales como el litio”, escribió. Fue un mensaje para los opositores no kirchneristas más conflictivos, empezando por Torres.

En el oficialismo celebran este tipo de encuentros, que retoman la serie de la semana pasada, que incluyó -además de Zdero- a otros cuatro gobernadores del Norte Grande. “Estamos en tensión con todos, pero las provincias son muy dependientes de la Nación, y están flojas de papeles. Cuando revisás sus cuentas, se ven inconsistencias sobre cómo gastan. Por eso es buena la percepción sobre nosotros y regular sobre ellos”, dijo un referente libertario de la primera hora.

Y atribuyó la voluntad de los líderes de los Ejecutivos de JxC para sentarse a la “fisura” en el bloque opositor aliado. “Con el comunicado parecía que estaban todos alineados. Pero no es así. Las alianzas duran poquísimo y hoy queda demostrado que siguen fisurados”, dijeron.

Convencidos de que la opinión pública sigue del lado de Milei, en la Casa Rosada festejaron por lo bajo el “error” de Torres, que amenazó con frenar la producción de combustibles en Chubut como represalia por el la retención de los fondos coparticipables como pago por las deudas locales con un fondo fiduciario. “Que amenacen así es comparable a un (Roberto) Baradel haciendo paro en educación. Se quedan en un nivel de discusión muy equivocado”, dicen.

La estrategia del Gobierno es sostener el diálogo en privado más allá de los ruidos públicos. Francos, encargado de poner la otra mejilla por Milei frente a sus críticos y de salir a poner paños fríos a las propias declaraciones incendiarias del Presidente, cree que las conflictivas discusiones políticas en redes y los medios no deberían condicionar la concertación por temas puntuales. No fue casual que tanto el ministro como Sáenz, en sendos tuits, se refirieran al régimen de inversiones -en particular para el litio-, uno de los puntos de consenso caídos de la ley Bases.

“El diálogo no se interrumpe. La semana pasada teníamos a seis gobernadores agendados. En está van a venir tres. Hay necesidades de ambos lados que no se suspenden más allá de las posturas políticas”, dijeron en Gobierno.

Mañana llegará a la oficina de Francos el patagónico Alberto Weretilneck, uno de los siete que se reunirán esta tarde para discutir cómo avanzar en la estrategia frente al Gobierno. En Interior aseguraron que la charla con el ministerio político está asegurada, más allá del resultado del encuentro del bloque sureño del que participará, además de Torres, el fueguino Gustavo Melella, que acaba de anunciar una suspensión de la producción de combustibles durante 24 hs.