A pesar del avance de Milei, Alberto Fernández y Cristina Kirchner coinciden en postergar la discusión por el liderazgo del PJ

El ex mandatario, actual presidente del partido, no tiene pensado renunciar ni hacer una convocatoria. La ex vicepresidenta cree que abrir una discusión partidaria estaría disociado de la agenda de la gente

Compartir
Compartir articulo
Alberto Fernández y Cristina Kirchner comparten la idea de que no es un buen momento para discutir los liderazgos partidarios (REUTERS)
Alberto Fernández y Cristina Kirchner comparten la idea de que no es un buen momento para discutir los liderazgos partidarios (REUTERS)

Alberto Fernández llegará en los próximos días a la Argentina después de unas cuantas semanas en Madrid, el nuevo destino que eligió para vivir luego de cuatros traumáticos años de gestión. Al día de hoy, y hasta abril del 2025, sigue siendo el presidente del Partido Justicialista (PJ) a nivel nacional. Un lugar de importancia en la vida institucional del peronismo. En paralelo, en la provincia de Buenos Aires, Máximo Kirchner tiene el mismo tiempo de mandato y una misma postura. No se va.

Los dirigentes del peronismo miran de reojo los movimientos del PJ. Durante los años de gobierno de Mauricio Macri la sede de Matheu 130 fue un punto de encuentro frecuente para los principales nombres propios del esquema político. Un espacio de debate, decisión y organización. El escenario de las fotos simbólicas y los comunicados ásperos. Junto al Instituto Patria, el punto clave de resistencia a la entonces gestión de Cambiemos, son los lugares emblemas de la rosca peronista. Aunque muchas decisiones se tomen afuera de esas paredes.

El ex presidente de la Nación no tiene intención de abandonar su cargo al frente del PJ. Por el momento, tampoco piensa en pedir licencia. Entiende que no es tiempo de generar una ola de declaraciones políticas ultra críticas hacia la figura de Javier Milei o poner el foco en la renovación partidaria. Esa postura también implica no tener en los planes convocar a una mesa de acción política, como se creó la última vez que el peronismo fue oposición.

La figura de Fernández está desgastada y vaciada de poder. Terminó muy debilitado su mandato presidencial y le será difícil encumbrarse como un articulador partidario de las distintas tribus que conviven en Unión por la Patria (UP). “Si hoy Alberto convoca a una reunión en el PJ, no va nadie”, fue la sentencia de un histórico dirigente peronista. No es un pensamiento único. Más bien, es una sensación mayoritaria.

Alberto Fernández volverá al país en el corto plazo pero no tiene la vocación de convocar a una reunión en el PJ Nacional
Alberto Fernández volverá al país en el corto plazo pero no tiene la vocación de convocar a una reunión en el PJ Nacional

El gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, fue uno de los primeros en pedirle a Fernández que dé un paso al costado y deje que el resto de la dirigencia confluya en una mesa política. Ocurrió en enero, a pocos días de que aparecieran imágenes del ex Jefe de Estado comiendo con su familia en un lujoso restaurant de Madrid.

Por lo bajo varias voces de todo el arco peronista ejercen presión para que Fernández renuncie a la presidencia del PJ y deje la representación partidaria en manos de los principales dirigentes de la oposición, agrupados pese a las históricas diferencias. El ex presidente no tiene la misma postura. Al menos, por ahora.

Extrañamente, luego de protagonizar una interna furiosa durante el gobierno anterior, existe una coincidencia entre los integrantes de la ex fórmula presidencial. Cristina Kirchner cree que no es el momento indicado para afrontar una renovación partidaria. Es decir, no es tiempo, en medio de la crisis económica y el enfrentamiento de Milei con gran parte de la oposición, de discutir si Alberto Fernández debe seguir o no al frente del partido.

La ex vicepresidenta asume que la agenda de la gente está extremadamente lejos de las internas partidarias del peronismo. Los ciudadanos están preocupados por el aumento de la cuota de los colegios, las prepagadas y la comida. Por la suba de precios en el transporte público como consecuencia de la quita de subsidios que decidió concretar el gobierno nacional. Esa es la agenda de la gente, no quién debe ser el presidente del PJ.

Cristina Kirchner entiende que no es el momento indicado para afrontar la discusión sobre la presidencia del PJ
Cristina Kirchner entiende que no es el momento indicado para afrontar la discusión sobre la presidencia del PJ

Esa línea que plantea CFK tiene un punto de coincidencia con lo que piensan algunos legisladores de UP: el trabajo del peronismo tiene que estar concentrado en el Congreso. Los diputados y senadores opositores están conformes con el desempeño que ambos bloques tuvieron hasta acá en el tratamiento de la Ley Ómnibus y el DNU de desregulación de la Economía.

Entienden que el foco tiene que estar puesto en el funcionamiento de los bloques parlamentarios, que concentran el mayor poder del peronismo para equilibrar la avanzada de Milei en la gestión nacional. De hecho en la oposición celebran haber frenado la Ley de Bases y mantener - salvo el tucumano Osvaldo Jaldo - un frente ordenado para confrontar con las políticas económicas del mandatario libertario.

En el caso de la provincia de Buenos Aires, Máximo Kirchner, actual presidente del PJ Bonaerense, no tiene intenciones de dar un paso al costado, como había sostenido el año pasado, cuando anticipó que no tenía inconvenientes en convocar a elecciones. Esa aseveración quedó sepultada en el pasado. Ahora tiene la intención de cumplir su mandato hasta abril del año que viene.

Kirchner protagoniza un enfrentamiento interno con la base política más potente que tiene Axel Kicillof. Los intendentes Jorge Ferraresi (Avellaneda), Mario Secco (Ensenada) y Fernando Espinoza (La Matanza), además del ministro de Desarrollo a la Comunidad bonaerense, Andrés “Cuervo” Larroque. Ese sector quiere una renovación en el partido a nivel provincial.

Máximo Kirchner no tiene intenciones de dar un paso al costado y convocará a una reunión partidaria en un plazo breve
Máximo Kirchner no tiene intenciones de dar un paso al costado y convocará a una reunión partidaria en un plazo breve

Advierten que el líder de La Cámpora “no aglutina, no suma, ni unifica”, lo que consideran que son motivos necesarios para que haya elecciones anticipadas y exista una renovación en la conducción. “Cuando el peronismo pierde las elecciones, hay que renovar los liderazgos. Ni Alberto ni Máximo pueden seguir al frente del partido”, explicaron en uno de los municipios que impulsa el cambio.

Claro está que ninguno de ellos tendría el consenso suficiente para llegar a la cima del PJ Bonaerense y conducir a todo el partido. Piensan que debería estar al frente un dirigente que pueda convivir y hablar con todos los sectores, y concentrar un discurso que los represente.

El nombre que sale más fácil como una opción posible es el del actual ministro de Infraestructura de la provincia, Gabriel Katopodis. El flexible y pragmático ex intendente de San Martín. “Es de los pocos que puede ser recibido con un abrazo y una sonrisa en todas las terminales peronistas”, se sinceró un influyente dirigente del kirchnerismo duro. Si no es él, debe ser de su perfil. Un mediador para que la interna no estalle.

Máximo Kirchner tiene pensado realizar una convocatoria en las próximas horas para que el partido se reúna. El lugar apuntado es Cañuelas y el encuentro podría darse en el corto plazo. Pero aún no hay nada confirmado. La intención del líder camporista es unificar posturas respecto a las políticas y medidas del gobierno de Milei. Darle vida al partido como respuesta a la agenda de la gestión libertaria.

El peronismo en su conjunto espera con ansias el punto de partida de una discusión por la renovación de liderazgos
El peronismo en su conjunto espera con ansias el punto de partida de una discusión por la renovación de liderazgos

Detrás de la renovación partidaria hay una necesidad de la dirigencia de discutir un cambio de liderazgos y una modernización del programa político y económico del peronismo. Uno de los pesos pesados de la CGT dio su punto de vista sobre la discusión que se avecina y que será uno de los temas centrales en la vida interna de espacio político.

“Hay intenciones de provocar cambios y el tono va a ir subiendo a medida que pase el tiempo. El kirchnerismo debe dar un paso al costado en la conducción. Es necesario una renovación. Si queremos volver a enamorar, ellos tienen que ir al furgón de cola”, sostuvo.

El próximo sábado el PJ Porteño convocó a un “cabildo abierto” para “definir el plan de acción frente a las medidas de Javier Milei en la Nación y Jorge Macri en la Ciudad”, según marcó un comunicado que ya gira por las oficinas peronistas. Será un encuentro de los principales dirigentes porteños para mostrar unidad de acción en su rol opositor. Y una señal más de que el peronismo se está empezando a mover como un bloque.

Más temprano que tarde la vida de la estructura partidaria entrará en una etapa de discusión. En el peronismo creen que deben ser cautelosos en sus movimientos y sus apreciaciones. Que nadie los acuse de golpistas o irresponsables. Por eso el mejor lugar para dar la discusión con Milei son las cámaras de Diputados y Senadores.