El PJ bonaerense desestima el pedido de Gray para que Máximo Kirchner renuncie a la conducción del partido

El intendente de Esteban Echeverría reclamó que el diputado y el presidente Alberto Fernández dejen de estar al frente del órgano partidario. El boceto para renovar autoridades en 2024 y el silencio alrededor del jefe de La Cámpora

Compartir
Compartir articulo
El presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner
El presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner

Por ahora sigue. La afirmación responde al futuro cercano de Máximo Kirchner como presidente del PJ bonaerense y se repite tras el pedido del intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, para que el líder de La Cámpora se corra de la conducción partidaria. La misiva que incluyó una excursión mediática no tuvo por ahora demasiado impacto puertas adentro del comando central del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires.

“Es a destiempo lo que plantea Fernando”, advierte a Infobae un intendente del conurbano que además es consejero del PJ bonaerense.

La cruzada de Gray contra la conducción de Kirchner no es nueva y está atada al modo en que el diputado nacional llegó a la presidencia del Partido Justicialista bonaerense. Kirchner, en acuerdo con el entonces intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, había sellado una alianza para avanzar sobre la estructura partidaria y desde allí intentar generar un contrapeso a la figura política de Axel Kicillof y llevar su alianza también al órgano partidario. El hijo de la Vicepresidenta llegó con una votación virtual en épocas de pandemia, que Gray intentó frenar en la Justicia. La jugada del intendente del distrito de la Tercera sección electoral despertó el malestar del diputado nacional, que durante un discurso llegó a decir que él nunca iría a la Justicia contra otro compañero.

Tras el resultado que dejó al peronismo fuera del gobierno nacional y puso a Javier Milei en la presidencia, Gray aceleró la avanzada para la renovación de autoridades partidarias. Primero emitió un comunicado exigiendo la renuncia tanto de Alberto Fernández como de Máximo Kirchner al frente del PJ nacional y bonaerense, respectivamente.

“La Cámpora se ha apropiado del Partido Justicialista, en el cual cientos de militantes no nos sentimos representados por La Cámpora. Nos han llevado a un gobierno que no ha sido bueno y nos han perjudicado al peronismo y al país. Tienen una responsabilidad enorme. Les pido ni más ni menos que hagan lo que ha hecho Néstor Kirchner en el año 2009, que cuando perdimos las elecciones presentó la renuncia indeclinable. Acá pasó más de una semana y nadie se dio por notificado”, agregó este martes en declaraciones a Radio Mitre.

Fernando Gray junto al presidente Alberto Fernández
Fernando Gray junto al presidente Alberto Fernández

Si bien es cierto que por lo bajo hay voces que ponen la lupa sobre Máximo Kirchner, en las últimas elecciones La Cámpora sumó poder territorial con la victoria en algunos municipios de peso como Quilmes, Lanús, Hurlingham o en ciudades del interior como Olavarría, Bahía Blanca y Azul.

Ante la consulta de este medio, otro consejero partidario del PJ bonaerense aseguró que “no es nuevo lo que plantea Gray”, pero recordó que “habla de la renuncia de Néstor, pero nosotros ganamos en la provincia de Buenos Aires y lo hicimos sin problemas”.

En lo que respecta a Máximo Kirchner, el hasta ahora titular del PJ bonaerense seguiría en funciones. Sí tiene voluntad de que se lleve adelante una renovación de autoridades, pese a que su mandato se vence en 2025.

Así lo había planteado meses atrás en una reunión con intendentes y lo ratificó en la última reunión formal del consejo del PJ bonaerense. En aquel encuentro, que se llevó adelante el 13 de septiembre de este año en la ciudad de La Plata, detalló que dicha convocatoria se haría en el mes de diciembre y la fecha tentativa para la renovación efectiva podría ser marzo del 2024. En ese momento no dio certezas de si él seguiría.

Sin embargo, el plan trazado por Kirchner sobre el devenir del PJ había quedado en un segundo plano en ese momento; pues en la rueda de prensa que brindó posteriormente a la reunión del consejo partidario fue cuando exteriorizó sus diferencias con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, al decir que él no se dedicaba a la música, sino que era militante y dirigente político; fue a modo de respuesta al pedido del mandatario provincial de “componer una nueva canción” dentro del peronismo y no “una que sepamos todos”. Todo se dio tras la derrota de UP en las PASO. Luego llegó la elección general, la victoria en la provincia de Buenos Aires y la expectativa con el balotaje de noviembre.

Axel Kicillof junto a Verónica Magario en el búnker de UP durante las elecciones generales en las que el mandatario bonaerense fue reelecto
Axel Kicillof junto a Verónica Magario en el búnker de UP durante las elecciones generales en las que el mandatario bonaerense fue reelecto

Con la victoria contundente de Kicillof hay un grupo de intendentes y otros dirigentes que proponen al gobernador bonaerense como figura central de los tiempos que se vienen. No para que él conduzca el PJ bonaerense, pero sí para que esa estructura, que se fue construyendo al calor de la campaña electoral y casi en paralelo a La Cámpora, dé una señal hacia adelante que incluya también el control del Partido Justicialista. El nombre que filtra allí es el del intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi. No significa una declaración de guerra a Kirchner.

Entre las figuras que integran este espacio están también el jefe comunal de La Matanza, Fernando Espinoza; el de Ensenada, Mario Secco -que no tiene injerencia en las decisiones del PJ bonaerense, pues es el presidente del Frente Grande-; el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, entre otros. A Kicillof le auguran la construcción de una oposición nacional que podría incluir la presidencia del PJ nacional; algo que no le despierta mayor interés al gobernador bonaerense.