Esto le pasa a tu cuerpo cuando se te “sube el azúcar”

Este desequilibrio puede afectar numerosos órganos, incluidos el corazón, los riñones y el cerebro

Compartir
Compartir articulo
Un joven se realiza la prueba de la diabetes (Shutterstock)
Un joven se realiza la prueba de la diabetes (Shutterstock)

El cuerpo humano necesita diversos sustratos para funcionar correctamente, entre ellos la glucosa, la cual es fundamental para que nuestro organismo obtenga energía, sin embargo, el exceso de azúcar puede tener consecuencias y nuestro sistema tiene un límite.

La hiperglucemia, un exceso de azúcar en la sangre, puede no manifestar síntomas de dolor o malestar inmediato, pero sus efectos a largo plazo representan un riesgo grave para la salud, incluyendo daños a órganos vitales y el desencadenamiento de enfermedades como la diabetes.

México se encuentra entre los países con más altas tasas de prevalencia de diabetes tipo 2 en el mundo, lo que representa un problema significativo debido a las complicaciones asociadas a esta enfermedad, como son las enfermedades cardiovasculares, insuficiencia renal, amputaciones y ceguera.

Sergio Alberto Mendoza Álvarez, experto de la División de Estudios del Posgrado de la Facultad de Medicina de la UNAM, explicó la importancia del equilibrio de la glucosa en el cuerpo y el papel crucial de la insulina.

Variedad de golosinas coloridas que reflejan la tentación y los riesgos de una mala alimentación - (Imagen Ilustrativa Infobae)
Variedad de golosinas coloridas que reflejan la tentación y los riesgos de una mala alimentación - (Imagen Ilustrativa Infobae)

La glucosa se absorbe en el intestino y se convierte en la principal fuente de energía para el cuerpo, sin embargo, cuando se produce en exceso y no es adecuadamente regulada debido a una producción insuficiente de insulina por el páncreas, se acumula en la sangre, provocando inflamación y daño a los tejidos.

Este desequilibrio puede afectar numerosos órganos, incluidos el corazón, los riñones y el cerebro, y podría conllevar a complicaciones severas como el coma diabético y enfermedades cardiacas y hepáticas.

Mendoza Álvarez resaltó que el cuidado preventivo mediante la mejora de hábitos alimenticios y la actividad física es esencial para mitigar el riesgo de desarrollar estas condiciones.

Mendoza Álvarez subraya que, además de la medicina preventiva, existen tratamientos efectivos que permiten a los pacientes manejar tanto la diabetes como la hiperglucemia, manteniendo una buena calidad de vida. Los tratamientos no farmacológicos, tales como la regulación del consumo de carbohidratos y la selección cuidadosa de alimentos bajos en azúcar, desempeñan un papel clave en el control de estos niveles de glucosa.

La intervención temprana y el seguimiento médico son cruciales para prevenir las consecuencias adversas de un exceso de glucosa en el cuerpo, defendió el académico de la UNAM. Promover un estilo de vida saludable y una mayor conciencia sobre los riesgos asociados a la hiperglucemia puede significar una diferencia vital en la prevención de trastornos metabólicos y sus complicaciones subsecuentes.

El Azúcar refinada podría ocasionar enfermedades como diabetes e hígado graso - crédito Freepik /montaje de Infobae
El Azúcar refinada podría ocasionar enfermedades como diabetes e hígado graso - crédito Freepik /montaje de Infobae

México padece por la diabetes

La crisis de salud pública en México por la diabetes es considerada grave y constituye uno de los principales retos sanitarios que enfrenta el país.

El aumento de la incidencia de diabetes en México se atribuye a múltiples factores, incluyendo cambios en el estilo de vida, como son la reducción en la actividad física y el aumento en el consumo de alimentos procesados ricos en azúcares y grasas. Además, factores genéticos y el envejecimiento de la población también contribuyen a la prevalencia de esta enfermedad.

La diabetes no solo afecta la calidad de vida de los individuos, sino que también impone una carga económica significativa sobre el sistema de salud pública y la economía del país en general, debido a los costes asociados al tratamiento de la enfermedad y sus complicaciones, así como a la pérdida de productividad laboral.

Las autoridades de salud en México han implementado diversas estrategias y programas para combatir esta epidemia, incluyendo campañas de concienciación sobre la importancia de la dieta y el ejercicio, mejoras en el etiquetado de alimentos y bebidas, y esfuerzos para mejorar el acceso al tratamiento y cuidado de la diabetes. Sin embargo, el desafío persiste y requiere de la colaboración entre el gobierno, el sector privado y la ciudadanía para lograr un impacto significativo en la reducción de la prevalencia y las consecuencias de la diabetes en México.