La vida de la primera mujer que viajó al espacio: la niña sin juguetes que se convirtió en heroína de la URSS

Valentina Tereshkova orbitó 48 veces alrededor de la Tierra y aterrizó en la helada estepa de Siberia. La historia de la rusa que se quedó sin padre a los dos años y soñó desde muy chica con llegar a ser astronauta

Guardar

Nuevo

 La cosmonauta rusa Valentina Tereshkova. en junio de 1963, hizo historia al completar una misión solitaria a bordo del transbordador soviético Vostok 6 (Andina)
La cosmonauta rusa Valentina Tereshkova. en junio de 1963, hizo historia al completar una misión solitaria a bordo del transbordador soviético Vostok 6 (Andina)

En junio de 1983, los estadounidenses se congregaron alrededor de sus televisores para presenciar un evento histórico: Sally Ride se convirtió en la primera mujer estadounidense en viajar al espacio. Este hito fue un momento de orgullo nacional y un paso significativo para las mujeres en la ciencia y la exploración espacial. Sin embargo, Ride no fue la primera mujer en alcanzar las estrellas.

Como parte de la carrera espacial, la Unión Soviética había logrado adelantarse con ese hito a sus rivales capitalistas. La cosmonauta rusa Valentina Tereshkova, dos décadas antes, en junio de 1963, hizo historia al completar una misión solitaria a bordo del transbordador soviético Vostok 6. A los 26 años, Tereshkova no solo se convirtió en la primera mujer, sino también en la persona más joven y la décima en total en viajar al espacio. Durante su misión, orbitó la Tierra 48 veces antes de regresar con éxito.

Este contraste en los tiempos y las políticas de la carrera espacial entre los Estados Unidos y la Unión Soviética destaca las diferencias en la forma en que ambos países abordaron la inclusión de mujeres en sus programas espaciales. Mientras que la misión de Tereshkova se llevó a cabo en un contexto de rivalidad política y tecnológica durante la Guerra Fría, el vuelo de Ride marcó un avance en la igualdad de género dentro de la NASA.

Una nena sin juguetes

Valentina Vladimirovna Tereshkova nació en 1937 en Maslennikovo, un pequeño pueblo al norte de Moscú. En su infancia, las condiciones de vida eran extremadamente precarias: su comunidad carecía de electricidad y agua corriente. Esta dura realidad marcó los primeros años de vida de Tereshkova, quien creció en una Rusia asolada por la Segunda Guerra Mundial y la pobreza.

A los dos años de edad, Valentina sufrió una pérdida devastadora. Su padre, Vladimir, un conductor de tractores, fue llamado a filas para defender a la Unión Soviética de la invasión nazi
A los dos años de edad, Valentina sufrió una pérdida devastadora. Su padre, Vladimir, un conductor de tractores, fue llamado a filas para defender a la Unión Soviética de la invasión nazi

A los dos años de edad, Valentina sufrió una pérdida devastadora. Su padre, Vladimir, un conductor de tractores, fue llamado a filas para defender a la Unión Soviética de la invasión nazi. El hombre murió en un campo de batalla helado y dejó a su familia en una situación aún más precaria. La joven Valentina se describiría más tarde como una “niña de la generación de la guerra, una nena sin juguetes”.

Las dificultades económicas y la frágil salud de su madre impidieron que Valentina siguiera su sueño de convertirse en ingeniera ferroviaria. En su lugar, comenzó a trabajar en una fábrica de neumáticos y más tarde en la industria textil para ayudar a sostener a su familia. Sin embargo, su espíritu resiliente la llevó a estudiar por las noches, logrando graduarse en 1960 del Instituto Técnico Textil con un título en ingeniería.

Mientras trabajaba en la fábrica textil, Tereshkova buscó escapar de la monotonía de su vida cotidiana. En 1958, se unió a un club de paracaidismo y comenzó a entrenar. Esta nueva pasión le proporcionó una vía de escape y una sensación de libertad. “Sentía que quería hacerlo todos los días”, declaró Tereshkova después de realizar 160 saltos.

El sueño de ser astronauta

Fue entonces cuando la carrera espacial captó su atención. En abril de 1961, ella y sus amigos del club de paracaidismo observaron con asombro cómo Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano en viajar al espacio. Inspirada por este logro, la madre de Tereshkova proclamó: “Ahora que un hombre ha volado al espacio, es el turno de una mujer”.

Valentina recibe honores tras su regreso del espacio (GEC)
Valentina recibe honores tras su regreso del espacio (GEC)

Determinada a seguir este sueño, Valentina escribió al gobierno soviético ofreciéndose como voluntaria para el entrenamiento de cosmonautas femeninas. En diciembre de 1961, fue seleccionada entre cinco mujeres para la misión. Sin embargo, debido a la paranoia soviética sobre el secreto, Tereshkova no podía revelar a su familia su participación en el programa espacial; ellos creían que estaba en un equipo especial de paracaidismo.

El proceso de entrenamiento de Tereshkova fue extremadamente riguroso. Tras su selección en diciembre de 1961, ella y las otras cuatro mujeres cosmonautas participaron en un programa de 18 meses. Esto incluía vuelos espaciales simulados, entrenamiento en gimnasia para fortalecer sus cuerpos, y días enteros en cámaras de aislamiento para prepararlas para la soledad del espacio.

Finalmente, en junio de 1963, Valentina Tereshkova fue elegida para pilotar el Vostok 6. El 16 de junio, tras un ligero desayuno, se preparó para su histórico viaje. Con el indicativo de llamada “Chaika” (gaviota), Tereshkova despegó hacia el espacio, convirtiéndose en la primera mujer en orbitar la Tierra. Mientras la cápsula ascendía, Tereshkova gritó: “¡Eh, cielo, quítate el sombrero, que allá voy!”.

Valentina en el espacio

Durante su misión, Valentina orbitó la Tierra 48 veces, pasando un total de 71 horas en el espacio. Realizó una serie de experimentos y monitoreó el funcionamiento de la cápsula. Cuando el Vostok 6 volvió a la atmósfera terrestre, Tereshkova tuvo que eyectarse de la cápsula a 7.000 metros de altura y descender en paracaídas. Aterrizó en Siberia. Desde allí, llamó al Premier soviético para anunciar el éxito de su misión.

En el espacio, Tereshkova estaba confinada en un pequeño espacio. Allí, enfrentaba la soledad y el silencio. Para aclimatarse, había pasado días en una cámara de aislamiento durante su entrenamiento para prepararse para esta experiencia, pero la realidad del espacio era otra cosa. Cada órbita le ofrecía una vista espectacular de la Tierra, pero también un recordatorio constante de su aislamiento y la fragilidad del cuerpo humano en el espacio.

Durante el vuelo, Valentina realizó una serie de comunicaciones con el centro de control en la Tierra (Getty)
Durante el vuelo, Valentina realizó una serie de comunicaciones con el centro de control en la Tierra (Getty)

Durante el vuelo, Valentina realizó una serie de comunicaciones con el centro de control en la Tierra. Informó sobre su estado y las condiciones de la cápsula. Su espíritu indomable y su capacidad para manejar la misión con eficacia demostraron que las mujeres podían desempeñarse en el espacio al mismo nivel que los hombres.

El descenso de Tereshkova fue tan impresionante como su ascenso. Cuando la cápsula alcanzó los 7.000 metros, la mujer se eyectó y abrió su paracaídas. Después de tocar tierra, se encontró con algunos campesinos locales, quienes se sorprendieron al ver a una cosmonauta salir de los cielos. Valentina, siempre la profesional, rápidamente llamó al Premier soviético Nikita Khrushchev para informar el éxito de su misión. “Valentina, estoy muy feliz y orgulloso de que una chica de la Unión Soviética sea la primera mujer en volar al espacio y operar un equipo tan avanzado,” le dijo Khrushchev.

Valentina Tereshkova se convirtió en una figura célebre en todo el mundo. Su éxito en el espacio fue celebrado como un triunfo no solo para ella, sino también para la Unión Soviética y las mujeres de todo el mundo. La misión de Tereshkova había demostrado que las mujeres tenían un lugar en la exploración espacial, abriendo las puertas para futuras generaciones de astronautas femeninas.

En contraste, la reacción en Occidente fue más crítica. Algunos medios de comunicación y funcionarios estadounidenses desestimaron el vuelo de Tereshkova como un mero “truco publicitario”. Un funcionario de la NASA llegó a declarar que la idea de una mujer en el espacio le hacía “sentirse enfermo del estómago”. La misión de Tereshkova fue vista a menudo a través del prisma de la competencia geopolítica, y no se le reconoció plenamente el mérito científico y personal que implicaba.

El propio vuelo de Tereshkova no estuvo exento de desafíos. Mientras estaba en órbita, experimentó varios problemas físicos y técnicos, incluyendo náuseas y fatiga, así como dificultades con el traje espacial y el sistema de orientación de la cápsula. A pesar de estos inconvenientes, Tereshkova completó su misión con éxito, demostrando una notable fortaleza y adaptabilidad.

Tras su aterrizaje en Siberia, Tereshkova se convirtió en la primera mujer en recibir la Orden de Lenin y el título de Héroe de la Unión Soviética (Getty)
Tras su aterrizaje en Siberia, Tereshkova se convirtió en la primera mujer en recibir la Orden de Lenin y el título de Héroe de la Unión Soviética (Getty)

Medalla para Valentina

Tras su aterrizaje en Siberia, Tereshkova se convirtió en la primera mujer en recibir la Orden de Lenin y el título de Héroe de la Unión Soviética. En noviembre de 1963, su boda con el también cosmonauta Andrian Nikolayev se convirtió en un evento mediático de gran envergadura, y el nacimiento de su hija en 1964, la primera persona con ambos padres que habían viajado al espacio, capturó la atención mundial.

A pesar de las críticas, la misión de Tereshkova estableció un precedente importante para la participación de las mujeres en la exploración espacial. No fue hasta dos décadas después que Estados Unidos envió a su primera mujer al espacio, Sally Ride, en 1983.

Después de su misión en el espacio, Tereshkova nunca volvió a volar. En cambio, dedicó su vida a la promoción de los derechos de las mujeres y al avance de la ciencia y la tecnología. Se graduó de la Academia de la Fuerza Aérea en 1969 y obtuvo un doctorado en ingeniería. Durante muchos años, trabajó en diversas funciones dentro del programa espacial soviético y ocupó cargos importantes en organizaciones políticas y científicas.

En 2011, Tereshkova fue elegida como legisladora en la Duma Estatal de Rusia, la cámara baja del parlamento, representando al partido Rusia Unida, alineado con el presidente Vladimir Putin. Su carrera política ha sido objeto de críticas, especialmente en 2020, cuando apoyó una enmienda constitucional que permitiría a Putin permanecer en el poder hasta 2036. Este apoyo provocó una reacción negativa significativa, y dos peticiones fueron presentadas para remover su nombre de una calle y revocar sus títulos honoríficos. Sin embargo, Tereshkova desestimó estas críticas, calificando a sus detractores de “antipatriotas”.

A lo largo de su vida, Tereshkova ha mantenido una visión romántica de su tiempo en el espacio. “Cualquiera que haya pasado tiempo en el espacio lo amará por el resto de sus vidas. Alcancé mi sueño de la infancia de volar”, ha dicho en repetidas ocasiones. Sus palabras reflejan un amor profundo por la exploración y una nostalgia por la era dorada de la carrera espacial.

El legado de Valentina Tereshkova está marcado por sus logros pioneros y sus controversias políticas. Su vuelo en 1963 no solo rompió barreras de género, sino que también simbolizó el auge de la tecnología y la exploración soviética. No obstante, su apoyo a Putin y su papel en la política rusa contemporánea han empañado en cierta medida su reputación, demostrando cómo las figuras históricas pueden ser complejas y multifacéticas.

A pesar de las controversias, Tereshkova sigue siendo un ícono en la historia de la exploración espacial. Su valentía y determinación abrieron el camino para futuras generaciones de mujeres astronautas, y su vida es testimonio de los desafíos y triunfos que enfrentan quienes se atreven a soñar con las estrellas.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias