Sospechas, reproches y una discusión destemplada: la historia secreta de la pelea entre Macri y Bullrich

Cómo pasaron de estar aliados a una ruptura de su relación. Los esfuerzos de los dos líderes del PRO para no cruzarse en el Teatro Colón. Lo que piensa cada uno del otro. El impacto en las negociaciones con Javier Milei

Compartir
Compartir articulo
Patricia Bullrich y Mauricio Macri, en el búnker de JxC, cuando todavía no se habían peleado (Foto AP)
Patricia Bullrich y Mauricio Macri, en el búnker de JxC, cuando todavía no se habían peleado (Foto AP)

Una discusión destemplada entre Mauricio Macri y Patricia Bullrich terminó por romper la relación entre el fundador del PRO y la titular del partido. Hubo reproches cruzados por la actitud de cada uno en las negociaciones con Javier Milei para tratar de afianzar el acuerdo político y el diálogo hoy no existe: hace una semana que no se hablan y ni se preocupan por disimular su malestar hacia el otro.

La extrema tensión entre ambos quedó reflejada en los esfuerzos por no cruzarse en la previa al acto que se hizo anoche en el Teatro Colón para despedir a Horacio Rodríguez Larreta después de sus 8 años como jefe de Gobierno. Bullrich hizo un vuelo rasante por el Salón Dorado del teatro para saludar al alcalde porteño y se retiró estratégicamente mientras Macri se acercaba a Larreta. La jefa del PRO se quedó a unos 2 metros de esa escena, hablando con otros invitados. Ni se miraron.

Bullrich estuvo no más de 15 minutos, acompañada por su esposo, Guillermo Yanco, y antes de irse se prestó a innumerables selfies en el hall del Colón. Macri se quedó unos 20 minutos más. De esa forma, blanquearon su pelea ante la vista de decenas de políticos, empresarios, diplomáticos y periodistas, al final de una jornada en la que la ex candidata presidencial se reunió con Milei en el Hotel Libertador y, poco después, anunció que dejará la jefatura del PRO y convocó a elecciones internas para 2024. “Era lo que se preveía. El mandato de Patricia termina en febrero”, aclaran los bullrichistas. El que precipitó todo fue el gobernador electo de Entre Ríos, Rogelio Frigerio, quien fue el primero en advertir que Bullrich “no puede seguir siendo presidenta del partido” si era ministra de Milei.

Patricia Bullrich llega al Salón Dorado del Teatro Colón para saludar a Horacio Rodríguez Larreta
Patricia Bullrich llega al Salón Dorado del Teatro Colón para saludar a Horacio Rodríguez Larreta

Desde el llano, liberada del PRO y de Macri, Bullrich podrá abrazarse a Milei para convertirse en una abanderada del cambio desde una trinchera conocida como la de Seguridad. Pero, a la vez, será un riesgo: en un contexto de más dificultades económicas, por ejemplo, deberá demostrar que aplicará con éxito ese mismo rigor contra los piquetes que le exigía sin piedad a Rodríguez Larreta.

Macri ya se corrió de las negociaciones con Milei en la medida en que éste decidió entablar tratativas directas con Bullrich. En su entorno juran que el ex mandatario no habla con el presidente electo desde antes de su viaje a Arabia Saudita, el martes 21. Dos días después, Milei la llamó a Bullrich para ofrecerle Seguridad y allí se produjo la dura discusión con el ex jefe del Estado, que era partidario de no aceptar cargos de manera individual sino tratar de llegar a un acuerdo integral con el líder de La Libertad Avanza para garantizar la gobernabilidad a partir del 10 de diciembre.

Los fieles a Macri insisten en que él nunca habló de cargos con Milei porque ese punto debían abordarlo en una siguiente etapa. Uno de los ejes del acuerdo de gobernabilidad era la presidencia de la Cámara de Diputados para una figura del PRO como Cristian Ritondo, que le daría mayor fuerza a los libertarios para sancionar las leyes que necesitará el nuevo gobierno. Los 50 diputados del PRO, sumados a los 38 de la Libertad Avanza, suman 88 y el quórum mínimo se alcanza con 129, pero es una base crucial que permitirá tejer alianzas parlamentarias. Es lo que tiene en mente Macri.

Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta hablan en el Salón Dorado del Teatro Colón, ante Jorge Telerman; Patricia Bullrich evitó cruzarse con el ex presidente
Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta hablan en el Salón Dorado del Teatro Colón, ante Jorge Telerman; Patricia Bullrich evitó cruzarse con el ex presidente

El problema comenzó cuando Guillermo Francos, futuro ministro del Interior, avanzó en negociaciones para que Florencio Randazzo presida la Cámara de Diputados, como una llave para abrir la posibilidad de acuerdos de los libertarios con el peronismo no kirchnerista. “Al PRO ya lo tenemos como aliado, no hace falta darle nada”, fue la conclusión de los estrategas mileístas.

Cerca de Macri consideran que es un error estratégico de Milei que pagará caro: en su gobierno, suele recordar, quiso acordar con un sector del peronismo y lo terminaron traicionando para impedir que llevara adelante los cambios. Si el libertario no acuerda con el PRO, podría repetirse la historia.

Descolocado en las negociaciones, Macri se fue de viaje a Arabia Saudita con la idea de retomar las charlas a su regreso. Pero la que quedó enojada era Bullrich, muy crítica de un Macri que “se movía como el presidente alterno” y negociaba solo. “Hay que dejarle las manos libres a Milei”, insistía para diferenciarse. Incluso en La Libertad Avanza, según el bullrichismo, se quejan de que Macri “piensa que este es su segundo tiempo, pero, en realidad, se trata del primer tiempo de Milei”.

Mauricio Macri y Felipe Miguel, en el Salón Dorado del Teatro Colón, alejado unos dos metros de Patricia Bullrich (de espaldas, detrás de Guillermo Yanco): fue lo más cerca que estuvieron uno del otro
Mauricio Macri y Felipe Miguel, en el Salón Dorado del Teatro Colón, alejado unos dos metros de Patricia Bullrich (de espaldas, detrás de Guillermo Yanco): fue lo más cerca que estuvieron uno del otro

La oferta libertaria a Bullrich para volver a Seguridad incrementó las tensiones entre Macri y Milei, además de dinamitar la relación entre el ex presidente y la titular del PRO. Él cree que ella se cortó sola y perjudicó así una negociación integral. Ella, que él negoció como si fuera el dueño de todo el espacio. Ahora, Bullrich confía en que Milei confirmará en las próximas horas su designación y que incluso podría sumarse el Ministerio de Defensa para Luis Petri, su compañero de fórmula (nota de redacción: Bullrich fue confirmada como ministra este viernes, luego de que se publicara esta nota).

“Si Milei me necesita, sabe que cuenta conmigo”, dijo Macri a sus íntimos, molesto. Fue el primero que predijo que el libertario iba a entrar en el balotaje (aunque pensó que su contendiente iba a ser Juntos por el Cambio), coqueteó con el candidato de La Libertad Avanza todo lo que pudo, siente que fue el artífice de su triunfo electoral y ahora se siente excluido del nuevo esquema de poder.

El ex mandatario ya se enfocó en su otra pelea decisiva: la que mantiene con Juan Román Riquelme para conducir Boca Juniors. Quienes lo conocen, sin embargo, están convencidos de que piensa que Milei lo llamará en breve para pedirle consejos o ayuda. Más difícil es que se reconcilie con Bullrich. “Yo no me someto a Mauricio Macri”, le escribió a la periodista Viviana Canosa en medio de su programa de LN+, a las 23.26 del miércoles. De esa frase descarnada no parece haber retorno.