Un viaje de la Fragata Libertad genera resistencia en La Armada
Un viaje de la Fragata Libertad genera resistencia en La Armada

En 2010, y con motivo de los festejos por el Bicentenario, la Armada Argentina organizó un megaevento náutico que reunió a los buques de instrucción militar más importantes del mundo. Durante seis meses recorrieron varios países del continente.

"Velas 2010" o la "regata del Bicentenario" constituyó un hito tanto en lo que respecta a la camaradería militar de la región como a nivel turístico, dada la enorme cantidad de público que se movilizó para asistir a los eventos náuticos, musicales y artísticos que se montaron en torno a los puertos de arribo de los 13 veleros más importantes del mundo.

Argentina y Chile, organizadores principales de aquella travesía, decidieron reeditar el evento deportivo/militar cada cuatro años. Así fue que en 2014 la Armada trasandina ofició de anfitriona y ahora en 2018 lo volverá a hacer atendiendo fundamentalmente a que este año la Marina Militar de Chile celebra sus 200 años de vida.

 

La Argentina, que colabora con la organización del evento, anunció que en los próximos días zarpará la Fragata  Libertad hacia Río de Janeiro, que oficiará de puerto de largada del megaevento náutico militar. El buque recorrerá entre el 25 de marzo y el 2 de setiembre las ciudades de Punta del Este, Buenos Aires, Ushuaia, Punta Arenas, Talcahuano, Valparaíso, Antofagasta, El Callao, Guayaquil, Balboa, Curazao, Cartagena de Indias, La Guaira, Santo Domingo, Cozumel y Veracruz.  El regreso de la Fragata Libertad está previsto para octubre.

En principio se creía que la Argentina participaría con dos embarcaciones. Además de la Fragata "Libertad", estaba previsto que se sume el velero oceánico "Bernardo Hussay" de la Prefectura Naval. Sin embargo, fuentes oficiales informaron a Infobae que están analizando la conveniencia de esta operación teniendo en cuenta que aún se están ejecutando las tareas de búsqueda del submarino ARA San Juan.

A la par, comenzaron a surgir voces internas en la Armada que cuestionan también la participación del buque escuela en virtud de que la fuerza se encuentra de luto por la desaparición del sumergible y sus 44 tripulantes.

Desde el 15 de noviembre no hay noticias del ARA San Juan (Foto: Nicolás Stulberg)
Desde el 15 de noviembre no hay noticias del ARA San Juan (Foto: Nicolás Stulberg)

Los viajes de instrucción son parte integral de la formación del futuro oficial naval y durante los mismos se cursan materias teórico-prácticas que son evaluadas antes de la finalización de la travesía. Quienes aprueban todas las exigencias quedan habilitados para egresar como guardiamarinas de la Armada.

El malestar se incrementó en las últimas horas cuando se conoció que un grupo de familiares de los tripulantes del ARA San Juan inició una colecta para juntar fondos que permitan costear la búsqueda privada a partir de la decisión del gobierno nacional de dar marcha atrás con la idea de licitar la contratación de una empresa especializada en hallazgos submarinos.

Fuentes navales indicaron que el monto que se invertirá en el viaje de la Fragata rondará los USD 4.000.000, dentro de los cuales se incluyen las erogaciones para diversas celebraciones  durante las cuales se agasajará a la decena de grandes veleros que visitarán los puertos argentinos de Buenos Aires y Ushuaia.

Quienes se oponen a la participación naval argentina en el evento sostienen que este año se podría hacer un viaje de instrucción más acotado y destinar parte de esos fondos a la búsqueda del submarino desaparecido el 15 de noviembre. Incluso sugirieron que podrían sumar a los futuros cadetes a las operaciones de búsqueda como parte de su entrenamiento oficial.

Entre los grandes veleros participantes del festival náutico se encuentran también Motovelero Hussey, Cisne Branco (Brasil), Esmeralda (Chile), Guayas (Ecuador), Sebastián El Cano (España), Gloria (Colombia), Unión (Perú), Capitán Miranda (Uruguay), Cuauhtemoc (México), Simón Bolívar (Venezuela) y Ságres ( Portugal).

La expectativa por estas horas está centrada en el arribo del buque escuela de Argentina al puerto de Buenos Aires procedente de Puerto Belgrano, donde realizó su alistamiento. El presidente Mauricio Macri deberá dar la tradicional Orden de Zarpada, lo que implicará –de llevarse efectivamente a cabo- el respaldo político a la iniciativa.