En una sesión que lleva más de 14 horas de duración, Diputados debate el proyecto de Emergencia Económica

Algunos legisladores de Juntos por el Cambio centran sus críticas en la suspensión de la movilidad jubilatoria y en lo abarcativo de la propuesta. En tanto, los del Frente de Todos argumentan que el proyecto es necesario por la situación en la que asumió Alberto Fernández

El recinto tras la jura de los nuevos diputados (Foto: Gustavo Gavotti)
El recinto tras la jura de los nuevos diputados (Foto: Gustavo Gavotti)

Cuando el reloj marcaba las 14.25, el oficialismo alcanzó el quórum en la Cámara Baja para la jura de los 23 nuevos diputados, logrando el primero de sus objetivos del día. Tras el fin de esa ceremonia, los legisladores de Juntos por el Cambio dejaron el recinto. Sin embargo, cerca de las 15, el Frente de Todos logró que 131 legisladores se sentaran en sus bancas. Así, comenzó el debate de la ley de Emergencia Económica, que, por la cantidad de oradores, se extenderá durante toda la madrugada.

Además de los oficialistas, colaboraron con el quórum legisladores del Interbloque Federal que responde a Graciela Camaño y Eduardo “Bali” Bucca, y de los diputados que conforman el bloque Unión para el Desarrollo Federal, liderado por el mendocino José Ramón. Luego de que el oficialismo consiguiera el quorum, buena parte de los legisladores de Juntos por el Cambio regresaron al recinto para la discusión del proyecto.

En el comienzo de la sesión, el titular del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, hizo un homenaje al histórico dirigente de la Unión Cívica Radical (UCR) Leandro Despouy, que falleció ayer.

Leandro Despouy (Foto: NA)
Leandro Despouy (Foto: NA)

Tras el homenaje, el primero en tomar la palabra fue el diputado del Frente de Todos Carlos Heller, quien defendió el proyecto y destacó que “uno de los primeros objetivos que tenemos por delante es desterrar el hambre, reducir la desigualdad y volver a crecer” y admitió que la propuesta “suena dramática, pero la realidad es dramática. No es una descripción exagerada”.

En la misma línea, el flamante presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Darío Martínez, consideró que “la emergencia no está plasmada en una hoja o en un proyecto, sino en la mesa de cada argentino, y esta es la deuda interna que ha dejado el estado con sus habitantes”.

Por su parte, quien fuera predecesor de Martínez en Presupuesto y Hacienda, el macrista Luciano Laspina, criticó el proyecto y aseguró que si se aprueba surgirán “jubilados de primera y de segunda”. “¿Alguien cree que se necesita una ley para subir las jubilaciones mínimas? Lo que quieren es congelar las jubilaciones superiores a la mínima: los veteranos de Malvinas, los adultos mayores, las pensiones no contributivas, de eso estamos hablando”, agregó el legislador.

Luciano Laspina (Foto: NA)
Luciano Laspina (Foto: NA)

En tanto, el titular del bloque de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, se sumó al rechazo de Laspina y destacó que “no vamos a permitir que se instale desde el punto de vista semiótico que esto es una ley de solidaridad para sacar a la Argentina adelante. Llamemos a las cosas por su nombre: esto es una clara ley de plenos poderes para que el Ejecutivo haga lo que quiera”.

“No vamos a avalar ningún tipo de quita al nivel adquisitivo de nuestros jubilados. No vamos, de ninguna manera, a meterles la mano en el bolsillo otra vez a los pequeños y medianos productores que todos los días trabajan en nuestra Argentina”, agregó Ferraro.

A su turno, el nuevamente diputado Eduardo Valdés defendió el proyecto del Frente de Todos y sostuvo que “algo nos pasa, algo no hacemos bien, no es los unos contra los otros. Los números hoy de la micro y de la macroeconomía son emergencia. Y no lo hago cargo de esto solo al Gobierno anterior”. “Que la pobreza esté en el 40% les juro que duele y mucho, pero nosotros la dejamos en el 30%, y dolía y mucho. Y no da para enrrostrarle la pobreza uno al otro [Gobierno]. La democracia argentina se debe un acuerdo político para luchar contra la desigualdad social”, agregó Valdés.

En el centro, Alfredo Cornejo (Foto: Maximiliano Luna)
En el centro, Alfredo Cornejo (Foto: Maximiliano Luna)

En tanto, el ex Gobernador de Mendoza y presidente de la UCR Alfredo Cornejo, criticó la propuesta del Frente de Todos “porque acá no hay tierra arrasada”, pero admitió que Juntos por el Cambio "no dejó las bases para empezar a crecer”. “Desde el radicalismo queremos rechazar este proyecto. Es violatorio de la división de poderes y del sistema constitucional argentino”, detalló.

Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda, reclamó “que la crisis no la pague el pueblo trabajador” y que, en cambio, “la paguen los grandes empresarios que la generaron”, al cuestionar el proyecto de ley de Solidaridad Social. “Ayer se cumplieron dos años de aquella escandalosa sesión en la que Cambiemos consiguió aprobar esa vergonzosa reforma previsional para robarle a los jubilados”, remarcó durante su discurso en el recinto.

Romina Del Plá y Nicolás del Caño (Foto: Gustavo Gavotti)
Romina Del Plá y Nicolás del Caño (Foto: Gustavo Gavotti)

El dirigente de izquierda también cuestionó por igual a Juntos por el Cambio y al Frente de Todos: “Parece que para las clases dominantes y sus partidos, las y los jubilados son ‘el problema’. Los que trabajaron toda la vida”. “Un jubilado o jubilada que cobra más de $19 mil tiene que ser solidario con los que cobran $14 mil mientras este mismo proyecto plantea la reducción de las retenciones a las mineras; y no le tocan un centavo a los bancos que fueron de los grandes ganadores”, agregó.

“La Ley dice que todo esto es para garantizar la sostenibilidad de la deuda pública. Es decir que esto es para pagarle a los especuladores sin siquiera investigar la deuda que contrajo Macri de forma completamente ilegitima”, concluyó.

Sergio Massa ejerció la presidencia de la Cámara de Diputados por primera vez (Foto: Gustavo Gavotti)
Sergio Massa ejerció la presidencia de la Cámara de Diputados por primera vez (Foto: Gustavo Gavotti)

A su turno, el kirchnerista Leopoldo Moreau fue uno de los que más levantó el tono durante su discurso: “Este proyecto pretende reordenar los números catastrófico que dejó el gobierno anterior en el sistema de jubilación y restituir los derechos que fueron perdiendo”. “Estamos en el Parlamento a 9 días de haber asumido contra un gobierno que asumió en diciembre de 2015, durante dos meses gobernó con decreto de necesidad y urgencia y la primera reunión que hizo fue el 15 de marzo para pagarle a los fondos buitres. Nosotros hacemos una reunión a los 9 días para pagar las deudas que el gobierno de Macri dejó con la sociedad argentina. Miren la diferencia que hay”, agregó Moreau, que ayer protagonizó un cruce con su hija, la también diputada Cecilia Moreau.

En ese sentido, Moreau dijo que Cambiemos dejó “sin dólares a la Argentina por hacer timba financiera y ahora son los productores los que tienen que pagar eso porque es el único sector que recauda dólares en la Argentina, junto con otras actividades primarias”.

“Si quieren hacer un debate sobre calidad institucional, no tenemos problemas. Muchos de ustedes se van a avergonzar el día que se vaya conociendo la realidad de lo que llaman calidad institucional. Lo de Stornelli es el principio, no el fin. La reapertura de la causa de Santiago Maldonado es el principio, no el fin”, concluyó.

(Franco Fafasuli)
(Franco Fafasuli)

Mientras se desarrolla el debate, manifestantes de partidos de izquierda se concentraban esta tarde frente al Congreso para expresar su rechazo al megaproyecto de ley de emergencia que impulsa el Gobierno. La protesta se lleva a cabo en la esquina de Rivadavia y Callao, donde desde las primeras horas de la jornada se colocaron vallas a modo de prevención, que rodearon el Parlamento. Sobre un escenario montado a metros de las puertas del Congreso, dirigentes de distintos espacios de izquierda realizaban un acto con discursos en contra del proyecto.

Minutos antes de las 22, el diputado Fernando Iglesias dio uno de los discursos más confrontativos de la jornada. “Es una ley que lo cambia todo, en 72 horas, menos de una hora para tratar cada artículo. ¿Se puede ser más improvisado?”, se preguntó.

En esa línea, aseguró que el Frente de Todos apeló al argumento de “la tierra arrasada” para justificar todo el paquete de medidas. “Tierra arrasada era el 2015. Tierra arrasada era la plaza del Congreso hace dos años cuando tratamos un ley que se comprobó que era mejor”, dijo Iglesias.

Luego, el referente de La Cámpora, Andrés Larroque, pidió que se apruebe la ley para poder “dotar al presidente Alberto Fernández de las herramientas necesarias para salir de esta emergencia”. Según el diputado kirchnerista, es necesario llegar a un nuevo "modelo de desarrollo que permita estabilizar el país en el tiempo” porque el neoliberalismo ya “se puso al país de sombrero tres veces: con Martínez de Hoz, con el menemismo y con el reciente gobierno”.

Durante sus cinco minutos, la diputada Brenda Austin acusó al nuevo oficialismo de construir “un nuevo relato” y señaló que se montaron vallas sobre el frente del Congreso a pesar de que en el pasado las “demonizaron hasta el cansancio”. Cuando terminó, el presidente de la Cámara, Sergio Massa, tomó la palabra y le contestó a Austin: “Aún contra la voluntad de este presidente fue una decisión del Gobierno de la Ciudad poner las vallas, no fue decisión de esta Presidencia”.

Sergio Massa, Máximo Kirchner y los jefes de bloque de Diputados (Prensa Massa)
Sergio Massa, Máximo Kirchner y los jefes de bloque de Diputados (Prensa Massa)

Noticia en desarrollo

Seguí leyendo:

TE PUEDE INTERESAR