Radiografía del nuevo gabinete nacional: pactos políticos por la gobernabilidad, peronismo y continuidad

La definición de cómo funcionará el gobierno libertario, en términos operativos, es una señal de la nueva configuración del poder en el país. Repaso de 20 días de negociaciones frenéticas entre el balotaje y la jura presidencial

Compartir
Compartir articulo
Javier Milei y la canciller Diana Mondino
Javier Milei y la canciller Diana Mondino

La transición presidencial duró 480 horas, 20 días larguísimos y envueltos en la incertidumbre que representa la llegada de Javier Milei, y la Libertad Avanza, a la Presidencia. En todo ese tiempo hubo negociaciones frenéticas, pactos políticos, heridos que quedaron en el camino, y varias señales de cómo se está reconfigurando el poder en el país.

La señal más clara es la conformación del gabinete. Tabula Rasa, como repitió el propio Milei en varias oportunidades para explicar ciertas idas y vueltas entre su discurso y la acción, como el acercamiento a Patricia Bullrich después de las duras acusaciones que se repartieron durante la campaña, o el uso del concepto casta. Así, LLA inicia su gobierno con un equipo de funcionarios propios, pero también con peronistas, referentes del PRO, radicales díscolos y hasta funcionarios de la gestión Fernández-Fernández que continuarán en sus puestos.

Javier Milei, junto al ex presidente Mauricio Macri, y sus ministros Patricia Bullrich (Seguridad) y Luis Petri (Defensa)
Javier Milei, junto al ex presidente Mauricio Macri, y sus ministros Patricia Bullrich (Seguridad) y Luis Petri (Defensa)

Este esquema inicial responde no a pactos de cogobierno, como se especuló en un primer momento sobre el apoyo decisivo de Mauricio Macri para que Milei derrote a Sergio Massa en la segunda vuelta, sino para tejer una serie de alianzas en el Congreso que le den sostén político a una fuerza en clara minoría que necesita acuerdos para avanzar en las reformas que pretende realizar.

Entrevistado por este medio a finales de noviembre, el politólogo Andrés Malamud lo planteó en estos términos: “Estamos ante un panorama desconocido, nunca antes un presidente argentino tuvo tan poco apoyo legislativo. Los antecedentes regionales no son amables: sin escudo legislativo, los presidentes impopulares están a tiro de juicio político”. En este punto, advirtió: “No alcanzan los legisladores duros del PRO para formar escudo, necesita a los blandos también. Y todos juntos no alcanzan para pasar proyectos por el Congreso”.

Desde el entorno de Macri se repitió una y otra vez. “Las decisiones sobre la elección del gabinete y otros integrantes del Gobierno son del presidente electo y su equipo. Mauricio no pide cargos para nadie y tampoco veta”. Es más, se encargó de decir que la confirmación de Patricia Bullrich en Seguridad o Luis “Toto” Caputo en Economía correspondió “decisiones individuales”. Donde sí quiso influir el ex presidente fue en el nombramiento de Cristian Ritondo como presidente de la Cámara de Diputados. La puja duró varios días, pero a riesgo de evitar fragmentar un bloque ya débil, Milei impuso a Martín Menem, un dirigente propio, en ese cargo.

Guillermo Francos y Wado De Pedro. La imagen formal de la transición en el Ministerio de Interior (Twitter)
Guillermo Francos y Wado De Pedro. La imagen formal de la transición en el Ministerio de Interior (Twitter)

Este marco también explica los guiños de Milei y de Guillermo Francos, su ministro de Interior y coordinador de la estrategia política a nivel nacional, hacia el gobernador saliente de Córdoba, Juan Schiaretti, y el peronismo no K. Guiños transformados en cargos públicos: Osvaldo Giordano, actual ministro de Finanzas de Córdoba, estará al frente de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) en lugar de Carolina Píparo, quien había sido confirmada previamente por el propio líder de La Libertad Avanza, y seguirá como diputada nacional. A su vez, Daniel Tillard presidirá el Banco Nación: hasta hoy se encontraba al frente del Banco de Córdoba.

“Schiaretti siempre dijo que iba a consolidar su propio espacio y que ese espacio iba a colaborar para que a la Argentina le vaya bien, como hizo siempre. Hizo una gran gestión en Córdoba, integrada por muy buenos funcionarios, que por su trayectoria y experiencia algunos de ellos han sido convocados por el flamante gobierno nacional”, señalaron a Infobae desde el entorno del dirigente cordobés. Y ampliaron: “Y esas designaciones responden a propuestas particulares que hizo Guillermo Francos a cada uno de esos funcionarios”.

El politólogo Federico Zapata, codirector de la consultora Escenarios y autor del libro “Los muchachos cordobeses”, lo explica mejor: “El eje estratégico del peronismo de Córdoba a nivel nacional en los próximos cuatro años será construir una nueva oposición, moderna, responsable y federal, que permita renovar al peronismo nacional, sacarlo de la última estación kirchnerista”. “Para poder avanzar en esa construcción, necesita tiempo y que a Milei le vaya bien. Es decir, el presidente contará con el peronismo de Córdoba, no para cogobernar, sino para poder tener una oposición que dialogue en torno a una agenda moderna y federal. El peronismo de Córdoba, en ese marco, facilitará los instrumentos para gobernar, sobre todo en las cámaras”, completó en diálogo con este medio.

Otra particularidad del gabinete es la reivindicación de la política de los años 90, del gobierno de Carlos Menem, que para Milei fue uno de los mejores presidentes de la historia argentina. Ahí se inscribe Francos, un cavallista que trabajó con tres gobiernos peronistas, en la mesa chica del presidente junto a Karina “El Jefe” Milei, el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y el asesor Santiago Caputo. Otro elemento menemista representa la designación de Rodolfo Barra para la Procuración del Tesoro, un jurista de vasta experiencia, que fue juez de la Corte con Menem, y después su ministro de Justicia.

Marco Lavagna, presidente del INDEC. Seguirá en su cargo durante la gestión Milei
Marco Lavagna, presidente del INDEC. Seguirá en su cargo durante la gestión Milei

El gabinete inicial, además, dio espacio para leales: Diana Mondino como Canciller; Nicolás Posse como jefe de Gabinete; Guillermo Ferraro en Infraestructura; Sandra Petovello en el estratégico Ministerio de Capital Humano; y Mariano Cuneo Libarona en Justicia. También hay que mencionar a aquellos funcionarios que quedaran en sus cargos a pesar del cambio de gestión: el caso emblemático es Marco Lavagna, que seguirá al frente del INDEC, pero también se anunció que Carlos Soratti seguirá al frente del INCUCAI, y que Yanina Martínez, una albertista crítica del nuevo presidente, quedará al frente de la Secretaría de Turismo.

Ahora, resta la jura formal de cada uno de los nuevos funcionarios. Está prevista para la tarde del domingo. Quizá haya alguna sorpresa de último momento. Luego quedará saber cómo será la dinámica diaria y, otra incógnita, qué rol tendrá la vicepresidenta Victoria Villarruel. La única certeza de Milei y sus ministros es que gobernarán en una compleja situación financiera, política y social. Ya lo anticipó el presidente: se vienen momentos difíciles.

El gabinete de Ministros, nombre por nombre

Interior: Guillermo Francos.

Capital Humano: Sandra Petovello.

Justicia: Mariano Cúneo Libarona.

Canciller: Diana Mondino.

Infraestructura: Guillermo Ferraro.

Economía: Luis “Toto” Caputo.

Seguridad: Patricia Bullrich.

Defensa: Luis Petri.

Salud: Mario Russo. Uno de los últimos nombramientos. Fue secretario de Salud en los municipios de San Miguel y Morón. Graduado de la Universidad Nacional de Buenos Aires, es especialista en cuidados perioperatorios de cirugía cardiovascular y tiene una reconocida trayectoria de casi una década en FLENI.

Secretarías y otros organismos:

Energía: Eduardo Rodríguez Chirillo, funcionario que 1tendrá a su cargo la reestructuración de subsidios y tarifas de electricidad.

ANSES: Osvaldo Giordano.

YPF: Horacio Marín. Se trata de un profesional muy respetado en el sector con más de 30 años en Tecpetrol, la empresa de petróleo y gas de Techint.

Banco Central: Santiago Bausili. “No cierra el Banco Central mientras yo esté ahí”, aseguró.

Hacienda: Carlos Guberman

Banco Nación: Daniel Tillard.

Secretaría de Comunicación: Belén Stettler

AFIP: Florencia Misrahi

PAMI: Esteban Leguizamo

Migraciones: resta definir

Agencia Federal de Inteligencia (AFI): resta definir.

Procurador del Tesoro de la Nación: Rodolfo Barra.

Cultura: Leonardo Cifelli. El productor teatral y ex jefe de gabinete de Ángel Mahler en el Ministerio de Cultura de Buenos Aires.

Desarrollo Social: Pablo de la Torre. El hermano del exintendente de San Miguel, Joaquín de la Torre, comandará un área clave para el manejo de la conflictividad social porque tendrá a su cargo la coordinación de los planes sociales y la relación con los piqueteros.

Secretario de Trabajo: Omar Yasín. Fue funcionario con Jorge Triaca e integró los equipos técnicos de Patricia Bullrich. Será el encargado de aplicar la reforma laboral desde el futuro Ministerio de Capital Humano.

Secretario de Educación: Carlos Horacio Torrendell. Es Licenciado en Ciencias de la Educación por la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA), donde también se desempeñó como profesor titular de las materias Política Educativa e Historia de la Educación Argentina.

Transporte: todavía vacante, pero suena el nombre de Franco Mogetta, otro dirigente ligado a Schiaretti y actual titular de área en Córdoba.

Minería: todavía vacante, pero suena Flavia Royón, otra funcionaria de Alberto Fernández/Massa que podría seguir con Milei.