Benjamín Serment Rosique, el joven condenado por asesinar a sus padres para cobrar un seguro de vida

Las investigaciones señalan que Benjamín y su novia ofrecieron un total de 200 mil pesos por ambos crímenes

Guardar

Nuevo

Pamela Soto y Benjamín Serment fueron condenados por el crimen. (FGJCDMX)
Pamela Soto y Benjamín Serment fueron condenados por el crimen. (FGJCDMX)

La tarde del 27 de agosto de 2016, el cineasta León Serment Guerrero y su esposa Adriana Rosique Manjarrez caminaban por las calles de la colonia Merced Gómez en compañía de su hijo, Benjamín Serment Rosique.

El muchacho y su padre acompañaron a Adriana Rosique a tomar un taxi y, momentos después, fueron abordados por dos personas que trataron de asaltarlos. La versión compartida inicialmente por Benjamín refiere que habría sido un caso genuino de asalto, pero las investigaciones posteriores sugieren que habría sido planeado.

Benjamín Serment habría manifestado su intención de acabar con la vida del cineasta y de su madre debido a la mala relación que tenía con ellos y a su aparente deseo de cobrar los seguros de vida correspondientes.

Para lograr su cometido, Benjamín elaboró un plan con ayuda de su novia, Pamela Soto Miranda. Las declaraciones ministeriales apuntan que la pareja le ofreció 100 mil pesos por cada asesinato a Alejandro Domínguez Hernández, expolicía de la Ciudad de México, y a Sarahí Navarrete, novia de este último.

“Mi novia [Sarahí Navarrete] me manifestó que derivado de la nula atención, Benjamín quería matar a sus padres, como me manifestó mi pareja sentimental que tenía contacto con Benjamín”, declaró Alejandro Domínguez ante las autoridades. Según su versión, el plan fue acordado a las afueras de la estación del Metro Miguel Ángel de Quevedo. Ahí, Benjamín y Pamela le pidieron a la otra pareja que les ayudaran, ante lo cual aceptaron.

Alejandro Domínguez y Sarahí Navarrete, minutos antes de atacar a León Serment. (Fiscalía de la CDMX)
Alejandro Domínguez y Sarahí Navarrete, minutos antes de atacar a León Serment. (Fiscalía de la CDMX)

“No le voy a mentir, teníamos problemas como todo padre e hijo. Discutíamos de vez en cuando”, manifestó Benjamín en una entrevista con Joaquín López Dóriga para N+ desde el interior del Reclusorio Norte.

En esa conversación, Benjamín afirmó que no tenía intenciones de matar a sus padres. “Lo más que llegué a pensar es que me quiero desaparecer, quiero hacer mi vida y no volver a tener contacto con ellos”, expresó.

Durante el supuesto asalto del 27 de agosto de 2016, Ángel y Sarahí, haciéndose pasar por supuestos atracadores, abordaron a León Serment y a su hijo cuando iban de regreso a su departamento. Benjamín se tiró al suelo para abrazar a su perro mientras los atacantes golpeaban y apuñalaban a su padre.

El informe de la necropsia que se le realizó al cuerpo del cineasta reveló que murió por las 46 heridas de arma punzocortante que recibió durante el ataque en el cual Benjamín resultó ileso.

Semanas después, el 19 de septiembre, Benjamín salió del domicilio de su madre durante la madrugada con el pretexto de que su novia, Pamela, había tenido una emergencia médica.

Como parte del plan para acabar también con la vida de la productora Adriana Rosique, Benjamín dejó la puerta de la casa abierta para que Alejandro y Sarahí entraran libremente.

Alejandro, Sarahí, Pamela y Benjamín fueron detenidos poco después del asesinato de Adriana Rosique. (FGJCDMX)
Alejandro, Sarahí, Pamela y Benjamín fueron detenidos poco después del asesinato de Adriana Rosique. (FGJCDMX)

El cuerpo de Rosique fue hallado colgado del barandal de su vivienda. Las primeras versiones apuntaban a un supuesto suicidio, debido a que no presentaba signos de haber opuesto resistencia. No obstante, se presume que esto último habría sido consecuencia de que fue drogada por sus asesinos.

En junio de 2017 Sarahí fue condenada a 13 años y cuatro meses de prisión, luego de haber admitido su responsabilidad en el homicidio de León Serment.

Cuatro meses después, concretamente el 18 de octubre, Benjamín y Pamela recibieron una sentencia de 33 años de cárcel por el crimen contra el cineasta y la productora Adriana Rosique, luego de que también aceptaran su participación.

Derivado de su responsabilidad en los homicidios, el Tribunal de Enjuiciamiento determinó que a ambos se les negara cualquier sustitución de prisión o el beneficio de suspensión condicional de la ejecución de la pena, debido a que la conducta que cometieron se castiga con más de cinco años de cárcel.

Además, su condena incluye la pérdida de los derechos que Benjamín pudiera tener respecto a las víctimas, incluidos los de carácter sucesorio, como cualquier posible herencia.

Respecto al expolicía Alejandro Domínguez, el gobierno de la Ciudad de México, encabezado en ese entonces por Miguel Ángel Mancera, reconoció que no pasó los exámenes de control de confianza, por lo que fue despedido. Fue vinculado a proceso por el crimen de los padres de Benjamín, pero hasta la presente publicación se desconoce su estatus jurídico.

Guardar

Nuevo