Tendencias del digital commerce de 2023

Esta año el funcionamiento que ya muchos tienen aceitado estará bajo la lupa. Las nuevas tecnologías exponenciales ayudarán a eliminar los errores y agilizar procesos

Guardar

Nuevo

En Argentina, y según datos que reunió la CACE junto con Kantar Insights, 9 de cada 10 consumidores de este país compraron online el año pasado
En Argentina, y según datos que reunió la CACE junto con Kantar Insights, 9 de cada 10 consumidores de este país compraron online el año pasado

El digital commerce de Latinoamérica atravesó el período más vertiginoso en toda su historia y lo que sigue son continúas inflexiones que pondrán a prueba los modelos de negocio, los equipos, los liderazgos y hasta la misma industria. ¿En dónde estamos parados y hacia dónde vamos?

El comercio electrónico de 2019 está dejando de existir. El digital commerce se instaló entre 2020 y 2022, pero en adelante nos toca robustecer para evolucionar por encima de lo alcanzado.

Después de llegar a los dos dígitos tan anhelados y en un tiempo récord, al unísono se visualizó que un gran porcentaje de esta industria hizo una transformación sin igual. Empezamos a hablar del “digital”, a sabiendas de que ya estamos frente a una era “phydigital”, es decir, en donde ya no hay fronteras entre el on y el off, entre equipos de tiendas físicas y online, y mucho menos, entre las estrategias para satisfacer al cliente.

El digital commerce se instaló entre 2020 y 2022, pero en adelante nos toca robustecer para evolucionar por encima de lo alcanzado

Esa era una de las tendencias que nos había dejado la pandemia a modo de aprendizaje, pero con ella llegaron miles de desafíos que las marcas y retailers tuvieron que resolver de manera rápida y sencilla, dejando una huella para otros, al mismo tiempo que expandieron un conocimiento que no cesa de nutrirse con nuevas innovaciones.

El crecimiento en números

El digital commerce fue, sin lugar a dudas, el salvavidas de la economía tradicional y eso explica el crecimiento de esta industria en plena crisis. En Argentina, y según datos que reunió la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) junto con Kantar Insights, 9 de cada 10 consumidores de este país compraron online, mientras que un 5% compró por este canal por primera vez durante el primer semestre del 2022, año que superó el billón de pesos de facturación.

En tanto a nivel regional, según un informe de Statista, el número de consumidores digitales en la actualidad ronda los 371 millones, pudiendo aumentar un 20% más hacia 2025, tomando impulso por las nuevas generaciones de compradores con mayor acceso y conocimiento digital, la expansión de la conectividad y el propagación del mobile.

Así es como la misma consultora estima que las ventas minoristas online llegarían a los USD 160.000 millones, un poco menos del 50% respecto al 2021. En la actualidad, México y Brasil aparecen en el Top 5 de países del mundo con mejor proyección del comercio minorista online.

El número de consumidores digitales en la actualidad ronda los 371 millones, pudiendo aumentar un 20% más hacia 2025

Vale decir que la crisis económica mundial actual no pasa desapercibida ante estos auspiciosos números y genera ciertos miedos ante la inversión que demanda el desarrollo de nuestra industria, además de la caída del consumo como consecuencia del período inflacionario.

Es bajo este contexto que las marcas y retailers tienen que poner especial atención a las tendencias que el comercio minorista digital experimentará en 2023, las cuales son:

– Social & Collaborative commerce:

Las ventas dentro de los marketplaces y de las redes sociales se potencian cada vez más dando paso a formatos que fueron innovadores en 2022, como el Live Shopping, pero que en verdad buscan personalizar y humanizar el journey del nuevo consumidor y en los espacios en donde pasa más tiempo interactuando con otras personas y con las marcas.

Cada vez más retailers y marcas están profundizando sus catálogos a través de estrategias de sourcing o marketplace brindando la posibilidad que otras empresas actúen como sellers y puedan llegar a sus clientes aprovechando los servicios de valor agregado que pueden ofrecerles a nivel de última milla, operación, marketing y/o tecnología para generar una experiencia de compra positiva en el consumidor final.

Las ventas por medio de dispositivos inteligentes crecen conjuntamente con la posibilidad de hacer pagos por este mismo canal
Las ventas por medio de dispositivos inteligentes crecen conjuntamente con la posibilidad de hacer pagos por este mismo canal

– M-commerce:

Ya no solamente el tráfico crece superando la barrera del 85% en las mayoría de las categorías sino que también las ventas por medio de dispositivos inteligentes crecen conjuntamente con la posibilidad de hacer pagos por este mismo canal. Hay que prestar especial atención al desarrollo de modelos de negocio con unidades de crédito propio como Mercado Pago para Mercado Libre, y al entorno Fintech que serán noticia recurrente en este 2023.

– Web 3 y Big Data:

Sin dudas, el virtual commerce ya está entre nosotros desplegando todo su potencial en cuanto al uso consciente y óptimo de los datos. Las marcas y retailers que trabajen estos aspectos en laboratorios propios de innovación llevarán la delantera, pero aquellos que no puedan hacerlo propio y lo tercerizan estarán acordes con los desarrollos que tenemos por delante.

– Decoupled commerce:

La arquitectura técnica es ahora tan importante como el mismo modelo de negocio. En este sentido, el decoupled commerce (como evolución del headless & compostable commerce) definirá la forma de hacer negocios en adelante, dando paso a un despliegue mucho más potente del Unified Commerce o Comercio Unificado.

– Omnicanalidad y su evolución al Comercio Unificado como condición:

Las estrategias de las marcas y retailers maduros tienen que estar apoyadas en estrategias omnicanales que combinen el mundo físico y digital. Está comprobado que esta tendencia aumentó la rentabilidad de los comercios, al mismo tiempo que potenció la lealtad del cliente.

Las marcas y retailers necesitarán de esta fragmentación del servicio en pos de crear nuevas áreas enfocadas en cada capa del desarrollo de un negocio phydigital

– Crossborder commerce:

El avance de la tecnología y la democratización de la conectividad posibilitan que cada vez más marcas y retailers empiecen a vender al mundo. Algunos países, como México, están geográficamente beneficiados pero tienen que trabajar arduamente en dar ese paso de la mano de las pymes.

– Nuevas tecnologías y a la medida de los negocios:

El decoupled commerce permite que las marcas y retailers planteen una arquitectura desacoplada por medio de la cual pueden integrar nuevas tecnologías y probarlas en un front propio, evitando errores e inversiones innecesarias. Luego, se implementan con los ajustes que requiera para responder a cada negocio.

– Comercio hecho por y para las personas:

Una de las tendencias más importantes durante el 2023 será el necesario enfoque que las marcas y retailers tienen que tener ante cada implementación que hagan y es que este ecosistema es digital pero está hecho por personas y para las personas. Esto implica el reconocimiento del cliente que siempre está en el centro de la estrategias, el objetivo de crear experiencias de compra positivas para los clientes y la profesionalización de los equipos para que estén a la altura del proceso evolutivo del digital commerce.

– Hiper profesionalización y micro servicios:

En sintonía con lo anterior, y con el creciente miedo de que las Inteligencia Artificial o cualquier otra tecnología reemplace el trabajo humano, es muy importante tener en cuenta que el liderazgo de los nuevos equipos será clave para la eficiencia del mismo. Mucho más que antes, puesto que entramos a una era de hiper profesionalización en donde los talentos son tan exigentes como los consumidores. Las marcas y retailers necesitarán de esta fragmentación del servicio en pos de crear nuevas áreas enfocadas en cada capa del desarrollo de un negocio phydigital.

Venimos de atravesar un eTsunami en donde aprendimos a surfear la ola e introducirnos en un océano tempestuoso, pero también lleno de oportunidades. Hoy, tal como lo hace una escudería de Fórmula 1, cada actor de cada marca o retail conoce en detalle lo que tiene que hacer y lo sigue haciendo cada vez más rápido y simple, con fina precisión.

En 2023 este funcionamiento que ya muchos tienen aceitado estará bajo la lupa. Las nuevas tecnologías exponenciales ayudarán a eliminar los errores y agilizar procesos, los cuales pueden durar todo el año o, tal vez menos, seremos las personas quienes encontraremos una nueva forma de aportar a esta industria.

Por eso, es indispensable volver a las bases ahora y sin importar el canal o las plataformas, reconocer que quien vende, compra, y quien compra dicta las reglas del juego, por tanto, el conocimiento de lo que está por pasar ya está en nuestras manos.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias