Planificación familiar: un derecho fundamental para la salud sexual y reproductiva

La planificación familiar es un aspecto esencial de la salud pública que cobra especial relevancia durante las fechas festivas. En estos períodos, las reuniones sociales y celebraciones aumentan, lo que puede llevar a un incremento en la actividad sexual

Guardar

Nuevo

Plinifiación Familiar
Plinifiación Familiar

La Planificación Familiar engloba el conjunto de prácticas que permiten a las personas tomar decisiones informadas acerca de si desean tener hijos o no, cuántos y en qué intervalos. Este concepto abarca diversos métodos anticonceptivos como píldoras, implantes, dispositivos intrauterinos y opciones quirúrgicas, además de prácticas como el método del ritmo y la abstinencia.

La prevención de embarazos no deseados mediante la planificación familiar implica no solo el uso de métodos anticonceptivos, sino también una comprensión más amplia de la salud sexual y reproductiva. Para tener una mayor información siempre están disponibles los canales de información de la EPS Famisanar, los métodos anticonceptivos van desde preservativos y píldoras hasta dispositivos intrauterinos y métodos de planificación natural. La elección adecuada depende de múltiples factores como la salud individual, la comodidad y las circunstancias personales.

Derechos sexuales y reproductivos: información y acceso a métodos anticonceptivos

Los individuos en edad reproductiva tienen el derecho de acceder a información clara y objetiva sobre los métodos anticonceptivos, así como la libertad para decidir sobre su uso. La planificación tras el parto es vital, y debe ir acompañada de una guía adecuada. Que será suministrada por el médico tratante de la EPS Famisanar.

Los métodos anticonceptivos se dividen en temporales y permanentes, siendo las píldoras, inyecciones trimestrales, implantes subdérmicos y dispositivos intrauterinos algunas de las opciones temporales con altas tasas de efectividad. La ligadura de trompas representa una opción permanente. La consulta médica es crucial antes de elegir un método anticonceptivo, ya que su efectividad y efectos secundarios pueden variar entre individuos.

El acceso a la información y a servicios de planificación familiar de calidad es una cuestión de derechos humanos que beneficia la igualdad de género y el desarrollo económico. Al permitir que las mujeres controlen su fecundidad, se potencian sus oportunidades educativas y laborales. Por lo tanto, la planificación familiar es un motor clave para el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género.

Es recomendable que los sistemas de salud, como el de la EPS Famisanar, refuercen los programas de planificación familiar en vísperas de fechas festivas, asegurándose de que la población tenga acceso a información clara y servicios adecuados. Esto puede lograrse a través de campañas de concientización y de la disponibilidad de anticonceptivos en clínicas y hospitales.

La responsabilidad también recae en los medios de comunicación y educadores, quienes deben promover diálogos abiertos sobre salud sexual y reproductiva y dirigir a la población hacia los recursos disponibles en su comunidad. La planificación familiar es un aspecto clave para una sociedad saludable y su importancia se acentúa en temporadas festivas donde la prevención de embarazos no deseados debe ser una prioridad.

Prevención y Educación en Salud Sexual como Prioridad 

Planificar es una responsabilidad compartida entre la persona gestante, su pareja y su núcleo familiar, incluyendo la prevención y reconocimiento de signos de alarma postparto. Es preocupante que solo el 41.2% de las mujeres cuenten con un método anticonceptivo tras el parto o un aborto. La no planificación incrementa el riesgo de complicaciones en gestaciones subsecuentes.

Familias y parejas deben estar informadas sobre los riesgos y cuidados posteriores al parto, como la importancia de atender síntomas como dolor de cabeza intenso, visión borrosa, pitidos en los oídos, dificultad respiratoria, infecciones o fiebre. Los chequeos postparto y la asesoría en planificación familiar son clave en la ruta de promoción y mantenimiento de la salud sexual que ofrece la EPS Famisanar. Este programa proporciona acceso a servicios de salud sexual y reproductiva, educación y promoción de derechos, así como prevención de enfermedades y maltrato.

Guardar

Nuevo