El impacto de las medidas que anticipó Milei aumentó la incertidumbre entre los gobernadores oficialistas

El presidente electo aseguró que el inicio de su gobierno tendrá una caída en la actividad económica y altos niveles de inflación. Las decisiones que tomaron los mandatarios para amortiguar el golpe en las arcas provinciales

Compartir
Compartir articulo
Los gobernadores peronistas comienzan a ver con incertidumbre las primeras medidas que anunció Milei
Los gobernadores peronistas comienzan a ver con incertidumbre las primeras medidas que anunció Milei

“Va a haber una estanflación, porque cuando hagas el reordenamiento fiscal eso va a impactar negativamente en la actividad económica. La única billetera que va a estar abierta es la de Capital Humano para dar contención a los caídos”, respondió ayer Javier Milei ante una consulta que le hicieron durante una entrevista en radio La Red. Habrá una caída de la actividad económica y una inflación que seguirá siendo muy alta. Un situación extremadamente delicada. Ese es el panorama que anticipó.

El presidente electo aseguró en las últimas horas que el ajuste y la devaluación que planea generarán un escenario económico muy complicado, pero entiende que es la única forma de frenar una hiperinflación. Cuando algunos gobernadores como Ricardo Quintela (La Rioja) o Ignacio Torres (Chubut), de dos partidos políticos diferentes, dijeron que tendrán problemas para pagar los aguinaldos por el hueco fiscal que dejó la eliminación del impuesto a las ganancias, la respuesta fue cortante y poco amable.

“¿Acaso no somos un país federal? ¿Las finanzas de las provincias no son responsabilidad de las provincias? Qué culpa tengo yo del desmadre de la administración anterior y de lo que han hecho los gobernadores. No es culpa mía. No hay más plata. Corten otros gastos y paguen”, fue la sentencia que recibieron del mandatario electo, que también aseguró que el “equilibrio fiscal no se negocia”.

La solución llegó en la tarde de ayer después de una reunión que mantuvieron los gobernadores de todo el país con Sergio Massa. El ministro de Economía anunció que enviará fondos para garantizar el pago de sueldos y aguinaldos de fin de año que será financiado con los pesos que consiguió en la última licitación de deuda. “Serán transferidos por la Nación del Fondo de Aportes del Tesoro Nacional no utilizados en este ejercicio y del pago de una deuda actualizada del Consenso Fiscal del 2018″, explicó. Hubo alivio entre los mandatarios.

Milei considera que tiene el aval de las urnas para avanzar con un ajuste brusco del gasto y un sinceramiento del dólar oficial. Sostiene que la gente lo votó sabiendo su voluntad de recortar subsidios, obras públicas, fondos discrecionales a las provincias y gastos del Estado. La gente sabía y lo votó. Nadie debería sorprenderse. Es una realidad. Y avanzará con ese argumento como bandera.

El presidente libertario anticipó un plan de ajuste severo que incluye devaluación y recorte del gasto público (EFE)
El presidente libertario anticipó un plan de ajuste severo que incluye devaluación y recorte del gasto público (EFE)

Las medidas del libertario son, por ahora, conceptuales. No hay especificación alguna sobre cuáles serán, aunque ya anticipó que las comunicará el lunes 11 de diciembre, un día después del cambio de mando formal que protagonizará con Alberto Fernández en el Congreso. Será un paquete de leyes para reformar el Estado y algunas medidas concretas para aplicar en los primeros días del gobierno libertario.

Ese escenario complejo que plantea el presidente electo genera preocupación e incertidumbre entre los gobernadores del oficialismo que, en pocos días, saltarán a la vereda opositora. “Todo es desolación. Las noticias que está dando son todas malas. Cuando Milei asuma ya se habrá gastado una parte del crédito político que obtuvo con el triunfo en el balotaje”, sostuvo la mano derecha de un gobernador peronista que seguirá gobernando en los próximos cuatro años.

“No tenemos ninguna información sobre el programa económico ni qué variables aspiran a manejar. ¿Qué inflación esperan? Sin eso no podemos establecer una pauta salarial”, explicaron a Infobae desde el gobierno de Buenos Aires que conduce Axel Kicillof. Y agregaron: “¿Qué devaluación planean? ¿Qué nivel de tasas de interés? ¿Siguen los subsidios? ¿Cómo? Hay mucha indefinición y eso nos preocupa”.

En algunas provincias ya se hicieron eco de la línea de medidas que planea tomar Milei. En La Pampa, por ejemplo, enviaron un presupuesto para el 2024 que tiene un recorte en obras públicas. “Están presupuestadas las que tienen fondos garantizados y las que están licitadas y en marcha. Otras ya se bajaron”, indicaron desde el gobierno de Sergio Ziliotto.

En la provincia de Buenos Aires hay preocupación por la indefinición de las medidas que piensa tomar Milei  (EFE)
En la provincia de Buenos Aires hay preocupación por la indefinición de las medidas que piensa tomar Milei (EFE)

En Tucumán, Osvaldo Jaldo hizo un recorte en el presupuesto pocos días después de asumir su mandato. Hubo una reducción de $220.000 millones, lo que implica un 13% del presupuesto provincial. En paralelo, hizo un incremento en los gastos de seguridad del 7,70 al 8,10%, de salud del 14,66 al 16,32% y de educación del 17,13 al 17,93%. Equilibrio frente a meses que aparecen oscuros en la descripción del escenario económico que hace día a día el nuevo presidente.

En Catamarca, hubo una adecuación del presupuesto para los tres poderes del Estado. Además, el gobernador Raúl Jalil decidió que no haya más ingresos de personal en la estructura estatal, un congelamiento de sueldos en cargos políticos y un plan de obra pública más austero. También está evaluando concretar una reducción de ministerios para achicar gastos. “Tenemos que tener el menor gasto posible en un período que va de 6 a 9 meses”, aseguraron en la provincia.

En Salta, el gobernador Gustavo Sáenz decidió postergar un plan de acción para reformar la estructura del estado provincial con algunas modificaciones en ministerios. No quiere avanzar hasta que no haya mayor claridad sobre en qué situación estará el país en los primeros meses del año que viene y cómo desembarcará el gobierno nacional en la gestión.

Algunos gobernadores están muy preocupados por la posibilidad de que se dispare una hiperinflación y se desmadre la situación social. Le temen a las medidas de shock que ya anticipó Milei y a sus consecuencias inmediatas. Además, muchos de ellos no terminan de divisar en el libertario claridad respecto al plan de acción. No ven solidez en el plan de gobierno.

Guillermo Francos, futuro ministro del Interior, dio una muestra de buena voluntad y acercamiento al sumarse a la reunión de gobernadores oficialistas que hubo en el Banco Provincia el último martes. Los dirigentes de Unión por la Patria (UP) emitieron una señal de gobernabilidad, pero se quedaron con gusto a poco después del encuentro. El futuro funcionario no dio certezas sobre cómo avanzará el gobierno de Milei, que es dónde radica la mayor preocupación.

Los gobernadores se preparan para un año difícil pero tienen intenciones de prestar colaboración en el comienzo de la gestión. Ninguno salió a criticar a Javier Milei después del balotaje, señal de que buscarán encontrar consensos para que las provincias no queden desfinanciadas ni la gestión comience con una guerra política a cielo abierto. “No hay plata”, repite el presidente electo en forma permanente. Nadie tiene claridad real de hasta dónde llegará el ajuste y las consecuencias inmediatas que pueda tener.