Mujer trans acusa a la Biblioteca Vasconcelos de transfobia: “Me tenían como género masculino”

La joven ya cuenta con su documentación oficial en su proceso para cambiar de género por lo que la práctica de cambiar su género incluso es ilegal

Compartir
Compartir articulo
Estas actitudes van totalmente en contra de los principios de la propia biblioteca. 
Foto: Especial
Estas actitudes van totalmente en contra de los principios de la propia biblioteca. Foto: Especial

Si bien la Ciudad de México se ha caracterizado por tener una gran apertura hacia la comunidad LGBTIQ+, esta chica trans capitalina denunció que dentro de las instalaciones de la icónica Biblioteca Vasconcelos fue víctima de transfobia ya que no respetaron el género con el que se identifica.

Desde su cuenta de , la usuaria Kallia relató lo sucedido al interior de uno de los recintos de conocimiento más reconocidos TikTokde la CDMX, donde aseguró que dirigirse a ella con pronombres incorrectos no fue por desconocimiento, sino con intenciones de violentarla.

Pese a que ya cuenta con la actualización de documentos como el INE y el CURP donde se le reconoce como una mujer, uno de los trabajadores del lugar decidió hacer caso omiso a los papeles y la identificó con el género masculino, situación que consideró una clara muestra de transfobia por parte del lugar.

La chica comenta que la persona encargada de entregarle su credencial del lugar fue grosera en todo momento. Crédito: TikTok @kallia_bg

¿Qué sucedió?

De acuerdo con el relato de Kallia, acudió para poder obtener la credencial de la biblioteca y tener acceso al material que se encuentra ahí. Ahí le solicitaron la documentación tradicional para cualquier trámite: credencial electoral, CURP y comprobante de domicilio para verificar que reside en la Ciudad de México.

Ella llevó en regla todo, con la peculiaridad de que únicamente el recibo que utilizó como comprobante de domicilio aún contaba con el nombre masculino con el que fue identificada al momento de su nacimiento, dato que ya está en trámite para poder actualizar, pero que decidieron utilizar para no reconocerla con su género actual.

No hay una situación de ignorancia respecto a que me hayan mal generalizado reiteradas veces en todo este proceso. Me tenían asignada como género masculino, pensaba dejar las cosas pasar pero no quería armar un conflicto”, enfatizó.

Considera inaceptable la conducta de los trabajadores del lugar.
Foto: Captura de Pantalla
Considera inaceptable la conducta de los trabajadores del lugar. Foto: Captura de Pantalla

Esta situación la hizo enojar, pero decidió dejarla pasar para evitar problemas pues solo quería obtener su credencial para tomar libros. Sin embargo, el momento que la llevó a denunciar públicamente estos actos fue cuando se dio cuenta que su contraseña para ingresar al sistema también había sido creada con las iniciales que utilizaba antes de su transición, pese a que incluso sus documentos oficiales dicen otra cosa.

“Cuando recibí mi contraseña me di cuenta que tenía anotadas mis iniciales de mi anterior nombre legal, no hay forma de que la biblioteca se enterara de mi anterior nombre, pero en mi comprobante de domicilio si aparece mi antiguo nombre ya que éste se va actualizar en 30 días. Pero para este punto yo me di cuenta que reciban tanto mis datos que en mi contraseña metieron mis iniciales de mis datos anteriores, es decir, todas las mal generalizaciones que me hicieron eran con dolo, conscientes y obviando toda la documentación que les había dado”, agregó.

Tras pasar un mal rato, la joven decidió acudir al Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) con el objetivo de interponer una denuncia formal en contra de la Biblioteca Vasconcelos.