EEUU expresó su decepción por cierre de planta en Coahuila que incumplió los acuerdos del T-MEC

VU Manufacturing violó los derechos laborales de su personal al negarles la libre asociación y contratación colectiva

Compartir
Compartir articulo
(Foto: Facebook/Manufacturas-VU)
(Foto: Facebook/Manufacturas-VU)

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos expresó este martes su “decepción” por el cierre de las instalaciones de VU Manufacturing en la ciudad de Piedras Negras, en el estado de Coahuila.

A través de un comunicado, Thea Lee, subsecretaria adjunta de Trabajo de Estados Unidos para Asuntos Internacionales señaló que la planta de autopartes no se adhirió a un plan de remediación de derechos laborales en virtud del acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Lamentablemente, la empresa socavó la capacidad del sindicato mayoritario para representar a los trabajadores en las negociaciones colectivas y su derecho a la huelga”

“Observamos con decepción la decisión de VU de cerrar sus instalaciones sin adherirse al curso de remediación acordado”, añadió.

La plantilla laboral sumaba más de 400 trabajadores, y el Plan de Remediación, que le permitiría solventar las acusaciones y evitar la imposición de sanciones económicas (como aranceles a sus exportaciones).

El caso supone la primera vez que EEUU reprocha a una empresa en México por incumplir sus compromisos tras una investigación laboral del T-MEC, a diferencia de otros 13 centros de trabajo que también han sido objeto de revisión en el país.

En marzo pasado, ambas naciones se comprometieron a supervisar que VU Manufacturing cumpliera una serie de compromisos para mantenerse neutral en asuntos sindicales y permitir a los trabajadores organizarse libremente.

Sin embargo, una empresa con base en Michigan que no cotiza en bolsa, no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

(Foto: Facebook/Manufacturas-VU)
(Foto: Facebook/Manufacturas-VU)

El Departamento de Trabajo estadounidense instó al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador a evitar represalias contra los extrabajadores de VU cuando busquen nuevos empleos, y a garantizar que la planta realice los pagos oportunos a los empleados despedidos.

“Estados Unidos continuará monitoreando la situación con respecto a Manufacturas VU para verificar que se respeten los derechos de los trabajadores anteriormente empleados por la empresa, que se paguen los salarios pendientes y que ni la empresa ni sus posibles sucesores violen los términos del T-MEC”, se lee en el pronunciamiento.

Al respecto, Pablo Franco, representante de la Red de Asistencia Legal para Trabajadores (ILAW Network, por sus siglas en inglés), comentó que la decisión de cerrar la queja de VU Manufacturing “es un grave precedente, que pone en duda la eficacia del mecanismo laboral de respuesta rápida. Sobre todo, en este caso que se trata de una empresa de capital norteamericano”.

Cabe mencionar que la planta producía piezas para interiores de automóviles, como apoyabrazos y tapicería de puertas para varias marcas, entre otras piezas, para marcas como Toyota, Honda y Chrysler.