Nuevo sismo sacude a Chile: magnitud 4.1 en Panguipulli

El sismo se registró a las 11:10 horas a 37.0 kilometros de distancia de Panguipulli y tuvo una profundidad de 82.0 kilometros

Compartir
Compartir articulo
Chile es uno de los países con más actividad sísmica y volcánica del mundo (Infobae)
Chile es uno de los países con más actividad sísmica y volcánica del mundo (Infobae)

La ciudad chilena de Panguipulli fue el epicentro de un sismo de 4.1 de magnitud que se registró a las 11:10 horas (hora local) de este miércoles 24 de abril.

El sismo sucedió a 37.0 kilómetros de la ciudad y tuvo una profundidad de 82.0 kilómetros, de acuerdo con la información preliminar del Centro Sismológico Nacional (CSN).

El CNS también precisó que las coordenadas del epicentro del temblor se registraron a -39.534 grados de latitud y -72.738 grados de longitud.

Recuerda que ante cualquier terremoto sigue información únicamente de fuentes oficiales, evita caer en rumores o noticias falsas.

Tras un temblor, revisa tu hogar en búsqueda de posibles daños, usa tu celular solo en caso de emergencia, evita saturar las líneas telefónicas, no prendas cerillos o velas hasta asegurarte que no hay alguna fuga de gas. Es importante mencionar que tras un movimiento telúrico importante, se pueden presentar réplicas, por lo que es importante estar alerta.

Un sismo puede ocurrir en cualquier momento, por lo que es importante estar preparado con las siguientes medidas: alista un plan de protección civil, organiza simulacros de evacuación, encuentra las zonas de seguridad en casa, escuela o lugar de trabajo y alista una mochila de emergencia.

Durante un terremoto mantén la calma y encuentra un lugar seguro, aléjate de objetos que puedan caer, no utilices los ascensores, ni te quedes en la caja de las escaleras, ni en el marco de una puerta.

Si estás en un automóvil, estaciónate y ponte lejos de edificios, árboles y postes; si te encuentras en la costa, abandona la playa y refúgiate en zonas altas, ante la posibilidad de un tsunami; y si estás en una silla de ruedas y no puedes desplazarte a un lugar seguro, frena las ruedas y protege tu cabeza y cuello con tus brazos.

Las recomendaciones del Servicio Simológico Naciona de México (Jovani Pérez/Infobae)
Las recomendaciones del Servicio Simológico Naciona de México (Jovani Pérez/Infobae)

Los sismos y su relación con el Cinturón de Fuego del Pacífico

Chile es uno de los países con más actividad sísmica del planeta, esto se debe a su ubicación geográfica y geotectónica, ya que está dentro de una de las zonas con mayor liberación de energía, en la permanente convergencia de la "Placa de Nazca" y la "Placa Sudamericana", en la llamada zona de subdicción.

Además, el país está ubicado en la zona conocida como Anillo o Cinturón de Fuego del Pacífico, considerada la región con la mayor cantidad de volcanes y temblores del planeta.

Esta zona reúne el 75% de los volcanes que existen en el mundo e incluye más de 450 estructuras volcánicas, además, es donde suceden el 90% de la actividad sísmica a nivel mundial y el 81% de los sismos más fuertes del planeta.

Unicamente en Chile han ocurrido el 50% de los tsunamis de los que se tienen registros en el mundo, según información el Departamento de Gestión de Riesgos en Emergencias y Desastes.

Cinturón de Fuego del Pacífico alcanza toda la costa del Pacífico, iniciando en Chile, pasado por Centroamérica, México, Estados Unidos, recorriendo las Islas Aleutianas, posteriormente baja por las costas de Rusia, Japón, Taiwán y Filipinas, hasta llegar a Nueva Zelanda.

Algunos volcanes que se encuentran en el Anillo de Fuego del Pacífico y que han generado erupciones importantes con cuantiosos daños a escala global, son: el Krakatoa en Indonesia, Monte Fuji en Japón, Monte Santa Elena en Estados Unidos, el Chichón en México y el Nevado del Ruiz en Colombia, entre otros.

Cada vez que ocurre un sismo o erupción relevante en esta región, surge el miedo de que el Anillo de Fuego del Pacifico se "active" provocando más desastres naturales, sin embargo, esto no es posible, ya que cada temblor o actividad volcánica son en su mayoría indepedientes entre sí, es decir, no tienen relación directa.