Nelson Mandela, el hombre que liberó a los sudafricanos de sus cadenas y decidió renunciar al odio para lograr la paz

La noche del 5 de diciembre de 2013, la televisión sudafricana interrumpió su programación para dar lugar una cadena nacional donde el presidente Jacob Zuma anunció la muerte de Nelson Mandela y decretó diez días de duelo nacional. Casi todo el país lloró al hombre que terminó con el apartheid y que, pese a pasar 27 años preso, puso todas sus energías para alcanzar la reconciliación nacional

Guardar

Nuevo

Una imagen en Durban, Sudáfrica, en 1994. Su gobierno había terminado con 342 años de dominio blanco y 43 de discriminación racial legalizada en el país más austral de África (Tom Stoddart Archive/Getty Images)
Una imagen en Durban, Sudáfrica, en 1994. Su gobierno había terminado con 342 años de dominio blanco y 43 de discriminación racial legalizada en el país más austral de África (Tom Stoddart Archive/Getty Images)

“La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que creía necesario por su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que yo he cumplido ese deber, y por eso descansaré para la eternidad”, había dicho unos meses antes de ese jueves 5 de diciembre de 2013 cuando el mundo entero se conmovió con su muerte, en Johannesburgo, a los 95 años.

Hacía años que Nelson Mandela se había retirado de la vida pública, pero su presencia no solo seguía sobrevolando la vida política de Sudáfrica sino que su imagen, su lucha y su vocación por la paz se habían situado como un ejemplo vivo en un planeta convulsionado.

No era para menos. A “Madiba”, como todos lo llamaban con un cariño cargado de respeto, le habría bastado con ser el hombre que puso fin en su país a 342 años de dominio blanco y a 46 del régimen de discriminación racial conocido como “apartheid”.

Sin embargo, no se sintió satisfecho con ese logro y buscó más: se propuso como prenda de pacificación en un país cargado de odio.

A Nelson Mandela no le faltaban motivos para odiar. Había pasado 27 años preso del régimen de los blancos sudafricanos y solo logró su libertad gracias a la lucha de sus propios compatriotas, los continuos reclamos de decenas de líderes mundiales y el desgaste de un sistema de opresión que venía cayéndose a pedazos.

Había sido el preso político más famoso del mundo y desde ese lugar se propuso la difícil misión de unificar y reconciliar a la sociedad sudafricana, cuyo cuerpo seguía herido por la represión brutal del poder blanco, las matanzas de poblaciones enteras de negros y la discriminación por el color de piel.

El odio era la moneda en curso en Sudáfrica. Odio del poder blanco a los negros por su resistencia a someterse, odio de la población negra a los blancos por su sistema de opresión y los ríos de sangre que había hecho correr.

Mandela era consciente de eso y sabía que ese odio todavía lo habitaba cuando salió de la cárcel en febrero de 1990. “Mientras caminaba hacia la puerta que me conduciría a mi libertad, supe que, si no dejaba atrás mi amargura y mi odio, todavía estaría en prisión”, contó después.

Así lo había hecho y, cuatro años después de su liberación, la Asamblea Nacional lo consagró como el hombre encargado de conducir el parto de una nueva Sudáfrica, que debía nacer más justa, con igualdad de derechos, sin “apartheid”.

Por una de las tantas paradojas que habitan la geopolítica, el 10 de mayo de 1994, cuando Mandela asumió la presidencia, los Estados Unidos todavía lo tenían incluido en su lista internacional de “terroristas” por su lucha contra la discriminación racial.

Su nombre real era Rolihlahla Dalibhunga Mandela y era hijo de un jefe del pueblo thembu. Cuando fue a la escuela segregada, le pusieron un nombre para que pudiera ser entendido por los blancos: se llamó Nelson (Mary Benson/Felicity Brian Literary Agency/Sygma/Sygma via Getty Images)
Su nombre real era Rolihlahla Dalibhunga Mandela y era hijo de un jefe del pueblo thembu. Cuando fue a la escuela segregada, le pusieron un nombre para que pudiera ser entendido por los blancos: se llamó Nelson (Mary Benson/Felicity Brian Literary Agency/Sygma/Sygma via Getty Images)

Hijo de un jefe tribal

Nelson Mandela nació el 18 de julio de 1918, en la que entonces se denominaba Unión Sudafricana, un dominio del Imperio británico. La enorme mayoría de los habitantes eran negros, pero la minoría blanca era dueña de las tierras y sus riquezas, situación que sostenía con una estructura social discriminatoria y represiva.

Su nombre real era Rolihlahla Dalibhunga Mandela y era hijo de un jefe del pueblo thembu, un subgrupo del pueblo xhosa, la segunda mayor comunidad cultural del país.

El primer contacto que tuvo con el poder de los blancos fue cuando su padre fue despojado de la jefatura de la tribu y de sus tierras por desafiar a un magistrado británico.

El segundo, cuando al empezar la primaria en una escuela segregada, la maestra le impuso, como a todos los otros niños, un nombre inglés, porque, como el propio Mandela contaría en su autobiografía, los blancos “eran incapaces de pronunciar los nombres africanos -o se negaban a hacerlo-, y consideraban poco civilizado tener uno”. Le tocó llamarse Nelson.

Fue un buen estudiante y, pese a que su padre había sido castigado, la “sangre real” y sus contactos le permitieron ingresar a la Universidad de Fort Hare, la única de negros que había en Sudáfrica.

Allí comenzó su actividad política, pero fue rápidamente expulsado por reclamar mayor poder al gobierno estudiantil. Tuvo que regresar a su aldea, donde descubrió que allí tampoco tenía lugar: en castigo por haber sido expulsado, su familia lo esperaba con un matrimonio concertado. Corría 1941 y para no casarse huyó a Soweto, la mayor ciudad negra de Sudáfrica.

"Mis 27 años de cárcel me hicieron comprender lo importante que es la tolerancia. Que no hay tiempo para la amargura, sino para la acción. El calabozo es el lugar idóneo para conocerte a vos mismo. Me da la oportunidad de meditar y evolucionar espiritualmente, sostuvo (Eli Weinberg/Apic/Getty Images)
"Mis 27 años de cárcel me hicieron comprender lo importante que es la tolerancia. Que no hay tiempo para la amargura, sino para la acción. El calabozo es el lugar idóneo para conocerte a vos mismo. Me da la oportunidad de meditar y evolucionar espiritualmente, sostuvo (Eli Weinberg/Apic/Getty Images)

La opresión del apartheid

En Soweto se unió al Congreso Nacional Africano (CNA), una organización que luchaba por los derechos civiles de la población negra. Estaba allí cuando, en 1948, el gobierno transformó en ley la discriminación de facto. Comenzaba la política del “apartheid” o “separación”.

La nueva normativa obligaba a los sudafricanos negros a tener su documento de identidad para entrar en zonas asignadas a los blancos. Los obligaba a vivir en comunidades solo para negros y les prohibía tener relaciones interraciales. Por supuesto, tampoco podían votar.

El CNA resistió al apartheid, al principio de manera pacífica, con huelgas y manifestaciones. Al mismo tiempo, dentro de la organización, la influencia de Mandela iba creciendo. En 1952 fue el líder de la “Campaña del Desafío”, que propuso directamente incumplir la ley.

Mandela y otras 8.000 personas fueron detenidas y encarceladas por violar los toques de queda y negarse a presentar los documentos cuando se los exigían.

Cuando salió de la cárcel, luego de cumplir una sentencia breve, ya se lo reconocía como uno de los líderes del CNA y de la lucha por los derechos civiles de la mayoría negra. Estaba a la cabeza de todas las protestas, lo que hizo que volvieran a detenerlo en 1956, esta vez acusado de traición. Lo absolvieron en 1961 y cuando volvió a pisar la calle pasó a la clandestinidad.

Tres años antes de había casado con Winnie, la mujer y compañera de lucha que -con idas y vueltas- lo acompañaría toda la vida.

El domingo 11 de febrero de 1990, luego de que se levantara la prohibición al Congreso Nacional Africano y que sus compañeros de la política fueran liberados, Nelson Mandela recobró la libertad. Tenía 71 años y había estado preso durante 27 (Reuters)
El domingo 11 de febrero de 1990, luego de que se levantara la prohibición al Congreso Nacional Africano y que sus compañeros de la política fueran liberados, Nelson Mandela recobró la libertad. Tenía 71 años y había estado preso durante 27 (Reuters)

El camino de la violencia

Cuando salió de la cárcel estaba convencido de que la resistencia pacífica no era suficiente y que era necesario enfrentar al apartheid con acciones violentas si se pretendía tener éxito. Salió clandestinamente de Sudáfrica en 1962 para obtener apoyo internacional a la causa del CNA y para recibir entrenamiento militar.

Lo detuvieron cuando regresó y la policía encontró en su poder planes para establecer una guerra de guerrillas.

Lo sometieron, junto a otros integrantes de la CNA, a un juicio por sabotaje. Convencidos de que serían condenados a muerte y ejecutados, Mandela y sus compañeros desistieron de toda defensa jurídica e hicieron del tribunal una tribuna política.

El discurso de la defensa colectiva estuvo a cargo del propio Mandela. Habló durante cuatro horas, sabiendo que sus palabras traspasarían las paredes de la sala del juicio y llegarían a toda la población.

“La falta de dignidad humana que han sufrido los africanos es el resultado directo de la política del supremacismo blanco. Nuestra batalla es realmente una batalla nacional. Es una batalla de la gente africana, inspirada por sus propios sufrimientos y su propia experiencia. Es una batalla por el derecho a vivir”, clamó. Y concluyó, previendo la condena a muerte: “Esta es la lucha por el ideal de una sociedad libre y, si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir”.

Los jueces no se atrevieron a imponerle la pena capital, pero lo condenaron a pasar en la cárcel el resto de su vida.

Corría 1964 y el nombre y las acciones de Nelson Mandela ya era conocidas en todo el mundo.

Nelson Mandela gobernó Sudáfrica durante cinco años, hasta 1999, y se retiró de la política, aunque siguió apareciendo en público, hasta que en 2004 también dejó de hacerlo luego de que el país ganara la seda del Mundial de Fútbol de 2010 (Brooks Kraft LLC/Corbis via Getty Images)
Nelson Mandela gobernó Sudáfrica durante cinco años, hasta 1999, y se retiró de la política, aunque siguió apareciendo en público, hasta que en 2004 también dejó de hacerlo luego de que el país ganara la seda del Mundial de Fútbol de 2010 (Brooks Kraft LLC/Corbis via Getty Images)

El recluso 46664

Pasó los primeros 18 años de su encarcelamiento en la prisión de la Isla Robben, con presos comunes y padeciendo un régimen inhumano. Sólo le permitió una visita de una persona por año y sólo podía enviar y recibir dos cartas por día. No tenía acceso a los diarios y lo obligaron a trabajar en una cantera de piedra caliza.

La idea de los gobiernos del “apartheid” era que el mundo se olvidara de Mandela y de su lucha, además de quebrar la columna vertebral del Congreso Nacional Africano y su resistencia.

Lograron todo lo contrario. Dentro de Sudáfrica, las movilizaciones por los derechos civiles y contra la discriminación se multiplicaron, ahora con la bandera de la liberación de Mandela y los otros dirigentes encarcelados.

Desde el exterior comenzar a llegar, cada vez de manera más potente, voces que reclamaban su libertad. Nelson Mandela era el recluso 46664, pero también el preso político más famoso del mundo y su lucha contra el “apartheid” ganaba defensores en los cinco continentes.

Le ofrecieron oportunidades de abandonar la cárcel a cambio de garantizar que el CNA abandonaría la violencia, pero las rechazó.

Esa celda, convertida en la actualidad en lugar histórico, en mojón turístico, es testimonio de lo inverosímil de la subsistencia de Mandela. Nadie puede pasar casi dos décadas en un ámbito tan estrecho y hostil y mantener la cordura. Sin embargo, Mandela intentó educarse en el sufrimiento (Louise Gubb/Corbis via Getty Images)
Esa celda, convertida en la actualidad en lugar histórico, en mojón turístico, es testimonio de lo inverosímil de la subsistencia de Mandela. Nadie puede pasar casi dos décadas en un ámbito tan estrecho y hostil y mantener la cordura. Sin embargo, Mandela intentó educarse en el sufrimiento (Louise Gubb/Corbis via Getty Images)

Los reclamos internacionales

En abril de 1982, Mandela fue trasladado a la prisión de Pollsmoor, en Tokai, un suburbio de Ciudad del Cabo, y más tarde al que sería su último lugar de reclusión, la prisión de Victor Verster.

Había padecido de tuberculosis y también debió someterse a una cirugía de próstata. Su salud empeoraba tanto como crecían los reclamos internacionales y locales por su libertad. Desde las Naciones Unidas se exigía que lo liberaran y que se pusiera fin al “apartheid”.

Sudáfrica se convirtió en un estado aislado y condenado por decenas de países de todo el mundo. El régimen del “apartheid” comenzaba a tambalearse, mientras las banderas de Mandela flameaban cada vez más alto.

Lo liberaron en febrero de 1990, meses después de que obtuviera el título de abogado estudiando en la cárcel.

Afuera lo esperaba su compañera Winnie, que durante todos esos años no había dejado de encabezar las luchas por su libertad.

George W Bush y Nelson Mandela en el Salón Oval el 17 de mayo de 2005. Cuando Mandela asumió la presidencia, los Estados Unidos todavía lo tenían incluido en su lista internacional de “terroristas” por su lucha contra la discriminación racial (Brooks Kraft LLC/Corbis via Getty Images)
George W Bush y Nelson Mandela en el Salón Oval el 17 de mayo de 2005. Cuando Mandela asumió la presidencia, los Estados Unidos todavía lo tenían incluido en su lista internacional de “terroristas” por su lucha contra la discriminación racial (Brooks Kraft LLC/Corbis via Getty Images)

Camino a la presidencia

“Si usted quiere hacer las paces con su enemigo, tiene que trabajar con su enemigo. Entonces el enemigo se convierte en su compañero”, había escrito Mandela y lo aplicó desde el momento mismo en que salió de la cárcel.

Con el último presidente del “apartheid”, Frederick De Klerk, encaró el proceso que significaría el fin legal de la discriminación racial y el primer proceso electoral libre de la historia del país más austral de África.

Por ese proceso, Mandela y De Klerk recibieron el Premio Nobel de la Paz en 1993. En los fundamentos, la Academia señaló que se los otorgaba por “la labor cumplida para lograr con métodos pacíficos la eliminación del régimen del ‘apartheid’ y el establecimiento de las leyes destinadas a crear una nueva democracia en Sudáfrica”.

El 10 de mayo de 1994 se convirtió en el primer presidente negro del país que el mundo había repudiado por la brutal opresión que ejercían los blancos.

Mandela fue durante muchos años el preso político más famoso del mundo y su lucha contra el apartheid ganó defensores en los cinco continentes (Susan Winters Cook/Getty Images)
Mandela fue durante muchos años el preso político más famoso del mundo y su lucha contra el apartheid ganó defensores en los cinco continentes (Susan Winters Cook/Getty Images)

El nacimiento de un nuevo país

“En el día de hoy, todos nosotros, mediante nuestra presencia aquí y mediante celebraciones en otras partes de nuestro país y del mundo, conferimos esplendor y esperanza a la libertad recién nacida. De la experiencia de una desmesurada catástrofe humana que ha durado demasiado tiempo debe nacer una sociedad de la que toda la Humanidad se sienta orgullosa”, dijo en su discurso de asunción, para que lo escucharan todos los sudafricanos y los representantes llegados a Pretoria desde decenas de países del planeta.

A ninguno de los presentes se le escapaba que ese día de mayo de 1994 se convertiría en una fecha bisagra de la historia, no solo de Sudáfrica sino mundial.

“Contraemos el compromiso de construir una sociedad en la que todos los sudafricanos, tanto negros como blancos, puedan caminar con la cabeza alta, sin ningún miedo en el corazón, seguros de contar con el derecho inalienable a la dignidad humana: una nación irisada, en paz consigo misma y con el mundo”, agregó en una clara señal del rumbo que quería tomar, una Sudáfrica unida y pacificada.

Durante sus cinco años de presidencia, emprendió una labor incansable para acortar la brecha de la desigualdad social y racial del país, pero su mayor esfuerzo apuntó a la reconciliación nacional.

Para avanzar en ese sentido creó la Comisión para la Verdad y la Reconciliación de Sudáfrica, un organismo diseñado para documentar las violaciones de los derechos humanos y ayudar a víctimas y transgresores a aceptar su pasado.

Aunque sus resultados se han cuestionado, la comisión proporcionó los inicios de una justicia restaurativa -un proceso centrado en las reparaciones en lugar de las represalias -para un país donde las heridas de siglos de opresión y violencia seguían abiertas.

Antes de morir, dijo: “La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que creía necesario por su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que yo he cumplido ese deber, y por eso descansaré para la eternidad” (Per-Anders Pettersson/Getty Images)
Antes de morir, dijo: “La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que creía necesario por su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que yo he cumplido ese deber, y por eso descansaré para la eternidad” (Per-Anders Pettersson/Getty Images)

“No me llamen”

Al final de su mandato, podría haber seguido influyendo de manera determinante en la vida política sudafricana, pero consciente de sus fuerzas decidió salir del escenario del poder.

Siguió apareciendo en público, hasta que en 2004 también dejó de hacerlo, luego de conseguir con gestiones internacionales que Sudáfrica fuera elegida como sede para el Campeonato Mundial de Fútbol de 2010, el broche de oro de su tarea, que pondría al país que había logrado pacificar en el centro de las miradas de todo el mundo.

Entonces, lejos de toda solemnidad, anunció su retiro definitivo con una sola frase: “No me llamen, yo los llamaré”.

Su muerte, a las 20:50 del 5 de diciembre de 2013, se convirtió en su último llamado a una sociedad sudafricana que le rindió homenaje durante los diez días de duelo nacional declarados por el presidente Jacob Zuma.

Al anunciar su deceso por cadena nacional, Zuma recordó una de las frases que Mandela había dejado en su autobiografía: “Ser libre no es simplemente desprenderse de las cadenas, sino vivir de un modo que respete y aumente la libertad de los demás”.

Guardar

Nuevo