Kicillof le pidió recursos a Milei, reivindicó a Cristina Kirchner y envió señales para liderar la etapa que viene en el peronismo

El gobernador bonaerense asumió para el período 2023-2027 con el respaldo de la Vicepresidenta. Hizo autocrítica y pidió más audacia. Luego habló ante la militancia y defendió la justicia social. Magario habló de resistencia

Compartir
Compartir articulo
Axel Kicillof y Verónica Magario (Fotos: Aglaplata)
Axel Kicillof y Verónica Magario (Fotos: Aglaplata)

“Me permito parafrasear lo que se dice hoy: ¡Viva la Justicia Social, carajo!”. Ésta fue la última frase que el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, pronunció ante un micrófono en la noche de este lunes. Fue luego de su discurso de jura y al cerrar su alocución frente a la militancia kirchnerista que llegó hasta el centro de la ciudad de La Plata para acompañarlo en la ceremonia de asunción a su segundo período de gobierno. En ambos discursos -ante dirigentes y legisladores primero y luego frente a las diferentes organizaciones sociales y políticas- el gobernador bajó los mismos conceptos en un escenario y contexto político a nivel nacional con el que para nada comulga. Reconoció que Javier Milei tiene legitimidad electoral, pero aclaró que defenderá los intereses de la provincia de Buenos Aires.

Kicillof ratificó que pedirá sostener las transferencias de los recursos nacionales y que eso es lo que se necesita para llevar adelante los planes de gobierno como los ejecutó en sus primeros cuatro años de mandato. También, que los necesitará para la etapa que viene. Si bien planteó que hay incertidumbre por las medidas, tomó distancia de lo esbozado por el presidente Javier Milei en su discurso. Cuestionó el concepto de motosierra, de ajuste. Dijo que en la provincia, “la plata se va a gastar bien”, y que “los bonaerenses evaluaron que lo que falta en materia de vivienda, de educación, de salud, de infraestructura no se consigue ni con motosierra ni con ajuste”, y por eso lo consagraron con la reelección. Recordó que en Buenos Aires Unión por la Patria ganó en las PASO, las generales y el balotaje.

El capital político de esas tres victorias y de lo que fue la campaña electoral 2023 se graficó y materializó este lunes, en distintas secuencias. El más elocuente fue la presencia de la ex presidenta Cristina Kirchner, que llegó hasta La Plata para acompañar al mandatario bonaerense en la ceremonia. Ubicada en el palco oficial junto a la familia de Kicillof, bromeaba con el hijo más chico del gobernador en distintos pasajes del discurso. Cuando a Kicillof le pusieron la banda de gobernador -que emula a la del presidente- y el bastón de gobernador; desde uno de los palcos donde se ubicaban los intendentes bajó un grito contundente: “Cristina…el bastón dáselo a Axel”. Silencio.

Cristina Kirchner acompañó a Axel Kicillof en su jura
Cristina Kirchner acompañó a Axel Kicillof en su jura

Otras presencias del arco peronista en la tarde de este lunes en La Plata: el tucumano Juan Manzur; los sindicalistas Hugo Moyano, Héctor Raer, Hugo “Cachorro” Godoy, los titulares de los principales gremios de la administración pública bonaerense; el presidente de la Unión Industrial Provincia de Buenos Aires (UIPBA), Martín Rappallini; el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP), Horacio Salavarri; madres y abuelas de Plaza de Mayo; los presidentes de la Suprema Corte de Justicia bonaerense; ministros nuevos y en funciones; diputados nacionales de Unión por la Patria, entre otros.

Quiénes también pasaron un buen rato hablándose fueron el presidente del PJ bonaerense y jefe de La Cámpora, Máximo Kirchner, junto al senador nacional por la provincia de Buenos Aires, Eduardo “Wado” De Pedro. Sentados en el recinto junto a ministros y otras autoridades, ambos dirigentes gesticulaban cuando el mandatario habló del resultado electoral que llevó a Milei en la presidencia y su impacto en el peronismo. Kicillof había planteado que “aquellos doce años maravillosos -de Néstor y Cristina Kirchner- no deben ser fuente de nostalgia o melancolía, deben ser convertidos en un manual sobre cómo gobernar con coraje y amor a la patria en favor de las mayorías”. Entre el peronismo volvió a sobrevolar aquel concepto de componer una “nueva canción”. Una idea que abrió una interna dentro del kirchnerismo en plena campaña electoral. Mientras tanto, afuera, La Cámpora desplegaba algunas banderas sobre la plaza San Martín para escuchar el discurso que se llevaría adelante. La presencia de Máximo Kirchner en la asunción de Kicillof también fue una señal. Estuvo siempre escoltado por Facundo Tignanelli. Las conversaciones entre Kicillof y Máximo Kirchner se reactivaron en los últimos días.

Máximo Kirchner y Eduardo de Pedro
Máximo Kirchner y Eduardo de Pedro

A Kicillof lo acompañaron muchos intendentes oficialistas y algunos de Juntos. En uno de los palcos, la línea de tres que conformaban en primera fila Mario Secco (Ensenada), Fernando Espinoza (La Matanza) y Jorge Ferraresi (Avellaneda) también habló por sí sola. Son los tres intendentes que, junto al ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, empujaron la campaña de Kicillof hacia la reelección, apostando principalmente a que sea candidato provincial. Les salió bien.

El único intendente del PRO que se hizo presente fue el flamante jefe comunal de Pinamar, Juan Ibarguren. La UCR tuvo más presencia en el recinto que sus socios del PRO. Miguel Gargaglione (San Cayetano), Franco Flexas (General Viamonte), Maximiliano Suescún (Rauch), fueron algunos de los intendentes del radicalismo. Kicillof le enviaría un guiño en su discurso. Recordó que durante la campaña, “se atacó y estigmatizó a las dos identidades políticas más importantes de nuestra democracia: el peronismo y el radicalismo”. En el primer piso asentía el radical Franco Flexas. Tras el discurso, el presidente del bloque de senadores provinciales de la UCR, Agustín Maspoli, dijo que “a nosotros nos gustaría ir a reclamarle a la Nación, todos los fondos que la provincia necesita”, pero que “el gobernador tiene que entender y decir delante del público que cuando él fue ministro de Economía y Cristina Kirchner presidenta, la provincia de Buenos Aires tenía el peor índice de coparticipación en todo el país”.

Otro de los legisladores que lanzó críticas fue Fernando Rovello, del PRO: “‘El éxito no se consigue ni con motosierra ni con ajuste’, dice el Gobernador que duplicó los cargos políticos y tiene al 73% de los niños en la pobreza. Alejado de la realidad, repartiendo culpas que son sólo suyas. Papelón”.

Fernando Espinoza, Jorge Ferraresi, Mario Secco y Mayra Mendoza
Fernando Espinoza, Jorge Ferraresi, Mario Secco y Mayra Mendoza

En la plaza algunos intendentes acompañaron con militancia. Gastón Granados de Ezeiza plantó una bandera justo al frente del escenario. Lo mismo La Matanza. La vicegobernadora Verónica Magario acompañó a Kicillof en su procesión desde la Legislatura hasta el escenario ubicado en la puerta de la Casa de Gobierno. Habló antes de Kicillof y dijo que “somos respetuosos de la voluntad popular, pero también vamos a seguir predicando nuestras convicciones, pero también vamos a seguir predicando aquello que nos enseñaran Perón y Evita y que nos gratificaran Néstor y Cristina en este país. Acá tenés los hombres y mujeres que van a seguir con sus convicciones. Desde acá te digo Axel: ‘tenés compañeros para la resistencia’”, planteó la Vicegobernadora.

La oposición esperó señales de qué va a pasar en los próximos días. Puntualmente el presupuesto 2024, el pedido de endeudamiento que había solicitado a la Legislatura y cuya negociación se había caído, las prórrogas de las emergencias de gestión o la ley fiscal 2024. Dicen que esas señales no llegaron en la jura y anticipan un diciembre cargado de negociaciones.