Con la urgencia de rearmarse para 2025, la UCR enfrenta la encrucijada de acercarse o confrontar con Javier Milei

El partido centenario sólo tiene un objetivo claro: diferenciarse del kirchnerismo. Pese a esa coincidencia, la interna entre los gobernadores y Martín Lousteau se profundiza en momentos en que deben acordar una estrategia para mantener la unidad, al menos en el Congreso

Compartir
Compartir articulo
Gustavo Valdés recibió a Javier Milei en el aeropuerto de Corrientes
Gustavo Valdés recibió a Javier Milei en el aeropuerto de Corrientes

“El radicalismo está en un no-lugar”, analizó un dirigente de peso en diálogo con Infobae. Se debe a que hoy el partido centenario está dividido entre aquellos que apoyan las medidas que impulsa Javier Milei y los que las rechazan con intransigencia. En el medio, siempre está latente el peligro de quedar ligados al kirchnerismo. Un dato claro e irrefutable dentro de la UCR es que su electorado se corrió a la derecha, lo que les significa un doble desafío: los cinco gobernadores están obligados a representar a sus votantes en la actualidad pero, a su vez, el partido debe construir una estrategia para el 2025, cuando se realicen las elecciones legislativas. Esa podría ser una rápida explicación del enfrentamiento que hoy tienen Alfredo Cornejo y Gustavo Valdés contra Martín Lousteau.

Luego de los ataques de Milei hacia la UCR por la caída de la Ley Ómnibus, sumada a la embestida que el Presidente encabeza contra el partido desde los inicios de su campaña, había una fuerte expectativa por la visita del líder de La Libertad Avanza a la provincia de Corrientes. Finalmente Valdés se trasladó hacia el aeropuerto local para recibir al mandatario en su arribo a la provincia, donde tenía previsto participar de los festejos por los 10 años de la Fundación Club de la Libertad.

Sin que nadie llegara a cuestionarlo, Valdés se adelantó ante una posible crítica: “Me importa tres carajos lo que piense Lousteau”. Fue su respuesta ante una pregunta periodística sobre la posibilidad de que su foto con Milei molestara a un sector del radicalismo. Se debe a que en los últimos días el presidente del Comité Nacional levantó su perfil y salió a diferenciarse de las políticas libertarias, sobre todo en el destrato a los dirigentes nacionales, gobernadores e instituciones. De hecho, el líder de Evolución dejó en claro que el DNU que el Congreso debe aprobar o rechazar en la Comisión Bicameral es “inconstitucional”.

Martín Lousteau asumió como presidente del Comité Nacional de la UCR en diciembre, en medio de un enfrentamiento con los gobernadores Alfredo Cornejo y Gustavo Valdés
Martín Lousteau asumió como presidente del Comité Nacional de la UCR en diciembre, en medio de un enfrentamiento con los gobernadores Alfredo Cornejo y Gustavo Valdés

El mismo día que Lousteau recibió el ataque de Valdés, un hombre de su riñón se reunió con Mauricio Macri, su principal rival en la pelea electoral del 2023 cuando se asoció con Horacio Rodríguez Larreta dentro de Juntos por el Cambio. Como reconstruyó este medio, Maximiliano Pullaro se acercó a las oficinas que tiene el ex presidente en Olivos. “Es un gobernador importante, es simbólico que vaya de visitante”, subrayan algunos correligionarios experimentados en estrategias partidarias. En Santa Fe mantienen el hermetismo sobre los temas que trataron en esa reunión, pero algunos sospechan que se trató de un acercamiento para solicitarle al líder del PRO que interceda ante los recortes de fondos del Gobierno a las provincias, en medio de las especulaciones por la posibilidad de un fusión entre el partido amarillo y La Libertad Avanza.

En el entorno de Pullaro le bajan el tono al encuentro con Macri. Según detallaron, la oficina de Olivos quedaba “de camino” a su regreso a Santa Fe. Incluso consideran que la visita era importante, al resaltar que el ex presidente prontamente será ungido titular del PRO. El dirigente santafesino gobierna la tercera provincia más importante del país y las más populosa de la lista de los territorios que ganó la UCR, pero conserva el bajo perfil en la interna radical: mantiene una relación de amistad con Lousteau y teje estrategias territoriales con Valdés. Un experto equilibrista.

El amplio triunfo de Pullaro en Santa Fe representó una muestra de musculatura de Evolución, el espacio creado por Lousteau, pero que hoy transita por tiempos de reconstrucción con las visibles diferencias entre sus integrantes, como es el caso de Rodrigo De Loredo y Martín Tetaz. El gobernador santafesino tiene un eterno agradecimiento hacia el ex ministro de economía por su apoyo a su candidatura, cuando se enfrentó en las PASO a Carolina Losada. Pero ese agradecimiento no le reprime de acercarse a Valdés. “Soy muy amigo del gobernador Valdés y tenemos proyectos en común”, declaró durante una entrevista a El Litoral.

Aunque los cruces y peleas sean hoy protagonistas en la actualidad de la UCR, los dirigentes saben que el verdadero desafío es reencontrarse con su electorado y lograr una representatividad en la sociedad que los reagrupe en 2025. En las elecciones del 2023 el partido centenario ganó dos provincias (Chaco y Santa Fe) pero perdió 6 bancas en el Senado y 12 en Diputados. El próximo año Corrientes elige gobernador - y Valdés no puede postularse - y se ponen en juego un total de 29 sillas en el Congreso (25 diputados y 4 senadores). En este periodo deberán resolver la verdadera encrucijada: acompañar medidas del oficialismo sin parecer un co-gobierno y ser una verdadera oposición sin rozarse con el kirchnerismo.