¿Buena o mala? Estos son los efectos que tiene la avena en el estómago

La avena no solo es un alimento reconfortante y delicioso, sino que también ofrece una serie de beneficios significativos para la salud digestiva

Compartir
Compartir articulo
La avena no solo es un alimento reconfortante y delicioso, sino que también ofrece una serie de beneficios significativos para la salud digestiva.

Foto: Jovani Pérez
La avena no solo es un alimento reconfortante y delicioso, sino que también ofrece una serie de beneficios significativos para la salud digestiva. Foto: Jovani Pérez

La avena, ese cereal versátil y reconfortante que ha sido un elemento básico en la dieta humana durante siglos, no solo es un alimento delicioso, sino que también ofrece una serie de beneficios sorprendentes para la salud, especialmente cuando se trata del sistema digestivo.

Desde promover la regularidad intestinal hasta estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, la avena es un verdadero tesoro nutricional para nuestro bienestar gastrointestinal. Uno de los aspectos que más distingue este tipo de planta, es ser una fuente excelente de fibra soluble e insoluble, lo cual contribuye a regular la digestión y promover la sensación de saciedad, ayudando así en el control de peso.

Food. Oats on the table
Food. Oats on the table

Ya sea en licuados, fruta, wafles, galletas y hasta sopas, la avena es uno de los nutrientes más versátiles en los platillos gastronómicos. A continuación, dejamos los principales beneficios que tiene la avena con respecto al sistema digestivo:

Amiga del estómago

Una de las características más destacadas de la avena es su alto contenido de fibra, tanto soluble como insoluble. La fibra soluble forma un gel en el tracto digestivo, lo que ayuda a ralentizar la digestión y la absorción de carbohidratos, lo que a su vez contribuye a una sensación de saciedad más duradera. Este efecto puede ser especialmente beneficioso para aquellos que buscan controlar su peso o mejorar su salud metabólica. Por otro lado, la fibra insoluble presente en la avena agrega volumen a las heces y ayuda a promover movimientos intestinales regulares. Esto es fundamental para prevenir el estreñimiento y mantener la salud del colon, reduciendo así el riesgo de desarrollar enfermedades intestinales como la diverticulitis.

(Imagen Ilustrativa Infobae)
(Imagen Ilustrativa Infobae)

Contribuye en la salud intestinal

Por otro lado, la avena no solo es rica en fibra, sino que también contiene prebióticos, que son fibras no digeribles que alimentan las bacterias beneficiosas en el intestino. Al promover el crecimiento de estas bacterias saludables, la avena puede ayudar a mantener un equilibrio adecuado de la flora intestinal, lo que contribuye a una mejor digestión y a una mayor inmunidad.

Aunado a ello, los prebióticos presentes en la avena pueden ayudar a reducir la inflamación en el tracto digestivo, lo que es beneficioso para personas que sufren de enfermedades inflamatorias intestinales como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa.

infobae
Inicia tu jornada con energía y sabor: un tazón repleto de yogur, cereal, avena y jugosos arándanos rojos. Un desayuno equilibrado que combina salud, dieta, nutrición y la vitalidad que necesitas. (Imagen ilustrativa Infobae)
Inicia tu jornada con energía y sabor: un tazón repleto de yogur, cereal, avena y jugosos arándanos rojos. Un desayuno equilibrado que combina salud, dieta, nutrición y la vitalidad que necesitas. (Imagen ilustrativa Infobae)

Desde promover la regularidad intestinal hasta estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y promover la salud intestinal, la avena es un verdadero aliado para mantener nuestro sistema digestivo en óptimas condiciones. Incorporar este cereal nutritivo en nuestra dieta diaria puede ser una excelente manera de mejorarla salud digestiva y el bienestar general.