Pasquale Cosimo Patalano llegó a la Argentina hace apenas 68 años.  Desde entonces, para todos, es Lino Patalano. Artista en serio, productor de las más grandes obras de teatro del país, suerte de padre-hermano de Julio Bocca, Patalano es sinónimo de teatro y especialmente del Maipo de Buenos Aires. Creador de los míticos café concert de los 70 ("El gallo cojo" y "La gallina embarazada") acompañó a todos los mejores artistas del país. Nini Marshall, Jorge Luz, Alfredo Alcón, Norma Aleandro y tantos y tantos.

Con él conversamos del país, de política y, claro, de teatro.

— Se te ve muy bien.

— Bueno, cumplí nada más que 73 años, apenas.

— ¿Y qué es la edad para vos?

— Es una circunstancia. Si la vivís bien, bien, y si la vivís mal, mal, pero podés tener 20 años y vivir mal, o sea lo que pasa que yo empecé muy joven en esto, este año se cumplen 50 años de la primera producción de teatro que hicimos con Elio solos, yo estaba ya en el Regina… Empecé a los 15 años en el grupo musical Ricordi y a los 18 pasé al teatro y siempre tuve maestros, o sea gente grande pero con una generosidad y con una impronta… Entonces para mí nadie tiene edad, no importa la edad, importa si sos boludo o no.

— ¿Hay mucho boludo en este oficio?

— Y hay bastante, más que boludo… yo te digo, yo siempre prefiero alguien malo que alguien boludo.

— El malo algún talento tiene.

— Y al malo sabes cómo tratarlo; al ingenuo, al boludo, ¿cómo haces?

— Totalmente. Y hoy estás laburando otra vez, decíamos fuera de cámara, otra vez en tiempos de crisis, otra vez donde sabemos que la gente si recorta, recorta la diversión, el entretenimiento ¿cómo lo estás viviendo?

— Mirá yo creo que esta vez es una de las peores crisis, no porque sea la parte económica la peor de las veces, porque hemos pasado guerras y revoluciones como dice Nacha Guevara en una de las canciones, sino que ya estamos hartos y aburridos de que siempre nos vuelve a pasar lo mismo, y yo veo desanimo y hasta yo me siento con desanimo, qué querés que te diga.

— ¿Y se nota, lo notas del público?

— En este momento no tanto, ¿sabes por qué? Porque la gente hace unos meses, cuando no sabía qué iba a pasar, queda paralizada y no sale, cuando ya sabés que te fuiste a la mierda, ahí decís "voy a comer afuera, igual no sé si me van a dar la plata, qué me va a pasar" y la realidad es que el teatro está andando bastante bien en cuanto a público, pero en cuanto a dinero no porque hace tres años o cuatro que no aumentamos las entradas. Para mí ir al teatro es una ceremonia, yo por ejemplo me preocupo siempre de que el señor que atraviesa la puerta de tu casa tiene que sentirse agasajado y desde el trayecto de la boletería a su asiento tiene que sacarse de encima todo el karma y la mala onda y los quilombos que trae de la calle.

— Bueno, el Maipo es especialmente cariñoso con el público.

— ¡Y si vivimos de ellos!

— Lino, ¿la situación social te obliga a programar distinto?

— No, uno hace lo que le parece y cuando coincidís con la gente es maravilloso… Por ejemplo Carla Calabrese, que es la directora de El perro y la productora, iba a hacer un musical y tenia los derechos de El perro y como tenía muchos musicales le digo "Carla, ¿por qué no haces el perro primero?". Porque además, independientemente del musical, es una cosa tan actual, tan sensible, tan increíble que es muy bueno en este momento porque además realmente yo veo que toda la tecnología está en función de la dramaturgia o de la literatura o de la actuación, o sea porque por lo general cuando hay mucha producción y mucha artillería pesada, si es una revista, si es una comedia musical, si es una comedia o un music hall pero nunca en función de una obra dramática, esto es una comedia dramática, porque además es un canto  a la vida y realmente la gente adora, y con el chico que eligió Carla, Iñaki Aldao que yo creo que nació una estrella, 19 años, muy poca experiencia…

— Cuando hablamos de El perro, aclararemos que es "El curioso incidente del perro a medianoche"

— A mí me cuesta tres millones de pensamientos todo el título de corrido. 

— Y está andando bien.

— Muy bien, está agotando todas las funciones, pero además está andando muy bien lo de Nico Vázquez, está andando muy bien Carcajada salvaje, está andando muy bien Cabaret, lo de Minujin… El problema se ve cuando hacás la suma y la resta de lo que gastaste, porque hace mucho que no se aumentan las entradas y entonces ahí el productor es el perjudicado, antes uno podía con un éxito podía bancar 10 fracasos, ahora con un éxito no bancás ni el éxito. 

— ¿Contame cómo te llevás con los actores que se involucran mucho políticamente?

— Bueno, yo por lo general no me meto en esa parte, nunca me metí, vos imaginate que yo pasé por todos los targets… Cada no es dueño de hacer lo que quiera y cómo quiera, yo por ejemplo cuando tuve a Pinti en Pinti canta las 40, el Maipo cumple 90, tenia Movicom y entonces un canje con Movicom y Pinti decía: "No, los teléfonos celulares esa porquería que es incomodo y los estúpidos que te dicen hola, estoy a media cuadra." Hizo toda una apología en contra del celular, me sacaron el canje. Y no le dije no lo digas, yo creo que el actor tiene que tener su libertad y de elegir lo que quiera, pero en definitiva lo que no tendría es tener que involucrarse como si el gobierno de turno fuera su mecenas, ahí es donde no me cae bien, pero tampoco se lo digo, cada uno hace lo que quiere.

— Recién hablabas de Pinti y yo creo que, por ahí como uno vive en la misma época no toma dimensión, ¿qué es Enrique Pinti para vos, Lino?

— Yo a él su primer unipersonal en el año 73, Historias recogidas, era un espectáculo que se iba a llamar Una clase de historia, le digo: "Enrique, una clase de historia no te va a venir a ver ni tu abuela", entonces yo le puse el título Historias recogidas y de ahí Enrique fue creciendo, creciendo, creciendo, hasta convertirse en un exponente con una claridad, con una objetividad sin ningún partidismo… Él era un francotirador anarquista sobre el escenario.

— Contame la historia de cómo conseguís que una tal Niní Marshall se suba a hacer Se nos fue de repente.

— Bueno, esos son los milagros, es lo mismo que cuando fuimos con Elio a buscar a Liza Minelli que todos la querían traer y fuimos y después la fuimos a saludar, y el productor, el empresario, el representante, dice "bueno, ellos son uno de los que quieren que vayas a Buenos Aires", yo no hablo inglés, yo le hablaba en italiano y Elio en inglés, que vayas a Buenos Aires y demás y ella dijo no, ellos me vinieron a ver a mí ¿cómo yo no voy a ir con ellos? Y se terminó la negociación. Caballero, pobre, que estaba en el medio y un montón de gente. Y Niní se había retirado, después de trabajar con Thelma Biral porque había tenido un problema afectivo, su marido..

— Se fue.

— Se fue, pero se fue a vivir con una chica a la planta baja de donde vivía, que era la oficina y ella vivía en el loft del noveno y ahí entró en crisis y bueno, y con Elio fuimos Cipe Lincovsky que estaba haciendo un gran éxito en El gallo cojo, se iba a hacer La vuelta al hogar, dirigida por Renán y empezamos a buscar alternativas, y entre las alternativas estaba Tato Bores, Niní Marshall y gente de teatro, el clan Stivel que habían tenido una crisis, y ahí finalmente Marilina Ross hace Solita y sola que ahora la dirige en el Maipo, que tuvo que terminarse, la tuvimos que sacar por el techo porque la vinieron a matar en el año 74, cuando la Triple A y era un gobierno democrático, todavía no estaban los militares e íbamos a lo de Niní todo el tiempo, y era maravilloso porque si eran las 5 de la tarde té con scones, si eran las 7 de la tarde el whisky, además muy graciosa y siempre leyendo. Y finalmente un día, pero no le encontraba la forma, ella ya había hecho café concert en Chile y debuta Marilina y resulta que ve que Marilina, Solita y sola, lo mismo que hace ahora Marta Mediavilla maravillosamente bien, para cambiarse de ropa y demás había una voz en off que era la de Carela que hay un muñeco gigante que era el padre, la madre, la política, la Iglesia y demás, y dice: "Ya está, mientras me cambio de ropa de los personajes, voy y en off hago una charla de los otros personajes", y un día dice: "Bueno…" y siempre nos leía cosas "Les voy a leer algo que escribí en el año cuarenta y pico que obviamente no se puede hacer", era el velorio del zapatero del barrio donde entraban todos los personajes a saludar a la viuda y se nos fue de repente, se acostó vivo y se despertó muerto, se murió sin avisar, de incógnito se murió, bueno, y a partir de ahí armamos Se nos fue de repente y armamos en Mar del Plata El gallo cojo igual que en Buenos Aires, en donde ahora es el teatro Santa Fe y para estrenar Se nos fue de repente, el día antes del estreno era el ensayo general, Niní se pone nerviosa, baja al escenario y dice: "Chicos, yo los indemnizo pero no debuto". Yo dije: "Niní con todo respeto que me merece, ¿se puede dejar de joder? Va al hotel y mañana viene a hacer la función." Al otro día estábamos, imaginate habíamos gastado una fortuna, vino hizo la función, 1.500 funciones, dice que si no hubiese sido por el "déjese de joder", no actuaba, no debutaba.

— ¿Hay herencia de eso, Niní generó herencia de eso?

— Sí, generó, bueno, todos los humoristas a partir de Niní por ejemplo en un momento dado fuimos a ver a La Chona, que todo el mundo decía que la imitaba, fuimos con Niní y la imitaba, pero Niní dice: "Si hice de todo, si yo todo lo hice, qué bueno que alguien lo pueda hacer."

— Claro, qué difícil encontrar algo distinto a todo lo que había hecho.

— Sí, porque aparte no dejó pie con cabeza.

— Claro.

— Porque bienudas, pobres, gallegas, italianas, mexicanas.

— Sí, claro.

— Una genia, bueno y después cuando se estrenó, porque Marilú Marini hizo un espectáculo que se llamó Niní, con textos de Niní en Paris, antes Arias había hecho Mortadela, donde le había puesto textos de Niní y Marilú Marini la hacía en francés, yo no podía creer que la gente se riera porque era en francés, entonces le digo a Niní un día: "Niní, ¿a usted le molestaría que…?" Porque ella era muy cuidadosa. Le ofrecían fortunas por sus libretos y no los daba, se los daba a los travestis.

— Para que pudieran hacerla.

— Entonces me dice: "Lino, no sólo estoy feliz que lo hagan sino te juro que no me muero hasta después del estreno", tenía 94 años, se estrenó, estuvo ella en el estreno y a los 3 meses cambió de estado.

— ¿Qué te pasa con los políticos? Yo siempre digo muchas veces nosotros cuando entrevistamos a los políticos no les preguntamos si van al teatro, van al cine, leen… Vos que tenés tantos años en este medio, presidentes, gobernadores, ¿van al teatro o los ves poco?

— No, muy poco. Muy poco. Lo que pasa es que el político cuando llega a su puesto, pierde independencia, yo creo que por ejemplo, he conocido políticos por ejemplo Alfonsín, Menem, o sea te estoy hablando de dos corrientes qué pasaba, los primeros meses o años salían, iban a comer, los encontrabas en cualquier lado, después los va encerrando el circulo vicioso y dicen que los cuidan y los ponen en una cajita de cristal y cuando quieren rozar la cajita de cristal es un blindex a prueba de balas y demás y ya no escuchás más nada alrededor y no pueden vivir la vida ¿no?

— ¿Y qué te pasa con Macri?

— Macri es un tipo que a mí me gustaba mucho porque había salvado a Boca y había reabierto el Colón y había hecho cosas en la Ciudad…Esta ciudad desde Cacciatore que se hizo la autopista no se había hecho nada. Pero después con esto que está pasando…

— ¿Y con Cristina? ¿Qué te pasa viéndola?

— Yo tengo un problema con los políticos, yo cuando voy a verlos me venden el buzón…

— Comprás fácil. 

— Sí, sí, con todo, me pasó con todo y me pasó un día con Cristina, un día fuimos con Julio Bocca porque inauguraban una foto y contó lo que veía de películas y demás… Pero estamos a 6 meses de las elecciones ¿por qué alguien no sale a decir "bueno, lo que vamos a hacer si ganamos es esto, esto y aquello?" Todo es entelequia, ¿viste?

— ¿Alguna vez pensaste en hacer la valija y rajarte?

— No, nunca. Mira que yo soy italiano, nacido en Italia, yo en el 82 quebré, con un socio tenía el teatro Bambalinas, que era en Chacabuco, y un día llegué y estaba la puerta cerrada y se había levado todo, y ahí era el momento de irme a Italia o a cualquier lado y no, nunca, nunca.

— ¿Qué es el Maipo para vos?

— El Maipo es una bombonera, esas bomboneras llenas de todo lo rico que a uno le gusta, es un lugar multifacético porque doña Lola Membrives estrenó Bodas de sangre en el Maipo, y toda la movida de stand up que hicimos, que ahora está Dalia Gutmann, lo de Marilina, de todo.

— Y pasaron todos.

— Sí, todos los que llevamos al Liceo. Y después este país es muy cambiante y es como arenas movedizas que de pronto se ponen bien, vos fijate ahora del Centro Cultural Konex vino un grupo de artistas, treinta, más siete músicos, con Gorlero que lo dirigía, bueno, todos en cooperativa, digo pero cómo van a hacer una cooperativa de cuarenta y pico de personas, sí para hacer Hair, digo ¿qué pasaba? Les faltaba la producción, o sea no podían encima poner plata y a la cooperativa nosotros le aportamos la producción y te digo es… esto viene a cuenta de los políticos, y del teatro y de todo, Hair, 51 años, pasa lo mismo, es igual, toda la movida hippie, paz, amor, la discriminación, todo es de una actualidad que te conmueve entonces el mundo, todo lo que uno hizo para que mejorara y demás no sirvió para nada.

— Bueno, salvando las distancias, Chorus Line que también estuvo en el Maipo y que uno decía es muy setenta, y anduvo y sigue andando

— Lamentablemente es como que no aprendemos, como que no cambiamos o como que nos tiran el anzuelo y lo picamos y lo tragamos sin darnos cuenta, es muy, muy difícil ¿viste? Y eso que tenemos el esfuerzo porque esto de que 40 artistas, más Renata Schussheim en vestuario, Magalí en escenografía, Bridsky en el sonido, Gorlero en la dirección, me estoy olvidando de alguien que me va a pegar, Córdoba en la iluminación, toda esa gente, juntarse, para hacer esta maravilla, pero no es la maravilla que ves en el escenario, es poner en valor lo que dice la obra.

— ¿Cuánto coincide tu intuición con lo que pasa? Porque Sunset Boulevard, una puesta maravillosa y Valeria Lynch estaba increíble, me cansé de elogiarla, y no anduvo todo lo bien que se esperaba me parece.

— No, pero yo la quería hacer, no me importaba. Nunca sabés realmente y después donde menos te imaginas, yo qué sé, el otro día me manda Julio Bocca un video de Videomatch, donde habían armado el estudio y Julio Bocca y Eleonora Cassano bailaban Aguas primaverales como si estuvieran bailando en el Colón o el Bolshói. Me lo manda Julio, que está en Rusia dando clases en el Bolshói, me lo manda y se lo mando a Tinelli porque me emocionó, se murió con eso, y también eso era televisión.

— Julio Bocca, aparte yo sé que es tu amigo y tu adoradísimo amigo, ¿para la cultura argentina Julio Bocca qué representa?

— Un antes y un después para la danza, él abrió la danza al mundo, la danza argentina que tenía antecedentes, sacamos la danza a la calle, la gente puede ser lo más humilde que vos quieras, lo menos preparada, pero cuando ve algo sensible, tiene sensibilidad, es mentira que la gente pobre no tiene sensibilidad, la gente pobre es pobre, pero no por eso deja de apreciar el arte, y el arte es lo que hace crecer, hace crecer a la gente.

— ¿Qué vas a hacer cuando seas grande?

— Seguir rompiendo las pelotas.

— Tenés ganas de decir "ésta todavía no pude hacerla", el elenco soñado

— No, lamentablemente, mi madre me llamaba Misión imposible porque yo todo lo que se me ocurre lo hago, y a veces me va no mal, peor, pero bueno, como de lo que hago y sigo haciendo cosas y nada, seguiré haciendo mientras me dé la cabeza y demás y así sea en sillas de ruedas, no me importa.

— Si tenés ganas, sino no pasa nada, porque me parece que un episodio que uno debería dejar pasar pero como pasó en el Maipo, el episodio Darín Bertuccelli. ¿qué te pasa?

— Bueno, Darín con Andrea Pietra salen de gira, hacemos Chile…

— Con Escenas

— Con Escenas…, sí, Chile, Perú, Uruguay, Córdoba, Madrid, Valencia, Zaragoza, Barcelona y Parma de Mallorca

— Pequeñita gira.

— Sí.

— ¿Y mirando el episodio Darín Bertuccelli?

— Yo creo que son problemas humanos que se manejan mal, yo creo que cuando uno está haciendo teatro es lo mismo que cuando está en un trabajo puede haber situaciones que de pronto no son las que uno quiere o las que uno siente y otra cosa no puedo decir, yo realmente no vi ninguna cosa rara, ¿qué queres que te diga? Es un problema de matrimonios, como hacían Escenas, por ejemplo yo con Alfredo Alcón y Norma Aleandro haciendo Viaje de un largo día hacia la noche, la bajamos de cartel porque tanto Alfredo como Norma sufrían terriblemente en las funciones, en lugar de gozarlas, porque era la relación de una madre drogadicta, no sé, Viaje de un largo día hacia la noche, entonces nos juntamos los tres y dijimos ¿qué hacemos? se llenaban todas las funciones, dijimos bueno, hagamos dos meses más y terminamos. 

(Crédito: Santiago Saferstein)(Crédito: Santiago Saferstein)

—¿Y el elenco que nunca pudiste formar o el elenco de tus sueños cuál es?

— No sé.

— Difícil, porque has hecho con todos, ¿no?

— No, sí, no, realmente trabajé… Porque además no es que tengo un elenco soñado, tengo una historia que de pronto me gusta ¿viste? Por ejemplo lo de Solita y sola, me decían ¿para qué? Primero porque es la mujer de otra óptica, es la vida de una chica y yo creo que en definitiva me gustaba, el sueño que no voy a poder cumplir nunca ya lo sé cuál es.

— ¿Cuál?

— Barbra Streisand.

— ¿Estás seguro que no vas a poder?

— Y por ahora ella dice que cuando cruce al Sur se cae y se muere, así que… Bueno a Sinatra le dijeron lo mismo y finalmente cruzó para que Palito perdiera un millón de dólares.

— Bueno, repasemos, estamos con "El curioso…" en el Maipo, Solita y sola

— Dalia Gutmann en el Maipo, que ahora sale de gira y vuelve, estamos con Hair en el Konex, estamos con la gira de Darín, estamos con Les Luthiers que hacen Coliseo hasta junio, hasta mediados de junio y después vamos a Sevilla, Madrid y salimos de gira por todos lados, estoy con el Ballet Nacional de España, estoy con Gerónimo Rauch que está haciendo El médico en Madrid, un musical maravilloso y seguro que me olvido… Che, estoy haciendo muchas cosas, tendría que parar un poco.

 
 

VER LA ENTREVISTA COMPLETA: