La Argentina no apoyó en la OEA una declaración que exige elecciones libres e independientes en Venezuela

El Gobierno decidió abstenerse porque ese foro regional ratificó su reconocimiento diplomático a Juan Guaidó como Presidente, en lugar del dictador Nicolás Maduro que aún resiste una transición democrática para superar la crisis institucional

mdinatale@infobae.com
Nicolás Maduro y Alberto Fernández: Argentina no votó en la OEA una resolución que exigía elecciones libres y transparentes en Venezuela
Nicolás Maduro y Alberto Fernández: Argentina no votó en la OEA una resolución que exigía elecciones libres y transparentes en Venezuela

Argentina no apoyó una declaración de la Organización de Estados Americanos (OEA) que reclama elecciones libres e independientes en Venezuela, cuestiona la “usurpación de poderes” por parte del régimen de Nicolás Maduro y al mismo tiempo avala la presidencia interina de Juan Guaidó, que Alberto Fernández no reconoce alegando que es un alfil regional de la Casa Blanca.

La declaración fue aprobada por 21 votos a favor, 4 en contra y 9 abstenciones. Argentina se abstuvo junto a Barbados, Belice, Granada, Guyana, México, San Cristóbal, Surinam y Trinidad Tobago. En cambio, Brasil, Uruguay y Paraguay, los socios del país en el Mercosur, votaron que Maduro garantice la transparencia de las elecciones del próximo 6 de diciembre.

Estados Unidos también exigió al régimen populista que los comicios sean libres y transparentes.

La OEA condena “las acciones del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro que socavan el sistema democrático y la separación de poderes, por medio del control del Tribunal Supremo de Justicia y usurpando las funciones constitucionales de la Asamblea Nacional de legislar en materia electoral y designar a los miembros del Consejo Nacional Electoral”.

El proyecto de la OEA advierte también que “el reconocimiento de las elecciones a la Asamblea Nacional de Venezuela dependerá del establecimiento de las condiciones necesarias de libertad, justicia, imparcialidad y transparencia, garantizando la participación de todos los actores políticos y de la ciudadanía, la liberación de los presos políticos, con plazos razonables para su celebración y que cuenten con observación electoral internacional independiente y creíble”.

También la iniciativa que fue promovida por Uruguay, Ecuador, Perú, Costa Rica, Canadá, Bolivia, Canadá, Chile, Brasil, Estados Unidos, Guatemala, Paraguay y Venezuela, representada por Guaidó, también sostiene que las acciones de Maduro “comprometen de manera clara las condiciones mínimas para garantizar la celebración de procesos electorales democráticos, de acuerdo con los estándares internacionales”.

A la vez, la resolución hace “un enérgico llamado para la protección de los miembros de la Asamblea Nacional legítima”, e insta a que se convoquen “lo más pronto posible elecciones presidenciales libres, justas, transparentes y legítimas que conduzcan al nombramiento de un gobierno elegido democráticamente y de acuerdo a la voluntad del pueblo venezolano”.

En este sentido, la OEA reitera el reconocimiento de los delegados de la Asamblea Nacional como representantes de Venezuela en el organismo, hasta que haya elecciones presidenciales libres. Y finalmente, se acoge con beneplácito los recientes informes de la ONU que dan prueba de las violaciones de derechos humanos y los crímenes de lesa humanidad cometidos por el régimen de Nicolás Maduro..

Posición argentina

Al adelantar la posición de la Argentina el canciller Felipe Solá había expresado ayer ante el plenario de la Organización de Estados Americanos (OEA) que “la Argentina va a denunciar la violación de todos los derechos humanos donde sea y sin distinciones” como lo hizo en Venezuela y también en agosto pasado en Bolivia. Pero cuestionó también la “imposición de bloqueos económicos” en Caracas al igual que en Cuba que “terminan perjudicando a los pueblos y a los más pobres”.

Durante una breve intervención que hizo ayer en la 50° Asamblea General de la OEA el canciller argentino reafirmó que el gobierno de Alberto Fernández apoyó el informe de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas que denunció graves violaciones a los derechos humanos por parte del régimen de Maduro y reclamó que se instale una oficina en Caracas de ese órgano de la ONU para seguir avanzando en las investigaciones en Venezuela.

“Queremos que la Alta Comisionada de la ONU funcione en Caracas con poder y para actuar en defensa de los derechos humanos”, dijo Solá.

Sin embargo, inmediatamente arremetió contra el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, al exigir que “debe actuar en concordancia” con la acción de los órganos políticos del organismo internacional que preside para promover las relaciones económicas, políticas, culturales y jurídicas. Solá fue tajante en este punto: para la Argentina Almagro “no cumple con ese mandato ya que se opta por posiciones personales que terminan alimentando el problema al que se debe solucionar”.

Los cuestionamientos del canciller argentino a Almagro están relacionados con la decisión del secretario general de la OEA de avanzar una vez más en una resolución que denuncia “la carencia de condiciones democráticas mínimas, para garantizar elecciones libres, justas y transparentes en la Venezuela” que cuenta con el aval al presidente interino de Juan Guaidó que la Argentina no reconoce como tal.

De hecho, en su exposición, el canciller Solá lamentó que la Argentina no haya sido incluida en las negociaciones de ese proyecto de resolución relacionado a Venezuela.

“La OEA debe ser garante de la paz y la contención. Nunca juez o gendarme político”, dijo Solá en otra abierta alusión a Almagro por avalar desde la OEA en forma inconsulta a Guaidó.

Desde ese punto de vista el canciller argentino remarcó que desde hace tiempo “somos testigos de la división que se busca imponer en América latina alrededor de los que cada país piensa sobre Venezuela. Y se dejan postergados temas de integración o desarrollo”.

Para el canciller Solá “es bueno recordar la carta de la OEA en la que nos comprometimos a dar una defensa a los derechos humanos” y destacó que “la Argentina va a denunciar la violación de todos los de derechos humanos donde sea y sin distinciones”. Así recordó el apoyo que se dio al informe de la Alta Comisionada de la ONU en Ginebra al denunciar recientemente la violación a los derechos humanos en Venezuela pero también Bolivia donde la Argentina considera que hay un gobierno de facto presidido por jeanine Añez.

Nicaragua y apoyo por Malvinas

Por otra parte, la Asamblea de la OEA aprobó hoy una resolución destinada a incrementar la presión al régimen de Nicaragua para que reforme su sistema electoral.

En concreto, la resolución de Nicaragua aprobada por mayoría de 20 votos contra 6 abstencionesurge al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, a implementar una serie de reformas electorales antes de las elecciones generales previstas para noviembre de 2021, o “no más tarde de mayo del 2021”, según el texto.

La Argentina se abstuvo también a esta resolución que pone especial énfasis en la necesidad de modernizar el Consejo Supremo Electoral (CSE), controlado por el oficialismo, y también pide al Gobierno nicaragüense que acepte misiones independientes de observación electoral y garantice libertades, como la de expresión y reunión.

A la vez, la OEA adoptó hoy por aclamación la Declaración sobre la Cuestión de las Islas Malvinas, reafirmando, una vez más, la necesidad de que los Gobiernos de Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte reanuden, cuanto antes, las negociaciones sobre la disputa de soberanía, con el objeto de encontrar una solución pacífica a esta prolongada controversia.

La declaración aprobada renueva el constante apoyo de la región a la Cuestión Malvinas y reitera que resolver la disputa de soberanía entre los dos países sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes continúa siendo un tema de permanente interés hemisférico.

En ese contexto, el canciller Solá agradeció “a los países del hemisferio su continua solidaridad” y reiteró que “la recuperación del ejercicio pleno de la soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, respetando el modo de vida de sus habitantes y conforme al derecho internacional, es un objetivo permanente e irrenunciable que está consagrado en la Constitución Nacional y constituye una Política de Estado”.

El Secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de la Cancillería, Daniel Filmus, destacó que “el apoyo en la cuestión Malvinas adoptado por la OEA es una clara muestra de que se trata de una causa regional, no sólo de la Argentina” y remarcó que este año “nuestro país logró un avance histórico para consolidar la soberanía sobre las islas luego de que el Congreso Nacional sancionó por unanimidad la ley, impulsada por el Presidente Alberto Fernández, de creación del Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Malvinas, una instancia plural que tendrá el objetivo de trazar y sostener políticas de Estado a mediano y largo plazo”.

Seguír leyendo:

Alberto Fernández tiene decidido presentar el proyecto del aborto legal y se debatiría en sesiones remotas

Alberto Fernández evalúa anunciar en Misiones la nueva extensión de la cuarentena

MAS NOTICIAS