La costa este de EEUU se hunde y esto afectaría a varios estados de México, señalan especialistas

Este problema es consecuencia del cambio climático el cual provoca un incremento en el nivel del mar

Compartir
Compartir articulo
Las ciudades costeras son las más afectadas (AP)
Las ciudades costeras son las más afectadas (AP)

Los efectos de la crisis y el cambio climático son cada vez más constantes a lo largo del mundo; escases de agua, fenómenos naturales de mayor intensidad así como elevadas temperaturas son algunos de ellos.

Y otro de estos efectos es el hundimiento de las zonas costeras, el cual ocurre debido al incremento en el nivel de los mares. Aunque pudiera no parecer algo grave en realidad lo es, ya que pone el peligro la existencia de las poblaciones que viven en estas zonas geográficas ante la posibilidad de ser tragadas por el mar.

Es justo este riesgo latente el que vive la zona costera de Estados Unidos, donde se encuentran ciudades tan importantes como Nuevo York y Baltimore, tal como lo reveló un estudio reciente que muestra, con imágenes satelitales como prueba, que dicha zona se hunde a una velocidad mayor a la que se tenía contemplado, alcanzando velocidad alarmante de uno a dos milímetros anuales.

Las imágenes satelitales muestran que la velocidad del hundimiento es mayor de lo que se pensaba (NASA)
Las imágenes satelitales muestran que la velocidad del hundimiento es mayor de lo que se pensaba (NASA)

Aunque podríamos pensar que está situación no nos afecta de manera directa, más investigaciones sobre el tema parecen indicar que las consecuencias de tal hundimiento podría extenderse más allá de territorio estadounidense y afectar a varios estados de la zona costera del golfo de México, tales como Tamaulipas, Veracruz, Tabasco e incluso Yucatán.

Así lo señaló el consultor en Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Sustentable, Luciano Quadri Barba, quien en conferencia sobre el tema expresó la costa sur de Tamaulipas y el norte del estado de Veracruz podría verse muy afectados ante el panorama en EE UU debido a que son zonas territoriales bajas, también susceptibles de sufrir hundimiento.

En este sentido, al igual que en EE UU, las ciudades costeras de México podrían enfrentar problemas de inundaciones, llegada de fuertes tormentas, perdida de cultivos así como la posibilidad de que sufran daño infraestructuras como carreteras y líneas ferroviarias.

La zona costera del golfo de México también podría sufrir las consecuencias del hundimiento  (CIRA)
La zona costera del golfo de México también podría sufrir las consecuencias del hundimiento (CIRA)

Un equipo de científicos financiado por la NASA y basado en el Laboratorio de Observación de la Tierra e Innovación de Virginia Tech aseguró que este problema geográfico “está sucediendo lo suficientemente rápido como para amenazar la infraestructura, las tierras de cultivo y los humedales” de los que dependen decenas de millones de personas a lo largo de la costa.

El nivel de alerta al conocer estos datos sube si se considera la proyecciones de otros estudios indican el nivel del mar en la costa este de EE.UU. podría aumentar entre 25 y 35 centímetros en las próximas tres décadas debido al derretimiento de los polos, como consecuencia del cambio climático.

Acciones para combatir el hundimiento costero

La importancia de este descubrimiento radica en las implicaciones que el hundimiento del terreno posee en términos de riesgo para la infraestructura urbana y la vulnerabilidad de estas poblaciones ante posibles desastres naturales derivados, tales como inundaciones.

La aceleración observada en este proceso intensifica las preocupaciones sobre la capacidad de las ciudades para adaptarse y mitigar los efectos adversos asociados, lo que plantea un desafío significativo para los responsables de la planificación urbana y la gestión del riesgo de desastres en estas áreas críticamente afectadas.

El hundimiento, como otros efectos, plantean la necesidad de combatir el cambio climático con acciones integrales (NASA)
El hundimiento, como otros efectos, plantean la necesidad de combatir el cambio climático con acciones integrales (NASA)

En el contexto del cambio climático, existen dos estrategias fundamentales para encarar sus efectos: la mitigación y la adaptación. La mitigación se enfoca en reducir las causas del cambio climático, principalmente a través de la disminución de las emisiones de dióxido de carbono.

Esto puede lograrse mediante la implementación de tecnologías de energías renovables, la promoción del uso de vehículos eléctricos, y otras acciones que apunten a una economía menos dependiente de combustibles fósiles.