“Murió Néstor Kirchner”: cómo fue comunicar la shockeante primicia de la muerte del expresidente

El 27 de octubre de 2010 estaba toda la joven redacción de C5N, Radio 10 e Infobae trabajando en el censo nacional. Pero llegó la primicia menos esperada. El reloj marcaba las 10:13 de la mañana cuando desde el control principal se puso al aire la noticia

Guardar

Nuevo

El anuncio de la muerte de Nestor Kirchner

Feriado. Censo nacional. A diferencia de otros días no laborables donde las redacciones no paran pero algún periodista se puede tomar el día libre, el 27 de octubre de 2010 estábamos todos trabajando porque por primera vez enfrentábamos la cobertura de un censo nacional. Éramos, y somos, un grupo periodístico joven -no sólo por la edad de quienes lo integran- si no por la antigüedad en el mercado local de medios donde algunos superaron los 100 años y otros están próximo a cumplirlos.

En ese entonces la redacción estaba integrada por C5N, Radio 10 e Infobae. Desde una mesa central -y literalmente redonda- coordinábamos las noticias para ser publicadas en los tres medios en simultáneo. El canal llevaba tan solo 3 años al aire, su staff contaba con experiencia en otros medios pero la sinergia entre el equipo de trabajo se estaba construyendo aún.

Nada de eso: ni la juventud, ni el feriado, ni la formación de un nuevo grupo de trabajo impidió confirmar y dar la shockeante primicia de la muerte de Néstor Kichner. Trabajamos contrarreloj con la piel erizada y algunos hasta tipearon con lágrimas en los ojos.

La primera versión se escuchó en la redacción de boca del periodista “Chiche” Gelblung en su programa de radio donde no hablaba de muerte sino de una eventual internación en el hospital de El Calafate con un cuadro de gravedad.

Néstor Kirchner hizo la entrega del mando presidencial a su esposa Cristina Kirchner en 2007
Néstor Kirchner hizo la entrega del mando presidencial a su esposa Cristina Kirchner en 2007

El ex jefe de Estado había sido intervenido quirúrgicamente en dos oportunidades en el mismo año de su muerte. Primero en febrero y luego en septiembre. En la última se liberó una obstrucción en su arteria carótida para evitar que con el correr del tiempo le ocasionara consecuencias cerebrovasculares. La cirugía no había cumplido aún 2 meses siquiera. Una posible internación, conociendo sus antecedentes cardíacos, era factible.

Antes de llamar al directorio periodístico intenté confirmar la información. Hablé con un viejo amigo y vocero que por entonces trabajaba en el sur junto a uno de los empresarios cercanos al kirchnerismo, y hoy ocupa una importante oficina en la Casa Rosada. Solo dije “hola” y solo escuché “murió”. Se cortó la llamada.

Quedé paralizada en medio de la redacción. Me temblaban las manos. Llamé sin intermediarios a la casa del dueño del canal. No sabía ni cómo empezar la frase. Me limité a un “me dicen que murió Néstor”. Silencio. “Ya te llamo”. Segunda comunicación breve e intensa de la mañana.

En menos de 5 minutos un entonces ministro y amigo personal del matrimonio presidencial confirmaba la información. Comenzamos a escribir, los productores corrían al control, la periodista Débora Plager se preparaba para comenzar su programa en C5N. Oscar González Oro estaba haciendo el famoso pase con Marcelo Longobardi en la radio. El editor de Infobae escribió un texto, que todos supervisamos, para que sea el puntapié inicial de la noticia en todos los medios del grupo. Nadie quería decir una palabra de más. Todos estaban cuasi paralizados mentalmente mientras continuaban con sus rutinas periodísticas intentando simular que nada ocurría.

La prioridad era el canal. Esperamos que prepararan los graph y buscaran imágenes. El reloj marcaba las 10:13 de la mañana y desde el control principal de C5N se puso al aire la noticia. “Murió Néstor Kirchner. La información primero en C5N”, dijo Plager y comenzó a leer el texto que ya estaba on line en Infobae y se escuchaba al mismo tiempo en todas las radios del grupo.

El texto de la noticia:

El ex presidente Néstor Carlos Kirchner falleció hoy a los 60 años de edad en su casa de El Calafate.

El mandatario murió como consecuencia de un paro cardíaco que sufrió antes de las 8:30 en su residencia de “Los Sauces”, donde se encontraba junto a su mujer, la presidente Cristina Kirchner.

Kirchner fue trasladado de urgencia al sanatorio local “José Formenti” de esa localidad, donde intentaron reanimarlo.

El médico presidencial Luis Buonomo aseguró que el ex mandatario Néstor Kirchner falleció a raíz de un episodio de “muerte súbita”.

Néstor Kirchner recibió el bastón presidencial de manos de Eduardo Duhalde en 2003
Néstor Kirchner recibió el bastón presidencial de manos de Eduardo Duhalde en 2003

Otros detalles

Con el correr de los días se conocieron más detalles como que los primeros médicos que atendieron a Kirchner fueron Benito Alen González y Claudio Cirille: el primero, como parte del equipo médico presidencial -ya que el ex mandatario acompañaba a su esposa, por entonces presidente en ejercicio, Cristina Kirchner-, y el segundo, como médico de guardia en el Hospital José Formenti, de El Calafate.

En la mañana del 27 de octubre de 2010 llegó la ambulancia desde el Hospital de El Calafate hasta la residencia del matrimonio Kirchner en esa localidad. La primera atención de urgencia fue prestada en el propio domicilio. Minutos después arribó Cirille y se sumó a las maniobras de reanimación cardiológica. Ante la falta de reacción del paciente, que ya presentaba pupilas dilatadas (signo de falta de actividad cerebral), el médico propuso trasladarlo de inmediato al hospital para intentar otras acciones con mayor equipamiento y tecnología. Todo sin éxito.

El certificado de defunción fue firmado por el médico Renato Lestard, que estaba designado como responsable en El Calafate de la Unidad Médica Presidencial, ya que el jefe titular de ese equipo era el médico Luis Buonomo, que en ese momento se encontraba en Buenos Aires.

Los restos de Néstor Kirchner fueron velados en la Casa Rosada.
Los restos de Néstor Kirchner fueron velados en la Casa Rosada.
Guardar

Nuevo