Esta es la leche que convierte en saludable a cualquier licuado

Mejora tu desayuno con esta bebida rica en nutrientes

Guardar

Nuevo

En cuanto a la leche, se pueden hacer licuados con cualquiera de sus tipos, pero si lo que buscas es hacer aún más saludable la bebida, sin duda tu opción es la leche de almendras

(Imagen ilustrativa Infobae)
En cuanto a la leche, se pueden hacer licuados con cualquiera de sus tipos, pero si lo que buscas es hacer aún más saludable la bebida, sin duda tu opción es la leche de almendras (Imagen ilustrativa Infobae)

Desayunar un licuado siempre será una opción saludable gracias a los ingredientes que lo conforman: frutas, cereales y, por supuesto, leche. La leche es un alimento saludable y necesario para el organismo; sin embargo, hay opciones que son mucho más saludables que otras.

Los licuados pueden aportar diferentes beneficios para el cuerpo humano, y todo depende de los ingredientes que utilices en su preparación. Lo bueno de estas bebidas es que son bastante diversas (las hay de muchos sabores diferentes: plátano, verde, de fresa, de papaya, de melón), y que son bastante fáciles de hacer.

En cuanto a la leche, se pueden hacer licuados con cualquiera de sus tipos, pero si lo que buscas es hacer aún más saludable la bebida, sin duda tu opción es la leche de almendras.

La leche de almendras puede consumirse como sustitución de la leche de origen animal. Este alimento se ha vuelto muy popular en los últimos años debido a los múltiples beneficios que tiene para nuestra salud. Se hace a partir de almendras molidas y agua, lo que la vuelve una bebida con un bajo contenido calórico, además de que tiene muy pocas grasas saturadas.

La leche de almendras puede consumirse como sustitución de la leche de origen animal


(Freepik)
La leche de almendras puede consumirse como sustitución de la leche de origen animal (Freepik)

Una de las grandes diferencias entre la leche de almendras y la de vaca es que la primera no tiene lactosa, tampoco colesterol. Esta particularidad convierte a la leche de almendras en una bebida bastante atractiva para las personas veganas o quienes tienen intolerancia a la lactosa.

La leche de almendras proporciona vitaminas como E y D, minerales como calcio y hierro, aunque en cantidades más bajas que la leche de vaca, a menos que sea fortificada.

Es importante mencionar que su producción requiere menos agua en comparación con la leche de vaca, pero el cultivo intensivo de almendras plantea preocupaciones sobre el uso de recursos y impacto ecológico en regiones específicas donde se cultiva este fruto.

Esta leche cuesta un poco más que la leche tradicional, pero sin duda vale la pena por sus extraordinarios beneficios. Aquí te contamos un poco más la leche de almendras.

¿Cuánta leche de almendras debo tomar? ¿Es segura?

Esta leche cuesta un poco más que la leche tradicional, pero sin duda vale la pena por sus extraordinarios beneficios. Top view
Esta leche cuesta un poco más que la leche tradicional, pero sin duda vale la pena por sus extraordinarios beneficios. Top view

La cantidad de leche de almendras que se puede tomar al día depende de varios factores, como el perfil nutricional individual, la ingesta calórica diaria, y si la leche de almendras está reemplazando otras fuentes de nutrientes en la dieta. En general, un consumo moderado es recomendable, lo que podría equivaler a una o dos porciones diarias, siendo una porción aproximadamente 240 ml (8 onzas).

Es importante considerar el contenido total de calorías y nutrientes de la dieta para asegurar un equilibrio adecuado, especialmente si la leche de almendras se utiliza como reemplazo de la leche de vaca, ya que podría ser necesario compensar los nutrientes que se encuentran en menor cantidad en la leche de almendras, como las proteínas. Se aconseja consultar a un profesional de la salud o nutricionista para obtener recomendaciones personalizadas basadas en necesidades y objetivos de salud específicos.

Una receta saludable y rica con leche de almendras

Pancakes de Leche de Almendras

Ingredientes:

  • 1 taza de harina integral (o la harina de tu preferencia)
  • 2 cucharadas de azúcar morena
  • 1 cucharada de polvo de hornear
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 1 huevo batido
  • 1 taza de leche de almendras
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones:

  • En un tazón grande, mezcla la harina, el azúcar morena, el polvo de hornear y la sal.
  • En otro tazón, combina el huevo batido, la leche de almendras, el aceite vegetal y el extracto de vainilla.
  • Vierte los ingredientes líquidos sobre los ingredientes secos y mezcla suavemente hasta integrar. Evita mezclar en exceso para que los pancakes queden esponjosos.
  • Calienta una sartén a fuego medio y engrasa ligeramente con un poco de aceite o mantequilla.
  • Vierte 1/4 de taza de la mezcla en la sartén caliente por cada pancake.
  • Cocina hasta que aparezcan burbujas en la superficie y los bordes se vean firmes, aproximadamente 2 minutos, luego voltea el pancake y cocina por un minuto adicional o hasta que esté dorado.
  • Repite con el resto de la mezcla.
  • Sirve caliente con tus toppings favoritos, como frutas frescas, miel, jarabe de arce o mantequilla.