Así se asemeja el equipo de campaña de Sheinbaum con el de AMLO en 2018, según Loret de Mola

Según el periodista, con el equipo de campaña de Sheinbaum se le trata de disfrazar de moderada, y no de radical como AMLO

Compartir
Compartir articulo
Sheinbaum presentó, hace unos días, a su equipo de campaña. FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM
Sheinbaum presentó, hace unos días, a su equipo de campaña. FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM

Claudia Sheinbaum Pardo, la precandidata a la presidencia de México por el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y sus aliados, el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) dio a conocer, hace unos días, a su equipo de campaña.

Sobre esto habla el periodista Carlos Loret de Mola en su columna Historias de reportero de este miércoles, titulada Claudia recicla el disfraz de moderada, pero Xóchitl... En su texto, Loret señala que ya se echó a andar la estrategia para presentar a Sheinbaum como una izquierdista moderada, pragmática, “que ha aprendido y madurado con los años en el templete”.

Asegura que es lo mismo que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el 2018, y que le funcionó, que fue echar mano de algunos personajes con buena fama pública, e hizo creer que ese sería el tono de su administración, pero una vez que le sirvieron para “conquistar” a un electorado que le temía, los desechó.

Loret recuerda que el equipo que definirá el proyecto de nación de Sheinbaum, lo encabeza Juan Ramón de la Fuente, a quien AMLO hasta había nombrado como secretario de Gobernación en su “gabinete legítimo”, sin embargo, terminó mandándolo a Nueva York a la ONU, y no le dio ni una secretaría de Estado. También, señala Loret, figura Gerardo Esquivel, a quien AMLO había tomado en cuenta para la Secretaría de Hacienda, pero al final lo puso de subsecretario, “lo maltrató, lo empujó al Banco de México de subgobernador, no lo nominó para Gobernador y ni siquiera lo refrendó en el cargo. Terminó saliendo del Gobierno”.

AMLO habría presentado en 2018 a un equipo moderado, y luego lo desechó, según Loret.
AMLO habría presentado en 2018 a un equipo moderado, y luego lo desechó, según Loret.

Recuerda que está Olga Sánchez, a quien López Obrador puso en la Secretaría de Gobernación (Segob), para luego quitarle el poder y exponerla a que la llamaran “florero” y a los tres años volvió al Senado.

“AMLO tenía al exministro Genaro Góngora, Claudia a Zaldívar. AMLO a Germán Martínez, Claudia a Javier Corral. Si él incorporó al expriista Bartlett, ella al expriista Murat. ¿Más evidencias?”, señala.

Loret de Mola dice en su texto que apenas hace unos días Sheinbaum bajó de nivel al “radical” Gerardo Fernández Noroña y nombró de vocera a Tatiana Clouthier, quien ayudó a AMLO a presentar una mejor cara, que fue una pieza clave en su triunfo y a quien luego desdeñó en la Secretaría de Economía, misma de la que renunció a mitad de sexenio en una despedida que también fue vista como maltrato.

Señala que están repitiendo el método, y tiene lógica, pues si ya les funcionó una vez “por qué no intentarlo de nuevo”. En esa operación, a la que Loret de Mola llama “disfracemos a Claudia de moderada” también intervienen medios de comunicación afines, “intelectuales a sueldo, periodistas funcionales y empresarios que amarran contratos”. El mensaje, asegura, será que ella no va a ser igual que AMLO, pues ella no es tan radical.

Xóchitl Gálvez incluyó entre las designaciones que realizó en su equipo a sus hijos Juan Pablo y Diana. (Prensa/Xóchitl Gálvez)
Xóchitl Gálvez incluyó entre las designaciones que realizó en su equipo a sus hijos Juan Pablo y Diana. (Prensa/Xóchitl Gálvez)

Loret critica que luego Xóchitl Gálvez anunció a su equipo de campaña, entre los que se encuentran sus hijos, así como una predecible baraja de “políticos desgastados”. Dice en su texto que ni AMLO se atrevió a tanto.

Dice que Gálvez sabe que cuando un familiar de un político pone un dedo en recursos públicos se expone a críticas de periodistas y golpeteo de sus rivales. Recuerda que ella fue una voz muy relevante en exigir cuentas por la Casa Gris de José Ramón López Beltrán. Señala que los argumentos de Gálvez fueron que por qué ella no puede echar mano de sus hijos y Samuel sí de su esposa Mariana, que ella hacía lo mismo que todos los políticos, solo que era transparente, y garantizó que no ocuparán cargos en su eventual gobierno.

Para Loret, lo de Xóchitl es un error, a menos que no confíe en nadie más, lo que sería un síntoma de que la crisis en esa campaña es peor de lo que imaginamos.