Máximo Kirchner se repliega ante el nuevo escenario, pero hará valer su peso en el peronismo bonaerense

Tras el resultado del balotaje, decidió mantener el hermetismo en el corto plazo y no habrá pronunciamientos públicos. Bloque fuerte en la Cámara de Diputados bonaerense, lupa sobre el PJ y convivencia con Kicillof

Compartir
Compartir articulo
Aglaplata
Aglaplata

El jefe de La Cámpora y presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner, se prepara para la nueva etapa de gobierno que se inicia en unas semanas. La derrota del peronismo a nivel nacional, pero la supervivencia de su estructura en la provincia de Buenos Aires, aún le dejan un hálito para la construcción política desde la que se parará para dar cuenta de su despliegue territorial.

Por el momento, desde su entorno mantienen el hermetismo y no hay mayores señales. Kirchner se guardará en silencio y esperará a ver cómo son los primeros pasos del gobierno de Javier Milei. “Es el turno de los otros”, se limitan a decir en su entorno en referencia al libertario Lo cierto es que el jefe de La Cámpora mantiene un armado propio de poder dentro del peronismo y con fuerte anclaje en la provincia de Buenos Aires y es desde allí donde enviará señales y mensajes.

A saber: Kirchner tiene diputados y senadores provinciales que le responden directamente en lo que serán los bloques de Unión por la Patria en la Legislatura bonaerense; además de un puñado de intendentes.

De un bloque de 31 diputados que habrá a partir del 10 de diciembre, hay en principio nueve diputados que son de La Cámpora. Se trata de Martín Rodríguez -La Cámpora, Hurlingham y número dos de PAMI-, Margarita Recalde -Ituzaingó-, Fernanda Díaz -de Colón y una de las referentes de la organización en la Segunda sección electoral-, Facundo Tignanelli -que asumirá en lugar de Federico Otermín, quien deja su banca para hacerse cargo de la intendencia de Lomas de Zamora-, Berenice Latorre -diputada en funciones que responde a la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza-, Micaela Olivetto -de la Cuarta sección electoral, Chacabuco-, Maite Alvado -de La Cámpora de la Sexta sección electoral-, Mercedes Landívar -de la Séptima sección electoral y pareja del saliente diputado César Valcienti- y Ariel Archanco -diputado en funciones y presidente del PJ de La Plata-. A esos se le suman algunos sueltos, que pueden jugar en tándem con el plantel de Kirchner.

El bloque del Frente Renovador también tendrá 10 lugares dentro del bloque y los intendentes estarán representados por ocho bancas.

En el Senado, la ecuación es casi similar. En la Cámara alta, UP tendrá en principio un bloque de 21 integrantes. De ese total hay seis que responden al jefe de La Cámpora. En ese listado aparece la titular del Instituto Cultural, Florencia Saintout que fue electa como senadora por la Octava sección electoral en las últimas elecciones. Es probable que asuma su banca y luego pida licencia para seguir en funciones dentro del Ejecutivo bonaerense. Si eso ocurre, Kirchner tendría también representación en el gabinete que anunciará Kicillof a finales de la semana que viene. Las otras presencias fuertes de La Cámpora en el Ejecutivo provincial serían las de Daniela Vilar, que seguiría como ministra de Ambiente y Nicolás Kreplak en Salud.

Más allá del manto de probabilidades, sí le responderán a Kirchner en el Senado bonaerense Emmanuel González Santalla, uno de los armadores de la organización en la Tercera sección electoral con anclaje en los municipios de Quilmes, Avellaneda y Lanús. Éste último distrito lo ganó La Cámpora en las últimas elecciones y el intendente será Julián Álvarez.

Intendentes bonaerenses de La Cámpora
Intendentes bonaerenses de La Cámpora

Otros apellidos con banca en el Senado son: Amira Curi -del Ateneo Néstor Kirchner de La Matanza y que ocupa un lugar clave en el PJ bonaerense-, María Elena Dafunchio -de la Cuarta sección electoral y ex candidata intendente de 9 de Julio-, Pablo Obeid -referente de La Cámpora en Mar del Plata junto a su esposa, Fernanda Raverta- y Ayelén Durán -senadora ya en funciones de La Cámpora de Bahía Blanca, que este año renovó su banca-.

Si bien ya hay conversaciones, en la próxima semana se acelerarán distintas negociaciones dentro del peronismo para los tiempos que se vienen. La presidencia de la Cámara de Diputados es una de ellas: en principio La Cámpora no tendría intención de ocupar ese lugar. El nombre que más se viene repitiendo dentro del peronismo es el del intendente electo de Almirante Brown y actual diputado provincial, Mariano Cascallares. Sin embargo, La Cámpora sí podría disputar la conducción del bloque peronista. Hasta el 2021 quién lo presidió fue Facundo Tignanelli. Ahora podría repetir. Tignanelli es la sombra de Máximo Kirchner y tiene, incluso, un perfil más bajo que el titular del PJ bonaerense.

La Cámpora también ocupa la secretaría de Relaciones Institucionales de la Cámara de Diputados bonaerense en la figura de Martín Alaniz, un referente de la organización en La Plata. Otro cultor del bajo perfil.

Con los resultados de las elecciones generales, desde La Cámpora salieron a dar cuenta de la victoria propia en 12 municipios de la provincia. A Lanús y Quilmes se le agregan -en la consideración de este espacio- Olavarría, Azul, Hurlingham, Carmen de Areco, Coronel Rosales, Colón, Brandsen, Bahía Blanca, Suipacha y Mercedes.

La relación entre Máximo Kirchner y Axel Kicillof es otro fusible sensible. En medio de la campaña, asomaron visibles diferencias entre ambos dirigentes; que tenían que ver con el futuro del peronismo y sus discusiones. Tras el resultado del balotaje, el futuro ya llegó.

Un sector de dirigentes -no solo dentro de la esfera provincial- busca que Kicillof tome un rol protagónico como la cara de la oposición a nivel nacional. La proyección es 2027. Kirchner tenía en sus planes que Kicillof sea el candidato presidencial en estas elecciones que pasaron. El gobernador se mantuvo estoico y consiguió además que la vicegobernadora Verónica Magario lo acompañara en la fórmula que terminó imponiéndose. Ante este movimiento, Kirchner, junto al entonces Jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, se ocuparon de armar las listas seccionales para lo que iba a ser la futura Legislatura. Ambos acompañaron a Massa cuando reconoció la derrota el domingo del balotaje. Sobre el escenario, Kirchner se ubicó a la derecha de Massa. Bastante lejos del titular del PJ bonaerense se paró Kicillof. Pese a todo, ambos deberán convivir en la etapa de oposición que inicia para el peronismo y en la construcción de una alternativa política.