Paneles solares y cooperativismo: la receta de las comunidades sanjuaninas para combatir la sequía

La realidad de muchos vecinos en Jáchal e Iglesia cambió a partir de una serie de iniciativas que permitieron extender el acceso al agua potable y promover su uso eficiente en el campo. La historia de las familias beneficiadas por obras inéditas y las cooperativas productivas que optimizaron sus procesos

Guardar

Nuevo

La incorporación de paneles fotovoltaicos es un elemento clave para amplificar el acceso al agua en San Juan (Alejandro Beltrame y Matías Arbotto)
La incorporación de paneles fotovoltaicos es un elemento clave para amplificar el acceso al agua en San Juan (Alejandro Beltrame y Matías Arbotto)

Lograr el acceso universal al agua es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por las Naciones Unidas de cara a 2030. En ese sentido, resulta fundamental que las poblaciones cuenten con la infraestructura necesaria para que este recurso llegue a todos los habitantes y lo utilicen de manera eficiente.

En sitios como la provincia de San Juan, donde existe un clima árido, las comunidades se ven obligadas a redoblar los esfuerzos para que la red arribe a la mayor cantidad posible de hogares, ya sea para el consumo de las familias como para el crecimiento de los cultivos de la región. Esto se puede potenciar con participación y alianzas entre las distintas actividades productivas que conviven en la zona. Principalmente, el turismo, la agricultura y la minería.

Los habitantes de Iglesia se beneficiaron por la remodelación de diez plantas de agua en distintos puntos del departamento (Alejandro Beltrame y Matías Arbotto)
Los habitantes de Iglesia se beneficiaron por la remodelación de diez plantas de agua en distintos puntos del departamento (Alejandro Beltrame y Matías Arbotto)

Las plantas de agua que cambiaron la vida a miles de sanjuaninos

El departamento de Iglesia es uno de los lugares en los que la mina Veladero se ha unido con los vecinos y las autoridades locales en pos de ampliar el acceso al agua para la comunidad. Recientemente, en este sitio se llevó a cabo la construcción y remodelación de diez plantas, las cuales están incorporando paneles solares para impactar positivamente a más de 8.000 personas.

“Desde ya hace un tiempo que venimos trabajando en estas instalaciones que ya están en funcionamiento y son fundamentales para la purificación y el consumo humano”, revela el ingeniero Elio Eduardo Giuliani, quien se desempeña como consultor de obras públicas y privadas.

La remodelación de diez plantas de agua logró imapctar positivamente a más de 8.000 personas.

Esta infraestructura beneficia a hogares como el de Viviana Mondaca, vecina de Bella Vista, en el sur de Iglesia. También es una construcción que impacta positivamente en la vida de Roque Quilpatay, quien reside en Colangüil: un pequeño pueblo en el norte del departamento en el que habitan 15 familias al que llegó el agua potable en 2022. Este desarrollo representa un factor clave para que sus hijos tengan un futuro próspero, sin la necesidad de abandonar su tierra natal.

“Antiguamente, algunas personas tenían una bomba manual en sus domicilios, pero ni siquiera todos accedían a esto”, señala Marcela Contreras, quien ocupa la presidencia de la Unión Vecinal de Bella Vista y estuvo detrás de las obras en las plantas de su localidad.

Viviana Mondaca vive junto a su familia en Bella Vista, en el sur del departamento de Iglesia (Alejandro Beltrame y Matías Arbotto)
Viviana Mondaca vive junto a su familia en Bella Vista, en el sur del departamento de Iglesia (Alejandro Beltrame y Matías Arbotto)

La cooperativa que incorpora tecnología para el uso eficiente del agua en Jáchal

“Vallecito de Huaco donde nací, sombra del fuerte abuelo que ya se fue; a tu molino viejo quiero volver hoy que de amarga vida probé la hiel”. Así le cantaba el recordado poeta Buenaventura Luna a su pueblo, ubicado en el departamento de Jáchal, cuyos habitantes aún conservan ese arraigo y orgullo por su tierra.

De allí es Carlos Dojorti, un hombre que siempre fue productor y vio cómo ha ido evolucionando la manera de trabajar en el lugar: “Antes cada uno se enfocaba en sus cultivos hasta que se formó una cooperativa de aromáticas que nos permitió conseguir muchas cosas: tractores, arados, surcadoras”, afirma.

La cooperativa de aromáticas de Huaco se destaca por la producción de ají, comino y anís (Alejandro Beltrame y Matías Arbotto)
La cooperativa de aromáticas de Huaco se destaca por la producción de ají, comino y anís (Alejandro Beltrame y Matías Arbotto)

A través de programas públicos y el apoyo de la mina Veladero, este grupo tiene acceso a asesoramiento técnico por parte de ingenieros agrónomos, así como a nuevas tecnologías. La novedad más reciente es que se instaló allí un reservorio alimentado por energía solar y un sistema de riego por goteo, lo que garantiza el uso eficiente del agua.

Para cerrar el círculo virtuoso, toda la cosecha de ají, comino y anís de la cooperativa de aromáticas de Huaco se vende a la empresa Dapeti: la comercializadora de la marca Galván, muy popular en San Juan y Mendoza. “Hacemos mucho hincapié en los productores locales. De hecho, me encantaría poder abastecerme solo a través de ellos”, expresa Luis López, dueño de la compañía.

Se trata de un grupo que produce ají, comino y anís con última tecnología gracias al apoyo de la mina Veladero.

Con el nuevo sistema de riego por goteo puesto a punto, los agricultores ahora pueden aspirar a multiplicar sus rendimientos por hectárea, gracias a un mejor uso del agua y los fertilizantes. “A la edad que tengo, nunca pensé que iba a tener estos beneficios: es como sacarse la lotería. Yo estoy feliz y el grupo está contento por un adelanto que pensábamos que no íbamos a tener por mucho tiempo”, exclama Dojorti.

Hoy, la realidad es completamente distinta. A partir de las iniciativas realizadas en las comunidades de Jáchal e Iglesia, la gente tiene una mejor calidad de vida y más posibilidades de desarrollo. Como Viviana o Roque, que simplemente deben abrir la canilla para cocinar o hacerse un mate. O como Carlos, que usa un sistema de riego por goteo para producir de manera más eficiente junto a sus compañeros de la cooperativa.

La cooperativa de aromáticas de Huaco cuenta con un reservorio alimentado por energía solar (Alejandro Beltrame y Matías Arbotto)
La cooperativa de aromáticas de Huaco cuenta con un reservorio alimentado por energía solar (Alejandro Beltrame y Matías Arbotto)

Si bien el sol siempre fue un protagonista en el clima de esta provincia cuyana, hoy lo es cada vez más para sus habitantes: gracias a los distintos paneles fotovoltaicos que se han instalado, se convirtió en una fuente fundamental para abastecer de agua a cada vez más fincas y hogares sanjuaninos.

Guardar

Nuevo