Elefanta Annie es trasladada al Zoológico de Aragón en CDMX

La Profepa anunció que quedará a cargo del mismo recinto en que vive la elefanta Ely, tras ser rescatada de un terreno en Jalisco

Compartir
Compartir articulo
Profepa inicia traslado de la elefanta Annie a la CDMX (Foto: Profepa)
Profepa inicia traslado de la elefanta Annie a la CDMX (Foto: Profepa)

La elefanta africana Annie, quien vivía en condiciones inadecuadas en un predio ubicado en Jalisco, quedará a cargo del Zoológico de San Juan de Aragón en la Ciudad de México, informó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

El traslado del animal comenzó este 20 de marzo con la intervención de inspectores de la Oficina de Representación de la Profepa en Jalisco y personal especializado del Zoológico de San Juan de Aragón capacitados para el manejo, contención y reubicación de ejemplares de la vida silvestre.

La dependencia adelantó que en el trayecto habría presencia de agentes de la Guardia Nacional para garantizar las condiciones de seguridad.

Los preparativos para reubicar a Annie comenzaron desde el pasado 13 de marzo, con la colocación del contenedor de acero destinado para el traslado.

Annie quedará a cargo del Zoológico de San Juan de Aragón (Foto: Profepa)
Annie quedará a cargo del Zoológico de San Juan de Aragón (Foto: Profepa)

Profepa explicó que se trata de un contenedor de acero en color verde de 2.44 metros de ancho, por 3.60 metros de alto, por 6.07 metros de largo que fue puesto junto a la jaula de la elefanta para que ésta se familiarizara con el espacio y entrara por voluntad propia.

El organismo precisó en un comunicado que este proceso se llevó a cabo para “reducir al máximo los niveles de estrés del animal, considerando necesario que éste ingresara al contenedor por su propio pie, respetando la prerrogativa de trato digno y respetuoso”.

Años atrás el animal formó parte de un famoso circo, pero luego quedó en el abandono tras la aprobación de una iniciativa impulsada por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), con la que quedó prohibido el uso de animales en espectáculos circenses.

La elefanta Annie vivía en un terreno en el municipio de Lagos de Moreno, amarrada de un pata debajo de un tejabán, contenida por cajas de tráiler.

Así vivía la elefanta Annie en un predio en Jalisco (Cortesía/Ernesto Zazueta)
Así vivía la elefanta Annie en un predio en Jalisco (Cortesía/Ernesto Zazueta)

Profepa aseguró a la paquiderma en febrero de este año luego de una ardua labor por parte de protectores de animales que hicieron difusión del caso e insistieron en la necesidad de que las autoridades intervinieran.

El panorama que el equipo de veterinarios encontró en la visita al predio de Lagos de Moreno era desalentador: Annie estaba desnutrida, baja de peso, con los colmillos cortados de forma incorrecta, con signos de estrés.

Heces pastosas y abdomen distendido fueron algunos de los signos por los que los especialistas determinaron que la elefanta estaba estresada.

También pudieron comprobar que las instalaciones eran inadecuadas, toda vez que no había agua ni lodo, que son elementos indispensables para que los elefantes se puedan hidratar y cuidar su piel.

A lo anterior se suma que los paquidermos son animales altamente sociables y a los que, por lo tanto, el aislamiento les afecta.

Annie vivirá con Ely, “la elefanta más triste del mundo”

El Zoológico de San Juan de Aragón, elegido por Profepa para el traslado de Annie, es hogar de Ely, conocida como “la elefanta más triste del mundo”.

La elección de este recinto como el nuevo hogar de Annie desató críticas, ya que animalistas han acusado en más de una ocasión que Ely no está recibiendo la atención necesaria.

Denuncian que Ely vive enferma y aislada  en el popular zoológico de la CDMX. Foto: ADN 40
Denuncian que Ely vive enferma y aislada en el popular zoológico de la CDMX. Foto: ADN 40

Diana Palafox, activista de la asociación civil Abriendo Jaulas, sostiene que la elefanta tiene artritis en la pata delantera a causa del esfuerzo que hacía cuando realizaba trucos en el circo del que fue rescatada.

Sumado a ello padece de hiperqueratosis, un trastorno que se caracteriza por el engrosamiento de la piel.

Adempas, especialistas han apuntado a que su comportamiento es inusual: tiene movimientos lentos y repetitivos, recarga su cabeza contra la pared, golpea los colmillos contra puertas y barrotes, se come sus heces.

Sin embargo, la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México insiste en que la elefanta está en buenas condiciones y que hay avance en su proceso de socialización con Gipsy, ejemplar de la misma especie que la acompaña desde mayo de 2023.