La Argentina de Milei está con Estados Unidos

Un artículo publicado en la revista The National Review aseguró que el enfoque del mandatario argentino “está muy lejos del ascenso de líderes de izquierda antiestadounidenses en toda Sudamérica” y que su liderazgo constituye “una oportunidad que no debería desaprovecharse”

Compartir
Compartir articulo
Javier Milei junto a Anthony-Blinken.
Javier Milei junto a Anthony-Blinken.

El Washington Post transmite un dato interesante de la Cumbre del G-20. El periódico informó ayer que una reunión a puertas cerradas entre los ministros de Relaciones Exteriores del grupo fue retransmitida en directo por error a unos pocos periodistas. Muchos de los países presentes —un grupo que incluye a Rusia, Sudáfrica y China— se alinearon para criticar la campaña de Israel contra Hamás y el apoyo de Estados Unidos a la misma.

Sin embargo, según el Washington Post, el representante de Argentina tuvo un mensaje diferente, enfatizando los “actos terroristas de Hamás” y la “liberación incondicional de rehenes”.

La postura pro-Israel articulada esta semana por Argentina apenas sorprende, considerando las posiciones orgullosas y tempranas de Javier Milei en contra de la alineación autoritaria laxa que desafía a Estados Unidos y sus intereses en el extranjero. Poco después de asumir el cargo, Milei revirtió la decisión de su predecesor, Alberto Fernández, de unirse a los BRICS. Durante la campaña, rechazó el compromiso diplomático con China y Cuba, citando la naturaleza comunista de los gobiernos de esos países. Y ha expresado frecuentemente su apoyo a Ucrania. Pero su enfoque se aleja marcadamente de la orientación política anterior del país, y está muy lejos del ascenso de líderes de izquierda antiestadounidenses en América del Sur.

Ayer, Milei se reunió con el secretario de Estado Antony Blinken en Buenos Aires y dijo a los periodistas: “Argentina ha decidido volver al lado de Occidente, al lado del progreso, a la democracia y, sobre todo, al de la libertad”. Poco después de la reunión, Blinken expresó que “no podría estar más satisfecho” con su conversación. El acercamiento a los estadounidenses continuará durante el fin de semana: casi inmediatamente después de la reunión, estaba previsto que el jefe de Estado argentino se subiera a un avión hacia Washington, para dirigirse a la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC).

Los adversarios autoritarios de América están librando una dura lucha diplomática, intentando socavar la influencia global de Estados Unidos. El liderazgo de Milei en Argentina es un punto brillante, y una oportunidad que no debería desaprovecharse.

*Este artículo fue realizado por el periodista Jimmy Quinn y fue publicado originalmente por el medio National Review.