Con el desafío de desactivar internas, Villarruel extrema los recaudos para ratificar a las autoridades del Senado

La titular de la Cámara alta tiene el compromiso de la oposición anti K, pero debe hacer equilibrio ante pedidos libertarios para modificar cargos. La sesión preparatoria será mañana

Compartir
Compartir articulo
La vicepresidenta y titular del Senado, Victoria Villarruel (EFE)
La vicepresidenta y titular del Senado, Victoria Villarruel (EFE)

El Senado tendrá 48 horas cargadas de tensión no sólo por la reunión que realizará hoy la comisión bicameral de Trámite Legislativo, que deberá analizar el mega Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que desregula la economía, sino también por la sesión preparatoria que hará mañana la Cámara alta para ratificar a sus autoridades, con cuestiones aún no cerradas en el propio oficialismo.

Para ello, la vicepresidenta y titular del Senado, Victoria Villarruel, mantuvo en las últimas horas reuniones con la oposición no kirchnerista, que el 13 de diciembre pasado conformó, junto a La Libertad Avanza, un conglomerado de 39 legisladores para votar a sus autoridades y distribuir las comisiones en detrimento del Frente de Todos, que es la primera minoría, con 33 integrantes. Es decir, a cuatro del quórum.

Villarruel se llevó el compromiso de las bancadas de la Unión Cívica Radical, PRO, Cambio Federal, Unidad Federal y de silvestres provinciales para ratificar lo votado en diciembre último y dejar de lado las pretensiones kirchneristas, más allá del enojo de algún legislador patagónico por cuestiones administrativas y una eventual duda sobre su acompañamiento el viernes.

De hecho, para evitar las críticas del bloque cristinista, que comanda el formoseño José Mayans, Villarruel activará a las 17 de hoy una reunión de Labor Parlamentaria con todos los jefes del Senado para organizar la sesión preparatoria, donde el Frente de Todos despotricaría contra la presidenta de la Cámara alta por no haber validado las convocatorias de sesiones especiales solicitadas durante el corriente mes para rechazar el mega DNU de Javier Milei.

En las últimas horas se refirió a este tema el titular del Pro en el Senado, Luis Juez. “El viernes tenemos la sesión preparatoria y debería demorar cinco minutos, ya que sólo se ratifican autoridades. Pero va a ser un caos”, manifestó en declaraciones televisivas. El legislador cordobés agregó que el cristinismo “quiere invalidar todo” y “va a ser un quilombo”.

El presidente provisional de la Cámara alta, Bartolomé Abdala
El presidente provisional de la Cámara alta, Bartolomé Abdala

Por todas estas cosas es que Villarruel necesita para mañana tener blindados los 39 votos logrados el 13 de diciembre pasado. No obstante, la jornada de ayer fue compleja para el oficialismo de la Cámara alta, pero no por el kirchnerismo. Tampoco por el resto de la oposición. La cuestión fue por las internas de su propio espacio: de 72 senadores, La Libertad Avanza tiene siete.

Durante la tarde de ayer, mientras la titular del Senado sellaba acuerdos con la oposición anti K, un sector del oficialismo deslizó la posibilidad de retocar algunas autoridades de la Cámara alta. Y no se trata de una menor, sino de la presidencia provisional, es decir, el segundo escalafón en la línea de sucesión.

A partir de allí se dispararon cruces de llamados entre sectores libertarios previo a una reunión que mantuvieron los legisladores. Según pudo reconstruir Infobae, un grupo planteó la opción de cambiar al actual presidente provisional, Bartolomé Abdala. En diciembre pasado llegó a dicho lugar tras quedar descartado el formoseño Francisco Paoltroni, a quien el propio Milei había confirmado en un comunicado oficial.

Este escenario deja varios focos de conflicto a la vista. En primer lugar, quedar expuestos de manera innecesaria a mostrar fisuras en un bloque que sólo tiene siete senadores y, con ello, sumar tensión a un Gobierno que lucha por sostener el mega DNU y que ya tuvo un fuerte traspié en Diputados con la Ley Ómnibus.

Otra cuestión de relevancia es regalarle la cancha al kirchnerismo para observar lo ocurrido el 13 de diciembre pasado y sumar más cuestionamientos a Villarruel. Y, no menos importante, es hacer sentir a la oposición no cristinista como cadetes, ya que por estas horas hay un entendimiento para ratificar a todas las autoridades -incluido Abdala- y cualquier modificación podría invalidar los acuerdos logrados.