Ésta es la historia detrás de la frase “Préstame tu peine y péiname el alma” de la canción ‘Viento’ de Caifanes

Este disco emblemático logra una posición destacada gracias a su innovadora combinación de géneros, marcando un antes y un después en la escena rockera.

Guardar

Nuevo

El álbum debut de Caifanes marcó un antes y un después en el rock mexicano en 1988
El álbum debut de Caifanes marcó un antes y un después en el rock mexicano en 1988

El álbum debut de Caifanes, lanzado el 28 de agosto de 1988, marcó un hito en la historia del rock mexicano, fusionando el rock gótico europeo con sonidos autóctonos de México. Conocido también como Volumen I, este disco se consolidó como un referente en la música iberoamericana, ubicándose en la posición 69 entre los mejores álbumes del rock en español, según la revista estadounidense Alborde.

Caifanes emergió como cuarteto, compuesto por Saúl Hernández (voz y guitarra), Diego Herrera (teclados), Sabo Romo (bajo) y Alfonso André (batería), distinguiéndose por su estilo y apariencia ‘dark’. Los sencillos destacados del álbum incluyen: “Mátenme porque me muero”, “La negra Tomasa” y “Viento”. Este trabajo no solo desafió las expectativas musicales del momento, sino que también redefinió el papel de los artistas mexicanos en un ámbito dominado por músicos españoles y argentinos.

El impacto de Caifanes en el panorama musical no fue accidental. Después de un silencio impuesto al rock mexicano por diversas circunstancias políticas y sociales, como la Masacre de Tlatelolco y el Festival Rock y Ruedas de Avándaro, que llevaron a la prohibición del género en medios y espacios públicos, la banda logró revitalizar la escena rockera del país. Esta revitalización no solo reflejó una evolución musical sino también una rebelión contra las restricciones culturales y sociales de la época.

Caifanes fusiona el rock gótico europeo con melodías ancestrales mexicanas, creando un sonido único
Caifanes fusiona el rock gótico europeo con melodías ancestrales mexicanas, creando un sonido único

Durante la producción del álbum, la banda y su productor, Cachorro López, optaron por un enfoque menos convencional al trabajo de estudio, caracterizado por la espontaneidad y la experimentación, lo que resultó en un sonido distintivo y auténtico.

La colaboración con Gustavo Cerati en la guitarra para “La Bestia Humana” agregó un valor adicional al proyecto. Más allá de los aspectos técnicos, el álbum es un testimonio de la herencia cultural de la banda, que busca fusionar influencias musicales globales con elementos tradicionales mexicanos, como se evidencia en temas como “La Negra Tomasa”.

Historia de la cannción ‘Viento’ de Caifanes

Saúl Hernández, líder del icónico grupo de rock mexicano Caifanes, reveló la historia detrás de una de las frases más emblemáticas de la banda, contenida en la canción “Viento”. Esta melodía, que se ha convertido en un clásico dentro de la discografía del grupo y un himno generacional, alberga la línea “Préstame tu peine y péiname el alma”, una metáfora que ejemplifica el estilo lírico distintivo de Caifanes.

La historia detrás de esta frase fue compartida por el músico, destacando un encuentro casual que se convirtió en fuente de inspiración. Según el cantante, el origen de estos versos remonta a una noche en la Ciudad de México, antes de que Caifanes grabase su primer disco.

"Mátenme porque me muero", "La negra Tomasa" y "Viento" destacan entre los sencillos del primer álbum de Caifanes
"Mátenme porque me muero", "La negra Tomasa" y "Viento" destacan entre los sencillos del primer álbum de Caifanes

Hernández, acompañado por Diego Herrera, tecladista y saxofonista de la banda, estaban cenando tacos cuando un hombre mayor aproximadamente de 70 años se les acercó. Lo que inicialmente parecía ser un enfrentamiento debido a su atrevido estilo de cabello, comparado por algunos con el grupo The Cure, pero humorísticamente referido por Hernández como “Trucutrú”, aludiendo al personaje interpretado por el actor mexicano Tin-Tan, resultó ser un gesto de apreciación hacia la audacia de los jóvenes músicos.

“Hace mucho tiempo, Diego y yo, cuando todavía no grabábamos ningún disco, estábamos apenas empezando toda esta historia… y estábamos comiéndonos unos tacos en la Ciudad de México. Entonces salíamos con los pelos parados. ¡Muchos dicen que era como The Cure!, pero no… Era como Trucutrú (un personaje) del actor Tin-Tan”

El caso es que en una mesa había una pareja, ya grande; de unos 70 años, me imagino. El señor nos miraba con una intensidad bastante curiosa… se levanta, va hacia nosotros y nos dice: «¡Quiero felicitarlos por tener los huevos para salir con esa facha a la calle!»

La banda desafía las expectativas y redefine el papel de los músicos mexicanos en el panorama musical latinoamericano
La banda desafía las expectativas y redefine el papel de los músicos mexicanos en el panorama musical latinoamericano

El señor, capturando la atención de Hernández y Herrera, les entregó una servilleta en la que había escrito la frase “¡Préstame tu peine y péiname el alma!”. Esta interacción, marcada por la espontaneidad y la generosidad de un desconocido, inspiró a Hernández a incorporar la línea en lo que eventualmente se convirtió en una de las canciones más queridas de Caifanes.

Guardar

Nuevo