Ocho toneladas de libros prohibidos: cómo se organizan los libreros de Estados Unidos para rescatar las obras censuradas

El estado de Florida es el que más restringe el acceso a obras sobre identidad de género, segregación racial y orientación sexual. A lo largo de todo el país, lectores y librerías se organizan para combatir esas normas.

Compartir
Compartir articulo
La prohibición de libros destinados a las escuelas crece rápidamente en algunas zonas de Estados Unidos. (Gettyimages)
La prohibición de libros destinados a las escuelas crece rápidamente en algunas zonas de Estados Unidos. (Gettyimages)

Cuando los responsables de una pequeña librería de Asheville, una ciudad en la zona de los Apalaches, en Carolina del Norte, recibieron una llamada de un distribuidor preguntándoles si podían aceptar 22.000 libros rechazados por un distrito escolar de Florida, les pareció un pedido colosal.

Firestorm Books suele almacenar menos de 8.000 libros, títulos que van desde la ficción histórica al solarpunk. El colectivo, que se autodenomina feminista queer, no estaba seguro de dónde colocarlos, y sus clientes no solían buscar libros ilustrados.

“Pensábamos que esto era más grande de lo que podíamos gestionar”, explica Libertie Valance, miembro del grupo que se ocupa de la tienda. “Pero creo que incluso en esa conversación se supo que igual íbamos a hacerlo”.

Y así empezó el viaje para llevar ocho toneladas de libros -la mayoría prohibidos por las leyes estatales de Florida que restringen el debate en las aulas sobre raza, identidad de género y orientación sexual- desde las escuelas públicas del condado de Duval, en Jacksonville, Florida, hasta Asheville, una localidad de corte progresista.

A medida que Florida se convierte en la zona cero de la campaña para eliminar de las escuelas públicas los libros que tratan sobre el racismo y las personas LGBTQ+, más títulos acaban siendo retirados de las estanterías y almacenados en depósitos. Pero la historia de los libros prohibidos del condado de Duval es inusual por cómo termina: Firestorm Books no sólo se ha hecho cargo de los cuentos infantiles rechazados, sino que ahora los envía a cualquiera que los solicite. Muchos de los libros vuelven a Florida.

Los libros vinculados a orientación sexual e identidad de género están entre los más censurados. Crédito: Bryan Anselm / The New York Times
Los libros vinculados a orientación sexual e identidad de género están entre los más censurados. Crédito: Bryan Anselm / The New York Times

“Depende de los padres si no quieren que sus hijos lean un libro”, dijo Armand Rosamilia, autor y residente del condado de Duval que pidió una caja de libros para ponerla en una pequeña biblioteca gratuita frente a su casa. “No debería depender de los políticos”.

Los libros formaban parte de la colección Voces Esenciales del sello Perfection Learning. Se trata de un conjunto de obras para alumnos de primaria con autores y temas diversos. Los títulos incluyen una historia de la bandera arco iris del Orgullo, libros ilustrados sobre figuras emblemáticas como la líder de los derechos civiles Rosa Parks y el relato de una familia que escapa de la esclavitud en Georgia.

Duval encargó 180 títulos de esa colección, pero más tarde descubrió que 48 eran problemáticos, señaló un comunicado emitido por el distrito, concluyendo que algunos incumplían las nuevas leyes educativas de Florida. Algunos fueron devueltos porque habían sido enviados como sustituto de un título no disponible y no eran necesarios.

“Como institución educativa, el principal objetivo del distrito es éste: Ayudar a los niños a aprender a leer”, dijeron las Escuelas Públicas del Condado de Duval en un comunicado. “Hay miles de libros que podemos usar para hacer eso, y el distrito se tomará el tiempo y hará el esfuerzo para garantizar que nuestros estudiantes y maestros tengan acceso a un conjunto diverso y legalmente compatible de libros”.

Al igual que muchos otros grandes distritos escolares en el estado, Duval ha tenido problemas para seguir las nuevas leyes anunciadas por el gobernador republicano Ron DeSantis. Es que la ley de “derechos de los padres” de 2022 prohibió a las escuelas de Florida enseñar a los estudiantes de jardín de infantes a tercer grado sobre temas relacionados con la orientación sexual o la identidad de género. Otra ley aprobada ese año prohibía la instrucción que pudiera hacer que los estudiantes “sintieran culpa, angustia u otras formas de angustia psicológica” por verse obligados a reflexionar sobre malos actos cometidos en el pasado por miembros de su raza.

El gobernador del estado de Florida con un claro mensaje: "No permitamos que Florida se convierta en San Francisco". Crédito: X:@GovRonDeSantis
El gobernador del estado de Florida con un claro mensaje: "No permitamos que Florida se convierta en San Francisco". Crédito: X:@GovRonDeSantis

Una portavoz del Departamento de Educación de Florida dijo que el estado no lleva un registro de cuántos libros se han retirado y qué ha ocurrido con ellos desde que entraron en vigor las nuevas leyes. El estatuto estatal deja en manos de cada distrito escolar la decisión de qué hacer con los libros rechazados. Pueden donarlos, regalarlos, venderlos o reciclarlos. Varios distritos, entre ellos Duval, están almacenando los libros en depósitos mientras se llevan a cabo las revisiones.

Dave Jacks, que observaba los acontecimientos desde Iowa, se sentía frustrado. Como vicepresidente de operaciones del sello Perfection Learning, entendía que su cliente tenía un “gran problema logístico”. Pero tampoco podía revenderlos. Se habían vendido en kits premontados que no habría sido práctico volver a empaquetar. Aun así, quería asegurarse de que esos libros acabaran en las manos adecuadas. Así que aceptó recuperarlos y encontrarles un hogar.

“Estas colecciones están pensadas para niños que, de otro modo, se sentirían excluidos”, afirma. “Creo que todo el mundo debería poder sentirse especial o querido por algo”. Llevó un equipo de Perfection Learning a Jacksonville, donde trabajaron durante casi una semana recuperando los títulos rechazados y empaquetándolos en un semirremolque. Sin embargo, encontrar a alguien que aceptara los libros fue todo un reto. Llamó a librerías de todo el país y nadie parecía tener la voluntad o la capacidad de aceptarlos.

Entonces alguien le habló de Firestorm Books, una pequeña tienda situada en una estación de servicio remodelada de 1956 que vende libros, en su mayoría de editoriales independientes y underground, sirve panadería vegana y café de comercio justo y ofrece “un espacio acogedor, sobrio y antiopresivo” para actos comunitarios.

Jacks pagó la entrega del camión en Asheville, una popular ciudad turística llena de restaurantes de moda y coloridos murales. La “pequeña librería anarquista”, como la describen sus propietarios, vende pegatinas, carteles y tarjetas con lemas como “Aplasta el capitalismo, Juan 2:16″, “Hazte ingobernable” y “La vida no es bella hasta que es bella para todos”. Celebran actos comunitarios como noches de juegos y un Club de Lectura Abolicionista.

Rosa Parks, un emblema de la lucha de la comunidad afro por la igualdad de derechos civiles. Su historia se cuenta en algunos de los libros prohibidos. (Photo by Underwood Archives/Getty Images)
Rosa Parks, un emblema de la lucha de la comunidad afro por la igualdad de derechos civiles. Su historia se cuenta en algunos de los libros prohibidos. (Photo by Underwood Archives/Getty Images)

Cuando el semirremolque llegó a la tienda en noviembre de 2022, el colectivo se puso manos a la obra para encontrar la manera de acoger tantos libros, y al final decidieron alquilar un almacén. Mientras tanto, el debate en Duval sobre los libros se hizo aún más polémico.

Las escuelas públicas de ese condado cuentan con 54 especialistas en medios de comunicación a los que se encomendó la gigantesca tarea de revisar más de 1,6 millones de títulos para determinar cuáles infringían ahora la ley. Mientras realizaban el análisis, el distrito aconsejó a los profesores que “redujeran temporalmente” las colecciones de sus bibliotecas de aula a los libros que habían sido aprobados previamente.

El resultado en algunas escuelas fue inmediato. El profesor suplente Brian Covey publicó un video a principios del año pasado en el que se veían pasillos y pasillos de estanterías vacías en una de las escuelas del condado. El video se hizo viral, encendiendo un debate sobre la censura y poniendo al condado de Duval en el punto de mira nacional. El distrito declaró posteriormente que un “pequeño número de directores” había interpretado las orientaciones sobre los libros que debían retirarse “con mayor intensidad, por exceso de precaución”.

La indignación por los libros prohibidos en las aulas de Duval llegó incluso a los pasillos del Congreso, donde el representante Jim McGovern (demócrata de Massachusetts) leyó el libro Rosa Parks de Perfection Learning en el recinto, para “ver de qué tienen tanto miedo”. El libro estaba en el lote de títulos enviados a Carolina del Norte. Las escuelas de Duval dijeron que ese libro había sido devuelto porque ya tenían historias similares sobre Parks y otros líderes del movimiento por los derechos civiles.

En Asheville, el colectivo Firestorm decidió que encontraría la manera de devolver los libros a Florida. Cuando recibieron los libros por primera vez estaban en proceso de mudanza, y no fue hasta hace tres meses cuando finalmente pusieron en marcha un proyecto para que los libros volvieran a las estanterías de los lectores.

La iniciativa, “¡Vuelven los libros prohibidos!”, ofrece el envío gratuito de los libros prohibidos a quien rellene un formulario de solicitud en línea. Más de un tercio de las solicitudes proceden del condado de Duval y muchas van a parar a familias con bibliotecas comunitarias en sus patios.

La escritora chilena Isabel Allende calificó de "vergonzosa" la censura de libros en escuelas de Florida. EFE/Quique Garcia
La escritora chilena Isabel Allende calificó de "vergonzosa" la censura de libros en escuelas de Florida. EFE/Quique Garcia

Los clientes de Firestorm se presentaron un día frío y ventoso de finales de enero para ayudar a empaquetar las cajas. Formaron una cadena de montaje poco organizada, juntando las cajas y seleccionando seis títulos para colocarlos dentro.

La voluntaria Katie Croft, terapeuta en Asheville, dijo que le preocupa que las leyes de prohibición de libros de Florida se estén colando en Carolina del Norte. Una ley estatal aprobada el año pasado dice que “la instrucción sobre la identidad de género, la actividad sexual o la sexualidad no se incluirá en el plan de estudios impartido en los grados de preescolar a cuarto grado”, haciéndose eco de la ley original de Florida sobre los Derechos de los Padres en la Educación. Desde entonces, Florida ha ampliado la ley para abarcar todos los grados. “Estaba mirando algunos de estos libros, casi llorando”, dijo Croft. “Estos libros representan las voces de tanta gente, y los niños de esas escuelas de Florida no van a experimentarlas”, dijo.

Un representante de las escuelas del condado de Duval dijo que el distrito no tenía ningún comentario sobre el viaje de los libros de Jacksonville a Asheville y ahora de vuelta a Florida. Tracy Pierce, jefa de marketing y relaciones públicas del distrito escolar del condado de Duval, explicó que “lo que la editorial haga con los libros después de que se los devolvamos depende realmente de ellos y no es un tema sobre el que tengamos que pronunciarnos”.

En el acto de empaquetado de libros, los voluntarios dejaron regalos sorpresa en cada caja: uno de ellos fue un pequeño folleto de papel que parece un libro para colorear titulado Soy un unicornio y me gusta luchar: Guía infantil para plantar cara al fascismo y a los matones.

Al cabo de 90 minutos, habían empaquetado 200 cajas. En total, han enviado casi 1.700 libros hasta la fecha. El grupo organizó una recaudación de fondos en Internet para ayudar a resolver los gastos de envío. Tres días después, una de las cajas llegó a casa de Sarah McFarland, en Tampa. El distrito al que asisten sus dos hijos ha rechazado muchos menos libros, pero a ella le sigue preocupando que, con las nuevas leyes, no aprendan sobre momentos y personajes clave de la historia.

“Quiero que puedan elegir lo que quieren leer”, afirma McFarland. “Quiero que tengan libre acceso a la literatura que quieran, como yo tuve cuando era niña”. El primer libro que leyeron de la caja: Una historia de Harvey Milk, sobre el primer funcionario electo abiertamente gay de California. McFarland dijo que acompañó a sus hijos en un debate después de leerlo. “Fue muy emotivo para mí”, dijo. “Tengo familiares de la comunidad LGBTQ, así que para mí es muy importante que mis hijos lo entiendan”.

Fuente: The Washington Post

Últimas Noticias

Cannes 2024 se inspira en Kurosawa para su comunicación visual

“Rapsodia en agosto”, una de las grandes películas del director japonés, es la imagen elegida para la 77ª edición del festival de cine más relevante del mundo, que se celebrará del 14 al 25 de mayo
Cannes 2024 se inspira en Kurosawa para su comunicación visual

Bienal de Venecia: participación récord argentina en la gran vidriera mundial del arte

La 60° edición cuenta con la presencia de 20 artistas nacionales: de Luciana Lamothe a “La Chola” Poblete y las tejedoras del grupo Silät, junto a históricos como Juan Del Prete, Elda Cerrato y Clorindo Testa, entre otros
Bienal de Venecia: participación récord argentina en la gran vidriera mundial del arte

El adiós de Sumo y la historia de Don Cornelio, estrellas de la sección musical de BAFICI

Los documentales “Fuck You! El último show”, de José Luis García, y “Cenizas y diamantes”, de Ricky Piterbarg, remarcan el impacto de dos bandas clave para entender qué fue el rock argentino de los años 80
El adiós de Sumo y la historia de Don Cornelio, estrellas de la sección musical de BAFICI

Bibliotecarios y profesores bajo amenaza: EE.UU. endurece leyes contra libros considerados “nocivos”

Toni Morrison y Margaret Atwood en la mira: proyectos de ley impulsados por grupos conservadores postulan severas penas para quienes faciliten a los estudiantes literatura de temática sexual o de género
Bibliotecarios y profesores bajo amenaza: EE.UU. endurece leyes contra libros considerados “nocivos”

Después del éxito de “El Joven Príncipe”, la historia sigue: así empieza la segunda parte

Infobae Cultura presenta “El cosmos en un aula”, primer capítulo de la novela que continúa a “El regreso del Joven Príncipe”. Aquí, el verdadero significado de la amistad es el eje central de la narración
Después del éxito de “El Joven Príncipe”, la historia sigue: así empieza la segunda parte
MÁS NOTICIAS