Eduardo de Pedro se presentó como querellante en la megacausa por espionaje ilegal

El ministro del Interior y alfil de Cristina Kirchner solicitó al juzgado de Martínez de Giorgi participar en el proceso porque su nombre aparece en la lista de personas supuestamente investigadas. Es el primer funcionario K que se pronuncia en el caso que complica al menos a dos de sus alfiles

Guardar

Nuevo

Al pedir ser querellante, Eduardo de Pedro fue el primer dirigente del kirchnerismo en dar un paso político respecto de la causa por espionaje ilegal (Franco Fafasuli)
Al pedir ser querellante, Eduardo de Pedro fue el primer dirigente del kirchnerismo en dar un paso político respecto de la causa por espionaje ilegal (Franco Fafasuli)

Mientras los principales dirigentes del Gobierno se mantienen en silencio frente a la megacausa por espionaje ilegal a jueces, dirigentes y otras figuras públicas, que involucra a dos referentes del kirchnerismo, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, pidió ser querellante. El alfil de Cristina Kirchner alegó ante la Justicia que quiere formar parte de la investigación porque su nombre figura en las lista de las personas presuntamente espiadas.

De Pedro entregó hoy un escrito al Juzgado Federal N°8, a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi, donde solicitó formalmente participar del proceso para “poder ejercer la acción penal en el rol de querellante hasta su finalización”. Ahora resta que el magistrado decida si lo admite, al igual que en el caso de Javier Milei, el candidato a presidente de La Libertad Avanza, que también aparece en la nómina de supuestas víctimas de espionaje y pidió ser querellante ayer.

En la causa están bajo investigación el diputado nacional de La Cámpora, Rodolfo Tailhade, uno de los brazos potentes del kirchnerismo en el ámbito judicial, y un alto funcionario de la AFIP, Fabián “Conu” Rodríguez. Hasta hoy, la plana mayor del cristinismo, golpeada por la causa en la previa de las elecciones del 19 de noviembre, se había mantenido en silencio, y el paso político del ministro es el primero que ensayan.

El pedido para ser querellante se hizo horas después de que el fiscal Pollicita pidiera al juez la detención e indagatoria del camporista Rodríguez, segundo en el mando de AFIP bajo la órbita del fundador de Kolina, Carlos Castagneto. “Conu”, tal es su apodo, está bajo sospecha por sus comunicaciones con el agente de inteligencia inorgánico Zanchetta, que se encuentra procesado detenido. Y aunque el lunes, su casa y sus oficinas fueron allanadas en busca de pruebas, por ahora Cristina Kirchner decidió mantenerlo en su cargo en el organismo recaudador.

En un marco de fuerte hermetismo, mientras digieren y analizan el caso, en el oficialismo deslizan, a priori, sus primeras sospechas sobre el origen la causa. Por lo bajo, un funcionario dijo que toda la investigación es “un disparate” y que sospecha que se trata de un “vuelto” del Poder Judicial por Lago Escondido y por el pedido de juicio a la Corte. Esa postura, sin embargo, no es unánime. En el sector “moderado” del Gobierno, en conflicto con La Cámpora, en principio no descreen de la investigación. “Por ahora hay que esperar, está todo muy vidrioso. Pero si pasó lo que dicen, algunos van a tener que dar explicaciones políticas”, dijeron cerca de un ministro.

El ex policía Zanchetta, procesado y detenido en la causa por supuesto espionaje ilegal (Gentileza: La Verdad)
El ex policía Zanchetta, procesado y detenido en la causa por supuesto espionaje ilegal (Gentileza: La Verdad)

También Alberto Fernández y el ministro candidato, Sergio Massa evitaron opinar, aunque están en alerta y especulan sobre cómo avanzar. Por lo bajo, en todos los espacios de UP asocian el momento en que avanza la causa con la inminencia del balotaje contra Milei. “Es muy casual que pase diez días antes de las elecciones. Es parecido a lo que pasó con ‘la Morsa’ -por Aníbal Fernández- en 2015. Hasta ahora Tailhade aceptó los contactos, pero dice que el espionaje mentira”, señalaron en el comando de campaña.

Mientras tanto, la oposición salió a cuestionar duramente a sus rivales políticos. La ex contendiente de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich apuntó directamente contra Massa por “usar la AFIP para espiar”, y sus principales soldados salieron en la misma línea, aunque el ministro dijo que no estuvo involucrado y buscó identificarse con las víctimas de espionaje. Mientras que Milei dijo que era un hecho “grave”, aunque evitó dar nombres y deslizó que aún estaba estudiando el tema.

El caso que investiga el fiscal Pollicita escaló el viernes, cuando trascendió que existen 1196 informes de inteligencia secuestrados al ex policía Zanchetta, procesado y detenido. En el dictamen, además de De Pedro, figuran varios referentes del oficialismo, como el candidato presidencial, Massa, Alberto Fernández, el gobernador bonaerense Axel Kicillof y sus pares de Chaco, Jorge Capitanich, y de Santiago del Estero, Gerardo Zamora. Pero también algunos de los más importantes dirigentes de la oposición de Juntos por el Cambio y La Libertad Avanza, como la titular de Pro, Bullrich, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, Milei, y la diputada y ex candidata en la Provincia, Carolina Píparo. Además, y los jefes provinciales de Jujuy y Mendoza, Gerardo Morales y Rodolfo Suárez, entre otros cientos de dirigentes.

Guardar

Nuevo