Esto es lo que le ocurre potencialmente a tu cuerpo si no le quitas las pepitas a los chiles antes de comerlos

México, siendo el centro de origen de diversas especies de chile, ha integrado el picante en su dieta desde épocas prehispánicas

Compartir
Compartir articulo
Desde un punto de vista nutricional y de salud, se le atribuyen al consumo de alimentos picantes diversos beneficios, como la estimulación del metabolismo y la mejora en la digestión.
- (Imagen ilustrativa Infobae)
Desde un punto de vista nutricional y de salud, se le atribuyen al consumo de alimentos picantes diversos beneficios, como la estimulación del metabolismo y la mejora en la digestión. - (Imagen ilustrativa Infobae)

La inclinación de los mexicanos hacia el consumo de picante es parte fundamental de su cultura e identidad, arraigada en una historia que se extiende a lo largo de milenios. México, siendo el centro de origen de diversas especies de chile, ha integrado el picante en su dieta desde épocas prehispánicas.

Esta predilección no solo se debe a la amplia disponibilidad de chiles, que son ingredientes clave en muchas recetas tradicionales, sino también a los significados culturales y sociales asociados con su consumo. El picante en la gastronomía mexicana va más allá del mero sabor; representa una herencia ancestral, transmitiendo sensaciones, emociones y recuerdos colectivos.

Desde un punto de vista nutricional y de salud, se le atribuyen al consumo de alimentos picantes diversos beneficios, como la estimulación del metabolismo y la mejora en la digestión. Estos efectos se deben principalmente a la capsaicina, el compuesto químico responsable de la sensación de ardor. A su vez, el picante ha sido asociado con propiedades antimicrobianas, que en tiempos prehispánicos podían haber contribuido a la conservación de los alimentos.

Consumir chiles sin quitarles las pepitas puede tener varios efectos en el cuerpo, principalmente debido a que estas contienen altas concentraciones de capsaicina. - (Imagen ilustrativa Infobae)
Consumir chiles sin quitarles las pepitas puede tener varios efectos en el cuerpo, principalmente debido a que estas contienen altas concentraciones de capsaicina. - (Imagen ilustrativa Infobae)

En un aspecto más social, el picante simboliza unidad y ofrece un sentido de pertenencia, al ser un elemento constante en las celebraciones y reuniones familiares. La diversidad de chiles permite crear una gran variedad de salsas y platillos, cada uno con un grado distinto de picor, lo cual hace que su presencia sea omnipresente en la cocina mexicana.

En resumen, la preferencia de los mexicanos por el picante es el resultado de una compleja interacción de factores históricos, culturales, sociales y de salud. El picante no solo enriquece gastronómicamente hablando, sino que también fortalece la identidad y cohesión social, evidenciando su papel indispensable en la cultura mexicana.

Más pepitas, menos vida

Consumir chiles sin quitarles las pepitas puede tener varios efectos en el cuerpo, principalmente debido a que estas contienen altas concentraciones de capsaicina, el compuesto activo que les da su característico sabor picante. La ingesta de pepitas de chile puede potenciar la intensidad del picor y provocar una reacción más fuerte en el sistema digestivo.

En algunas personas, el consumo de grandes cantidades de capsaicina, especialmente si no están acostumbradas, puede causar molestias estomacales como acidez o ardor en el estómago. Esto se debe a que la capsaicina puede irritar las mucosas del tracto gastrointestinal.

Además, las pepitas de chile, al ser más difíciles de digerir, pueden incrementar la sensación de malestar en individuos con un sistema digestivo sensible, contribuyendo a síntomas como diarrea o gases. Sin embargo, la tolerancia al picante varía significativamente entre diferentes personas, y mientras algunas pueden experimentar molestias, otras pueden consumir chiles con semillas sin efectos adversos notables.

En algunas personas, el consumo de grandes cantidades de capsaicina, especialmente si no están acostumbradas, puede causar molestias estomacales. (Freepik)
En algunas personas, el consumo de grandes cantidades de capsaicina, especialmente si no están acostumbradas, puede causar molestias estomacales. (Freepik)

Es importante mencionar también que, aunque la capsaicina puede causar molestias a corto plazo, sus efectos a largo plazo en personas saludables no suelen ser perjudiciales, e incluso se han realizado estudios que sugieren beneficios para la salud relacionados con el consumo moderado de picante, como efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

Por lo tanto, la decisión de quitar o no las pepitas de los chiles antes de consumirlos depende de la tolerancia individual al picante y de cómo el cuerpo de cada quien reacciona ante la capsaicina y las fibras de las semillas.