Milei subió la presión para que los gobernadores acepten reponer el impuesto a las Ganancias, pero hay resistencia

El Presidente les advirtió que si no lo votan va a “bajarles más las transferencias” a las provincias. Los mandatarios se mantuvieron en silencio, pero algunos dejaron trascender que no están de a acuerdo

Compartir
Compartir articulo
El presidente Milei se reunió el martes pasado con los gobernadores en la Casa Rosada
El presidente Milei se reunió el martes pasado con los gobernadores en la Casa Rosada

El presidente Javier Milei subió en las últimas horas la presión para que los gobernadores acepten retrotraer la eliminación del Impuesto a las Ganancias que se aprobó en las últimas semanas de la administración anterior -incluso con su voto a favor- y les advirtió que si no lo hacen está dispuesto a “bajarles más las transferencias” que reciben de parte de Nación. Esa fuerte jugada, sin embargo, no tuvo de parte de los mandatarios provinciales, ni siquiera de los peronistas, una respuesta inmediata. Los líderes de las 23 provincias y la ciudad de Buenos Aires evitaron sumarse a una escalada que podría ser igual de desgastante todos.

Se trata de una pelea por cómo se distribuyen los costos del ajuste, que será discutida a partir de la semana que viene en las sesiones extraordinarias que convocó el presidente a última hora del viernes. Pero también está, como telón de fondo, otro tema en el que también los gobernadores tienen voz y, sobre todos, los votos: el decreto de necesidad y urgencia que estableció una profunda desregulación de la economía y reformas amplias, como las vinculadas a las legislación laboral.

El tema de Ganancias había estado presente en la reunión que tuvieron en Casa Rosada, con asistencia perfecta, los 23 gobernadores y el jefe de gobierno de la ciudad. Y en el programa de Mirtha Legrand reapareció con una pregunta de la diva de la televisión, que indagó sobre Ganancias: “Hay un problema que es el agujero fiscal que tienen las provincias. Yo no le voy a coparticipar el impuesto al cheque. Si no quieren reinstaurar (Ganancias), lo que vamos a hacer es bajarles más las transferencias”, afirmó.

Y agregó que su objetivo es “arreglar el desastre fiscal que causó sobre las provincias esa eliminación”, como una de las medidas que forman parte del “programa de estabilización” general que puso en marcha desde que asumió la presidencia de la Nación. “Reconocemos ese problema y para ayudar a las provincias en esta solución estamos dispuestos a reinstaurarlo”.

En el programa de Mirtha Legrand el presidente subió la presión a los gobernadores
En el programa de Mirtha Legrand el presidente subió la presión a los gobernadores

Es una definición que pronunció Milei, que votó junto con el peronismo y los partidos provinciales la eliminación de Ganancias y que llegó a decir que estaba dispuesto a “cortarse un brazo” antes de subir un impuesto. Los mandatarios provinciales, antes que aceptar revertir ese impuesto -que les va a reducir los ingresos a trabajadores que vienen golpeados por una inflación galopante- pretenden que la Casa Rosada acepte coparticipar el impuesto al cheque. Recuerdan que él mismo le dio luz verde al proyecto antes de sentarse en el sillón de Rivadavia.

Según pudo saber Infobae de consultar a gobernadores peronistas y de Juntos por el Cambio, la eliminación de Ganancias para los ingresos de los trabajadores podó ingresos equivalentes a una masa salarial completa en las provincias. Es decir que los recursos descontados equivalen a lo que un distrito paga de sueldos de empleados públicos de un mes entero. Pero no están de acuerdo en que para compensar ese recorte haya que reducirles los sueldos a los trabajadores.

Una de las voces que se escucharon en contra de esa propuesta es la de Axel Kicillof, el gobernador de Buenos Aires, que impulsó una declaración crítica contra el gobierno de Milei de los mandatarios alineados con Unión por la Patria. Más allá de que el tucumano Osvaldo Jaldo y el catamarqueño Raúl Jalil aparecieron firmando, trascendió que ninguno de los dos estaba dispuesto a entablar un conflicto abierto con el primer mandatario.

Y en las últimas horas aparecieron dos gobernadores más que tomaron distancia de este tema. Son patagónicos, una zona donde el Impuesto a las Ganancias alcanza a la mayoría de los trabajadores en relación de dependencia. “Río Negro y Neuquén son provincias hermanas, tenemos mucho en común. Con mi gran amigo Rolo Figueroa estamos trabajando juntos con el mismo objetivo: defender los intereses del norte de la Patagonia. Hoy nos reunimos para repasar las primeras medidas nacionales y analizar nuestra vinculación con el Gobierno Nacional. Nos preocupa la restitución del Impuesto a las Ganancias y la pérdida de recursos coparticipables”, publicó el rionegrino Alberto Weretilneck, en una foto junto a su par de Neuquén, en la red social X.

Rolo Figueroa y Alberto Weretilneck se mostraron juntos ayer y rechazaron reinstalar el impuesto a las Ganancias
Rolo Figueroa y Alberto Weretilneck se mostraron juntos ayer y rechazaron reinstalar el impuesto a las Ganancias

Los gobernadores de Juntos por el Cambio, que son diez entre radicales, PRO y provinciales, votaron en contra cuando se trató en el Congreso y lo aprobaron el peronismo y quien hoy es presidente. Ahora no quieren aparecer como los responsables de aplicar un virtual impuestazo sobre la clase media, por eso insisten con que sea mediante la coparticipación del impuesto al cheque la diagonal para compensar los recursos perdidos. De ahí que Milei subió la presión. Los mandatarios, que según supo Infobae, lo escucharon y tomaron nota, prefirieron este domingo de Nochebuena transmitir buenos deseos y mensajes de esperanza y evitar subirse a una escalada de declaraciones.