Los traumas de Mariah Carey: su infancia marcada por el racismo, una madre tóxica y una hermana que la drogó y quemó

La cantante norteamericana, que hoy cumple 55 años, logró cumplir sus sueños más allá de todas las adversidades que debió enfrentar como abusos, discriminación y sexismo. “Soy muy insegura sobre mi aspecto, y siempre lo fui por ser mestiza. De niña me sentía muy fuera de lugar y no me sentía linda”, expresó

Guardar

Nuevo

Mariah Carey en los the 66th GRAMMY Awards en Crypto.com Arena, el 04 de febrero de 2024 in Los Ángeles, California. (Photo by Kevin Winter/Getty Images for The Recording Academy)
Mariah Carey en los the 66th GRAMMY Awards en Crypto.com Arena, el 04 de febrero de 2024 in Los Ángeles, California. (Photo by Kevin Winter/Getty Images for The Recording Academy)

“Esto es para todos ustedes que están ahí esta noche, buscando un sueño: ¡nunca se rindan! Jamás escuchen a nadie cuando intente desanimarlos porque van a hacerlo, ¡créanme!”, fue el consejo que dio a sus fanáticos al llenar el Madison Square Garden con sólo 26 años. Posiblemente, es la estrella del pop más popular y exitosa de todos los tiempos. Pero a pesar de los logros de su vida y su carrera, también ha habido algunas notas amargas. Habló con el fantasma de Marilyn Monroe, logró superar abusos, el racismo y el sexismo. Mariah Carey, quien hoy cumple 55 años, se enfrentó a la tragedia desde su infancia.

El peso de ser diferente

Mariah Carey nació en Long Island, Nueva York, el 27 de marzo de 1969. Hija de una mujer blanca, Patricia Hickey (irlandesa-estadounidense), y un padre afroamericano-venezolano, Alfred Roy Carey, Mariah se enfrentó tristemente a la ira de los racistas cuando crecía. En una entrevista con Oprah Winfrey, Patricia reveló que su propia madre se sintió decepcionada cuando anunció su compromiso con un hombre afroamericano y terminó repudiándola cuando se casó con él. “Por años y años ni siquiera les dijo a sus hermanos y hermanas que yo estaba casada”, reveló la madre de Mariah.

La cantante contó que siendo una chica afroamericana de piel clara solía ser identificada erróneamente como blanca
La cantante contó que siendo una chica afroamericana de piel clara solía ser identificada erróneamente como blanca

Los Carey también lidiaron con la discriminación racial de sus vecinos, quienes llegaron a disparar contra sus ventanas. “Pasaron por momentos muy difíciles antes de que yo naciera. Envenenaron a sus perros, incendiaron y volaron sus coches. Eso instaló una tensión en su relación que nunca terminó. Siempre hubo esta tensión. Simplemente peleaban todo el tiempo”, contó la cantante a The Week sobre el divorcio de sus padres. Pero no fue hasta que Mariah, de 6 años, llevó a una amiga a la casa de su padre, cuando notó que su aspecto era diferente al de los demás en su barrio, predominantemente blanco. Mariah contó a The Guardian que su amiga empezó a llorar al ver a su padre y, aunque trató de consolarla, la realidad del racismo se hizo evidente para ella. “Humildemente me gustaría convertirme en una inspiración para los niños birraciales, que son la población del nuevo milenio. Soy todo y nada al mismo tiempo: blanco, negro y latino. Si he conseguido que me acepten, los demás también podrán hacerlo”, se sinceró la estrella.

Siendo una chica afroamericana de piel clara que solía ser identificada erróneamente como blanca, Mariah contó a Vulture la vergüenza que sentía al tener que vivir en barrios blancos, donde nadie era visiblemente de color. Fueron estas experiencias las que le inculcaron sentimientos de soledad y de no pertenencia. En consecuencia, crecer en un entorno intolerante la llevó a cuestionar su propia identidad, como dijo a The Guardian, “Soy muy insegura sobre mi aspecto, y siempre lo fui por ser mestiza. De niña me sentía muy fuera de lugar y no me sentía linda”. De hecho, también conversó con Variety sobre su aspecto físico, diciendo, “No sé por qué, pero todo el mundo piensa que soy baja. Cuando me ven por primera vez, las mujeres siempre se sorprenden al verse obligadas a levantar la cabeza”.

Mariah Carey en febrero de 2024, en los 66º Premios anuales Grammy en los Ángeles, California, EE.UU( REUTERS/Mike Blake. REUTERS/Mike Blake)
Mariah Carey en febrero de 2024, en los 66º Premios anuales Grammy en los Ángeles, California, EE.UU( REUTERS/Mike Blake. REUTERS/Mike Blake)

Los padres de Carey se separaron cuando ella tenía tres años, y luego la familia vivió en la pobreza. En una entrevista con Oprah Winfrey, Mariah explicó que, de niña, se quedó con la sensación de que nadie entendía su dolor. Esto se debió al hecho de que sus padres seguían casados cuando su hermano y su hermana mayores crecían, mientras que ella tuvo que navegar por la infancia más solitaria, al ser tan pequeña cuando ellos se divorciaron. “Ningún amigo, nadie con quien crecer, nadie en la escuela podía siquiera acercarse a mi experiencia”, dijo a la conductora. Posteriormente, cuando se embarcó en una carrera musical, estaba decidida a escapar de la pobreza en la que se crió, como relató a The Guardian, “Supongo que vi lo que no quería que me ocurriera; lo vi como una niña en muchos niveles y quise ponerme por encima de mi origen. Así que me obligué a trabajar el doble”. A la vez que evocó, “Recuerdo cuando me dije por primera vez, ‘Voy a ser rica y famosa’. Tenía unos 5 o 6 años. Estaba en el auto de mi madre, un auto viejo, verde y sucio. Mi hermana también estaba allí. Estaba tarareando; ella tenía unos 15 años, se acababa de casar porque estaba embarazada. Estábamos en el estacionamiento de un supermercado y yo miraba a la gente rica por la ventana; me dije, ‘Voy a ser una estrella y nos compraré todas estas cosas’”.

Una familia abusiva

Cuando Mariah crecía, pronto se dio cuenta de que no siempre podía confiar en los adultos. A los siete años, estaba en la playa con su madre y casi se ahoga; a pesar de gritar pidiendo ayuda, su madre permaneció ajena, según las memorias de la cantante The Meaning Of Mariah Carey. Posteriormente, reconoció sentirse como si nunca hubiera tenido a alguien que la amara incondicionalmente. Por estos sentimientos de falta de amor, comenzó a cuestionar si Patricia realmente había querido ser madre.

En una charla con The Guardian, habló de la historia del origen de su mayor éxito, All I Want for Christmas Is You, que se vio impulsada a escribir luego de vivir demasiadas fiestas infelices cuando era niña. En sus memorias, la cantante explica que creció idolatrando a su madre. Pero el vínculo parecía tenso en los mejores momentos, y la describió como una relación tóxica. Explicó que ama a su madre y cree que hizo lo mejor que pudo, pero sintió que a la vez le causó un grave daño emocional. En declaraciones a CBS This Morning, reveló que las dificultades con su madre empeoraron por su fama, ya que Patricia se puso celosa del éxito de su hija, mientras sus propios sueños de ser una famosa cantante de ópera disminuían. Mariah reflexionó que esto le afectó profundamente, pero también reconoció que su madre probablemente no recordaba haber hecho nunca comentarios tan hirientes. A pesar de su difícil relación, la cantante sigue apoyando económicamente a su mamá, algo que, según dijo a Vulture, seguirá haciendo el resto de su vida.

Mariah Carey junto a su padre afroamericano Alfred y su hermana mayor Alison
Mariah Carey junto a su padre afroamericano Alfred y su hermana mayor Alison

El padre de Mariah Carey, Alfred Carey, murió en el 2002, a los 72 años. En sus memorias, plasmó una imagen decididamente diferente de su padre en contraste con su madre. Según los relatos de la cantante, Alfred era un hombre benévolo que amaba a su hija incondicionalmente. Al volar al hospital para visitarlo mientras recibía tratamiento contra el cáncer, Mariah se sorprendió de que su padre siguiera teniendo el mismo aspecto vibrante de siempre. Por desgracia, su estado se deterioró rápido y la cantante vio cómo su padre se convertía en una sombra de lo que era. En sus últimos momentos juntos, ella tuvo una charla en la que le explicó por qué era necesario dejar a su familia para seguir su carrera, “Fue algo muy duro para una niña y me sentí muy sola, pero nunca fue su culpa. Ambos necesitábamos cosas que no sabíamos cómo dar. Creo que en el fondo mi padre entendió por qué tuve que profundizar en mi música y separarme”. En el 2022, Mariah rindió homenaje a su difunto padre en Instagram, 20 años después de su muerte. Lo hizo con la publicación de una foto de sus hijos mirando una foto del abuelo que no llegaron a conocer.

En sus memorias, Mariah afirmó que su hermana mayor Alison la mutiló y drogó en una ocasión, escribiendo, “Cuando tenía 12 años, mi hermana me drogó con Valium, me ofreció una uña del meñique llena de cocaína, me infligió quemaduras de tercer grado y trató de venderme a un proxeneta”. Alegó que Alison la puso deliberadamente en situaciones inseguras, exponiendo a la joven a su novio, que intentó agredirla. Además, afirmó que su hermano, Morgan, era violento y casi mata a su madre, y que los dos también hicieron un plan para extorsionarla con 5.000 dólares. En declaraciones a The Sun, Alison negó con vehemencia las acusaciones de su hermana, presentando una demanda de 1,25 millones de dólares contra Mariah en el 2021, según informó Rolling Stone. Según Forbes, su hermano la siguió al año siguiente, aunque un juez rechazó la mayor parte de sus reclamos.

La cantante Mariah Carey posa con su hermano Morgan y su madre Patricia, con quien siempre tuvo una relación tóxica
La cantante Mariah Carey posa con su hermano Morgan y su madre Patricia, con quien siempre tuvo una relación tóxica

Un marido controlador

“Hubo un tiempo en el que lo único que me permitían hacer era ir a clubes gay, porque mi marido tenía mucho miedo de que estuviera rodeada de gente heterosexual”, confesó Mariah según Digital Spy. En 1993, con 23 años, Mariah Carey se casó con el director general de Sony Music, Tommy Mottola, de 44 años. Mottola abusó emocionalmente de Carey, al parecer una vez le puso un cuchillo en la cara en un ataque de celos. Sobre esto, ella dijo a The Guardian, “No sé si alguna vez me recuperaré completamente del daño de ese abuso emocional”.

Mottola reconoció sus errores en sus memorias Hitmaker: The Man And His Music, escribiendo, “Si parecía que era controlador, me disculpo. ¿Era obsesivo? Sí, pero eso también fue parte de la razón de su éxito”. Según Complex, Mottola también acosó a Carey e intervino sus teléfonos. En sus memorias, Carey detalló el grado de aislamiento que le imponía Mottola, impidiéndole salir a la calle y reunirse con sus amigos. En una entrevista con The Independent, Carey reconoció que veía paralelismos entre ella y la protagonista de la película Precious, por lo que canalizó su trauma en su aclamado papel secundario de trabajadora social.

Mariah Carey el día de su boda con Tommy Mottola (Grosby)
Mariah Carey el día de su boda con Tommy Mottola (Grosby)

Una carga demasiado pesada

En el 2001, Mariah Carey se encontró con problemas de salud mental, lo que provocó un cruel frenesí mediático. Según The Guardian, afirmó que Marilyn Monroe, su mayor ídola, conversaba con ella “desde el más allá”. Agotada emocionalmente, People informó de que fue hospitalizada y se le diagnosticó un trastorno bipolar.

Por años, pensó que tenía insomnio cuando en realidad experimentaba manía, dijo a People, “Hasta hace poco vivía en la negación y el aislamiento y con el miedo constante de que alguien me expusiera. Era una carga muy pesada de llevar y no podía hacerlo más”. La cantante acudió a terapia y también fue medicada para su trastorno. Dijo que quería aliviar el estigma que rodea a las enfermedades mentales, sobre todo cuando se trata de enfermedades poco conocidas como el trastorno bipolar. Carey ahora está en terapia y tomando medicamentos para el trastorno bipolar II, que implica períodos de depresión e hipomanía (menos graves que la manía asociada con el trastorno bipolar I, pero aún puede causar irritabilidad, insomnio e hiperactividad). “Durante mucho tiempo pensé que tenía un grave trastorno del sueño”, dijo Carey al medio. “Pero no era un insomnio normal y no estaba despierta contando ovejas. Estaba trabajando y trabajando y trabajando. Estaba irritable y tenía un miedo constante de decepcionar a la gente. Resulta que estaba experimentando una forma de manía. Al final acabaría chocando contra una pared. Supongo que mis episodios depresivos se caracterizaban por tener muy poca energía. Me sentía muy sola y triste, incluso culpable por no estar haciendo lo que necesitaba para mi carrera”.

Durante mucho tiempo Mariah Carey creyó que tenía un grave trastorno del sueño pero en realidad padece un trastorno bipolar ( REUTERS/Carlo Allegri/File Photo)
Durante mucho tiempo Mariah Carey creyó que tenía un grave trastorno del sueño pero en realidad padece un trastorno bipolar ( REUTERS/Carlo Allegri/File Photo)

Maternidad con obstáculos

En un episodio de su famoso programa, Ellen DeGeneres exigió saber si Mariah Carey estaba embarazada. Cuando la cantante se negó a hablar del asunto, DeGeneres le ofreció alcohol en un aparente intento de saber si lo estaba. De este modo, la cantante se vio obligada a revelar públicamente que estaba embarazada. En una entrevista con Vulture, Carey reveló que la experiencia fue especialmente angustiosa, ya que sufrió un aborto involuntario poco después de esa aparición. “Me sentí extremadamente incómoda en ese momento, es todo lo que puede decir. Y me costó mucho lidiar con las secuelas. No estaba preparada para decírselo a nadie”.

La maternidad siempre había sido un tema de conflicto para Mariah que había declarado a People cuando le preguntaron por qué no quería tener hijos, “Me sentiría violada… Sé que es un poco extraño decir eso, pero así es como soy... Es difícil tener hijos en este mundo. No creo que pueda educar adecuadamente a un niño en este momento. Quizás en el futuro, pero en realidad no lo he pensado. Por ahora disfruto de la compañía de mi perro Jack. Definitivamente es por cosas traumáticas de la infancia”.

En el 2010, la estrella del pop y su entonces esposo, Nick Cannon, admitieron que dudaron en revelar el embarazo de Carey tras el aborto. Cannon se maravilló de la capacidad de recuperación de Carey, elogiando su habilidad para actuar feliz y despreocupada con los demás en el día, incluso si no era eso lo que sentía. “Y luego, literalmente lloraba por la noche hasta quedarse dormida”, dijo Cannon, a lo que ella agregó, “La conclusión es que era un momento triste”. Finalmente, Carey y Cannon fueron padres de los mellizos Monroe y Moroccan, nacidos el 30 de abril de 2011. La pareja se separó en 2016.

Lidió con el sexismo

Cuando era una joven que empezaba en la industria musical, Mariah Carey fue objeto de insinuaciones sexuales no deseadas de los depredadores. La estrella explicó que su éxito de 1993, Dreamlover, en particular, surgió de un período doloroso de su vida, en el que le robaron la autonomía, admitiendo a Variety, “No me gusta escucharla porque me recuerda a una época muy concreta en la que estaba realmente controlada por los hombres poderosos y empresarios”.

Cuando Carey triunfó como cantante, fue tachada habitualmente de diva, lo que algunos sostienen que es un apelativo sexista usado para denigrar a las mujeres fuertes y firmes. Con respecto a esta percepción, Carey afirmó que se abrió camino desde la pobreza hasta la envidiable posición en la que está ahora, diciendo a The Guardian, “Soy muy exigente porque me merezco estar en este punto. Eso puede sonar arrogante pero espero que lo enmarques en el contexto de venir de la nada. Si no puedo ser de alto mantenimiento luego de trabajar toda mi vida… ¡Diablos, no!”

Según The New York Times la artista confesó, “Recé mucho para que esto sucediera y sucedió. Ni siquiera pienso en lo que he conseguido, no me he centrado en ello y ojalá lo hubiera hecho, porque tengo muchas ganas de disfrutarlo, y no sé si lo estoy disfrutando, porque voy a a través de mi vida como una excavadora. Todavía no me ha maravillado. No me importa que me comparen con Whitney Houston, hay personas mucho peores con las que compararse, pero si realmente escuchas, hay una diferencia”.

En una entrevista hablando sobre la importancia de su música, Mariah expresó, “Una persona podría decir, ‘Hero es un pedazo de basura tonto’, pero otra persona puede escribirme una carta y decir, ‘He considerado suicidarme todos los días de mi vida. Pasaron diez años hasta que escuché esa canción y me di cuenta de que, después de todo, puedo ser mi propio héroe’. Y eso, ese es un sentimiento inexplicable, como si hubiera hecho algo con mi vida”. Claro que hoy, pasado su medio siglo de vida, Carey puede estar orgullosa de ser la heroína de su propia vida.

Guardar

Nuevo