El legado de AMLO y el futuro de Sheinbaum: una transición histórica

Claudia Sheinbaum ha hecho historia al obtener el 59.35% de los votos, superando incluso el porcentaje alcanzado por López Obrador en 2018

Guardar

Nuevo

Mtro Gildardo López, académico de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana
Mtro Gildardo López, académico de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana

La elección de Claudia Sheinbaum como la primera mujer presidenta de México marca un hito en la historia del país. Con una victoria contundente, Sheinbaum no solo ha consolidado el legado de Andrés Manuel López Obrador y su Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), sino que ha reafirmado la voluntad popular de continuar con la Cuarta Transformación. Sin embargo, este triunfo trae consigo desafíos formidables que pondrán a prueba su liderazgo y capacidad para gobernar de manera efectiva.

Claudia Sheinbaum ha hecho historia al obtener el 59.35% de los votos, superando incluso el porcentaje alcanzado por López Obrador en 2018. Este apoyo masivo no solo refleja su popularidad, sino también la aprobación de las políticas de izquierda implementadas durante el último sexenio. La alta participación electoral demuestra que los mexicanos están comprometidos con un proyecto que prioriza la justicia social y el bienestar de los más vulnerables.

Como una figura clave en el círculo cercano de AMLO, Sheinbaum ha apoyado su administración desde la Ciudad de México hasta su campaña presidencial. Su victoria representa una continuidad del proyecto de transformación iniciado por López Obrador. No obstante, la expectativa es que Sheinbaum maneje su gobierno de manera autónoma y efectiva, sin ser una mera extensión de su predecesor. Este equilibrio entre continuidad y autonomía será crucial para su éxito.

Uno de los primeros desafíos que enfrenta Sheinbaum es la aprobación del controvertido Plan “C” de AMLO, que busca modificar la Suprema Corte de Justicia y otros órganos autónomos. AMLO ha presionado para que estas reformas se aprueben antes de finalizar su mandato, generando tensiones con Sheinbaum, quien prefiere un enfoque más cauteloso y dialogado para tranquilizar a los mercados. Este desacuerdo público ya ha provocado una caída en el valor del peso y una mayor volatilidad en el mercado.

REUTERS/Raquel Cunha
REUTERS/Raquel Cunha

El triunfo de Sheinbaum también se extiende al Congreso, donde Morena y sus aliados han logrado una mayoría calificada. Sin embargo, en el Senado solo tienen una mayoría simple, lo que obligará a Sheinbaum a negociar con la oposición para aprobar reformas constitucionales. Esta necesidad de negociación será una prueba de su habilidad política y de su capacidad para construir consensos en un entorno legislativo complejo.

El último año del sexenio de AMLO está viviendo una paradoja difícilmente imaginable en 2018. Problemas graves en estados como Guerrero y Chiapas han desviado la atención hacia la inestabilidad política y social, exacerbada por la inseguridad y la violencia. El huracán Otis y la complicidad de gobiernos locales con el crimen organizado han agravado la situación en Guerrero, mientras que Chiapas enfrenta una crisis causada por la migración y la indolencia gubernamental.

 (Jovani Pérez)
(Jovani Pérez)

La comunicación política y la construcción de legitimidad juegan un papel crucial en el éxito de cualquier administración. La capacidad de un líder para comunicar eficazmente sus políticas y acciones es fundamental para mantener el apoyo popular y la estabilidad política. Sheinbaum deberá emplear estrategias comunicativas similares a las de AMLO, quien ha demostrado ser un maestro en utilizar la comunicación política para construir una narrativa favorable y movilizar a sus bases. Su narrativa deberá enfatizar la continuidad con el proyecto de AMLO, al tiempo que proyecta una imagen de liderazgo independiente y capacidad para abordar los desafíos actuales.

La elección de Claudia Sheinbaum como presidenta de México es un logro monumental que refleja un cambio significativo en la política del país. Su desafío ahora es gobernar con eficacia y mantener la continuidad del proyecto de AMLO, mientras establece su propio legado y aborda los problemas urgentes que enfrenta México. La historia política del país sugiere que las transiciones de poder siempre son complejas, pero también presentan oportunidades para la renovación y el progreso. Con su victoria, Sheinbaum tiene la oportunidad de redefinir el liderazgo en México y guiar al país hacia un futuro más próspero y justo.

Guardar

Nuevo