Dakota Fanning cumple 30: la actriz que pudo escapar de la maldición de las niñas prodigio de Hollywood

Steven Spielberg y Tom Cruise hacían fila para trabajar con ella, cuando tenía 10 años. La actriz tiene 27 premios ganados. Cómo superó el temido síndrome de estrella infantil. Y el impacto que sufrió tras la muerte de Brittany Murphy

Compartir
Compartir articulo
Hannah Dakota Fanning nació el 23 de febrero de 1994 en Conyers, Georgia, EE. UU., hija de Heather Joy Arrington y Steven Fanning (REUTERS/Steve Marcus)
Hannah Dakota Fanning nació el 23 de febrero de 1994 en Conyers, Georgia, EE. UU., hija de Heather Joy Arrington y Steven Fanning (REUTERS/Steve Marcus)

“Es desde luego un ‘alma vieja’, una de esas personas con talento que aparecen cada muchos años”, dijo sobre Dakota Fanning nada menos que Glenn Close, luego de compartir un plano secuencia de nueve minutos sin cortes en la película Nueve vidas (2005). Su marca registrada: interpretar a niños extremadamente precoces e inteligentes que muchas veces eran más sabios que los adultos. A diferencia de muchas estrellas infantiles, Dakota Fanning pasó exitosa al estrellato adulto. De hecho, rompió el molde de los actores infantiles, creciendo de forma hermosa y elegante ante los ojos del mundo.

Niña prodigio

Hannah Dakota Fanning nació el 23 de febrero de 1994 en Conyers, Georgia, EE. UU., hija de Heather Joy Arrington y Steven Fanning. Su madre jugaba tenis profesional y su padre, ahora vendedor de productos electrónicos, jugaba béisbol de ligas menores. Antes de su debut en el mundo del cine, Dakota actuaba por su cuenta en su casa. Era muy activa para su edad y, a menudo, se ponía una manta debajo de la camisa y fingía estar esperando un bebé, usando a su hermana menor, Elle Fanning, que ahora también es actriz, como bebé. Dakota fue a una casa de juegos cerca de su hogar, donde los niños que asistían representaban una obra cada semana para mostrársela a sus padres. Pero la gente que dirigía el lugar notó que Dakota se destacaba y aconsejaron a sus padres que la llevaran a una agencia. Creían que ella era extremadamente talentosa.

Se recomendó a la familia Fanning que pasara seis semanas en Los Ángeles, lejos de su hogar en Georgia. Allí Dakota logró conseguir su primer trabajo; para protagonizar un comercial nacional del jabón para la ropa. Fue elegida entre muchos otros niños. Y luego lo que pasó ya es historia, comenzando por su inolvidable papel en Yo soy Sam (2001) y siguiendo por su protagónico en el thriller Hombre en llamas (2004), junto a Denzel Washington. “Disfruté cada minuto de trabajar con él. No podía esperar a verlo todos los días. Es uno de los mejores actores del mundo y me encantó observarlo”, dijo Dakota sobre su actuación con Washington.

Denzel Washington y Dakota Fanning en "Hombre en llamas", película del 2004
Denzel Washington y Dakota Fanning en "Hombre en llamas", película del 2004

Manejar bien el rechazo

Para Dakota la frustración siempre fue fácil de manejar, incluso de chiquita. En una entrevista con The Guardian, recordó que cuando era más joven iba a un montón de audiciones y se acostumbró a no conseguir el papel. De hecho, a menudo razonaba consigo misma sobre por qué no conseguía el papel y no se lo tomaba a pecho, dijo, “Tenía el pelo corto y un aspecto diferente. Y yo decía, ‘Quizás querían a alguien con el pelo castaño o más largo’. Y mi madre decía, ‘Quizás tengas razón’”.

Su fantástica actitud, sobre todo para una niña de cinco años -la edad de Fanning cuando su madre la llevó a su primera audición-, fue la llave del éxito. Desde entonces, su capacidad para resistir los rechazos le resultó útil en numerosas ocasiones. El primer papel acreditado de Fanning fue en un episodio de la serie médica ER en 2000. Desde entonces, se mantuvo ocupada, tanto que casi va con piloto automático mientras actúa. Declaró a The Guardian, “Sé cómo dar en el blanco sin mirar. Sé instintivamente dónde debe estar mi mirada. Eso es todo al 100 por ciento. Pero tu personaje y la historia son siempre diferentes, así que la parte emocional no es memoria muscular. Sigues sorprendiéndote con cosas y sientes la adrenalina”.

Dakota también aprendió mucho de los consagrados actores con los que trabajó, como dijo a Entertainment Tonight, “Normalmente, aprendo observando a la gente, su trabajo, sus personalidades, y la forma en que interactúan con otras personas. De ahí he sacado mis tips. Soy una observadora”. Fanning obtuvo una nominación al Premio del Sindicato de Actores por Yo soy Sam, una hazaña impresionante ya que sólo tenía siete años en ese momento.

Brittany Murphy y Dakota Fanning durante Teen Choice Awards 2003 (Photo by Chris Weeks/WireImage for Backstage Creations)
Brittany Murphy y Dakota Fanning durante Teen Choice Awards 2003 (Photo by Chris Weeks/WireImage for Backstage Creations)

Su amistad con Brittany Murphy

El 2003 fue un año especial para Dakota porque consiguió un papel en la película Pequeñas grandes amigas, rol que terminaría significando mucho, gracias a todo el tiempo que pudo pasar con su coprotagonista, la difunta Brittany Murphy.

En la película, Fanning interpreta a Ray, una joven con una visión muy rígida del mundo. Esto le permitió hacer una extraña pareja con Murphy, que hace de Molly, la niñera desenfadada y divertida de Ray. Luego de la muerte de Brittany, en un post de Instagram de 2018, Dakota compartió una tierna foto con ella en el set junto con la dedicatoria: “Brittany Murphy fue un rayo de sol que hizo que cada día de rodaje fuera mágico para mí”.

Murphy falleció en 2009, seis años después de estrenarse la película que compartieron, pero sin dudas sigue ocupando un lugar especial en el corazón de Fanning.

Querida por los mejores

Uno de los papeles más importantes de su carrera llegó cuando aún era una niña, en la película de acción apocalíptica La guerra de los mundos (2005). Interpretó a la hija del personaje de Tom Cruise mientras su familia intentaba sobrevivir a una invasión alienígena. Explicó en un episodio de Watch What Happens Live with Andy Cohen cómo la película le ayudó a desarrollar una estrecha relación con su coprotagonista. Trabajar con Cruise fue una experiencia increíble en sí misma, y la relación duradera que han desarrollado es sólo la frutilla de la torta. Reveló que Cruise le regaló un celular para su cumpleaños número 11 y, a partir de esa fecha, le envía un regalo de cumpleaños cada año. Durante la entrevista en el programa, Cohen le preguntó qué regalos recibe de Cruise, y Fanning respondió, “Por lo general, son zapatos”. A pesar de las dudas de la actriz de que dejaría de hacerlo en su cumpleaños número 18, Cruise parece continuar la tradición cada año.

Dakota junto a su hermana Elle en el aeropuerto de Miami sorprendidas por un paparazzi
Dakota junto a su hermana Elle en el aeropuerto de Miami sorprendidas por un paparazzi

También de chiquita fue agasajada por otras súper estrellas, como el gran Robert De Niro que, en su décimo cumpleaños, le regaló una muñeca que se parecía al personaje de Dakota en Mente siniestra (2005), donde interpretó a Emily Callaway, la hija del personaje de De Niro. El 10 de septiembre de ese mismo año Fanning estrenó la película Persiguiendo un sueño (2005) junto a Kurt Russell en el Festival de Cine de Toronto. Russell declaró que estaba sorprendido por la actuación de su coestrella en la película. Él, que interpretaba a su padre, alegó, “Les garantizo que es la mejor actriz con la que trabajaré en toda mi carrera”. Y al finalizar el rodaje, le compró un caballo palomino, al que llamó Goldie. Goldie vive en un rancho cerca de la casa de Dakota, donde puede visitarlo con frecuencia. Y para su cumpleaños número 16, la cantante punk Cherie Currie -a quien Dakota interpretó en la película The Runaways (2010)- le regaló una guitarra personalizada para ella.

Una mujer empoderada

Históricamente, muchos de los poderosos de Hollywood no han mostrado interés en el empoderamiento de las mujeres. Como demostraron los movimientos Time ‘s Up y Me Too, demasiados hombres de la industria explotaron su influencia a costa de sus homólogas femeninas. Dakota Fanning es una de las muchas estrellas de Hollywood que apoya con entusiasmo ambos movimientos, como dijo a The Mercury News, “Creo que la gente que encuentra sus voces y se enfrenta a la injusticia es emocionante. Es totalmente el momento de que la conversación tenga lugar”.

Fanning también es de las que buscan papeles que hagan avanzar a las mujeres, como su interpretación de Sara en el drama de época de TNT El Alienista, y le parece estimulante hacerlo. También aprecia mucho poder trabajar con otras mujeres con talento, como dijo a Entertainment Tonight, “Es muy emocionante formar parte de proyectos impulsados por mujeres. Me encanta estar rodeada de otras mujeres geniales. Es divertido estar rodeada de mujeres a las que respetas, a las que admiras, que te inspiran”.

Cuando Fanning creció, aprendió mucho más de sus papeles. No sólo estaba perfeccionando su oficio, sino que también aprendía mucho de las situaciones por las que pasaban sus personajes. Por ejemplo, cuando consiguió uno de los papeles principales de La vida secreta de las abejas (2008), aprendió mucho sobre la discriminación, uno de los temas principales de la película. Según reveló Fanning a la revista Interview, la directora Gina Prince-Bythewood puso en marcha un ejercicio de discriminación. La idea del ejercicio era experimentar cómo era la vida en Carolina del Sur en 1964, que es cuando se desarrolla la película. La actriz explicó, “Cuando llegamos allí, Gina hizo un simulacro de discriminación contra mí y la coprotagonista Jennifer Hudson… Un grupo de otros actores estaban... en la farmacia, y Gina nos dio una lista de cosas que debíamos encontrar, y todo el mundo empezó a discriminarnos de verdad. Nos involucramos en una discusión. Fue realmente revelador”. Trabajar en La vida secreta de las abejas no sólo fue bueno para la carrera de Fanning, sino que también le ayudó a aprender mucho sobre el mundo.

Dakota en la tapa de la versión inglesa de la revista Elle
Dakota en la tapa de la versión inglesa de la revista Elle

Tan rica que podría vivir bien sin trabajar nunca más

Dakota es una de las afortunadas estrellas más ricas que empezaron a actuar en la infancia y mantuvieron ese ingreso con carreras duraderas. Con 16 millones de dólares a su nombre, generó mucho más para la industria del espectáculo. Sus películas recaudaron más de 1.400 millones de dólares sólo en taquilla. Aun así, para ella la actuación no es cuestión de dinero, y en una entrevista con Vogue Australia, explicó cómo elige sus papeles, “Había algo en el proyecto o en el personaje que me decía, ‘Quiero hacerlo y quiero ser la que diga eso”.

Para Fanning, ser una estrella infantil es parte de lo que hace que su vida sea tan especial, como le dijo a Variety, “Cuando miro hacia atrás y pienso en las experiencias que me aportaron ser actriz, no conozco a muchas otras personas de mi edad que estuvieran en los lugares en los que he estado y que conocieran a todo tipo de personas y amistades. Ha aportado mucho a mi vida y me duele un poco cuando la gente trata de convertirlo en algo negativo y no me gusta”.

Seguramente hoy en su cumpleaños además de abrir el regalo que le mandó Tom Cruise, en una declaración Dakota dejó algún indicio de qué estaría pidiendo al soplar las velitas, “Creo que el sueño de todos es ganar un Oscar. Me encantaría ir a los Oscar y sería divertido. ¡Eso sería genial!”