Farrah Fawcett entre el glamour y el drama: un amante secreto, adicción al alcohol y una muerte filmada

Hace 14 años murió la espectacular rubia de Los ángeles de Charlie, que marcó la moda de la década del ‘70 con su icónico peinado. Pero detrás del éxito tuvo una trágica vida: matrimonios fallidos, relaciones tóxicas, un hijo preso por homicidio y un cáncer que se la llevó a los 62 años e insistió en registrar hasta el final

Guardar

Nuevo

La icónica foto de Farrah Fawcett con una malla roja que la catapultó a la fama
La icónica foto de Farrah Fawcett con una malla roja que la catapultó a la fama

Farrah Fawcett tuvo tres grandes amores en su vida: su esposo, Lee Majors; su compañero de toda la vida, Ryan O’Neal; y el hijo que tuvo con Ryan, Redmond. Todos fuente de grandes tormentos en la vida de la actriz. Pero luego de su fallecimiento el 25 de junio de 2009, un cuarto hombre salió a la luz, afirmando que él y Farrah tuvieron una apasionada relación romántica y secreta, que duró décadas.

Según Lee Majors, más conocido como “El hombre nuclear” y primer marido de Farrah Fawcett, la gente solía referirse a él y a su ex mujer como los Brad Pitt y Angelina Jolie de su época. Al igual que la unión Brangelina, el matrimonio entre Farrah y Lee no funcionó. Major fue presentado originalmente a Fawcett por su publicista: corría el año 1968 y, en medio del éxito de El hombre nuclear, el actor debía asistir a un evento con una acompañante, “Mi agente me dijo que eligiera a la chica más guapa, así que lo hice”, contó Majors, que se decidió por una rubia despampanante que comenzaba a asomar en Hollywood. Luego de ese encuentro “fatídico”, tuvieron una cita más formal que salió bien y en breve estaban comprometidos. La pareja se casó en 1973. “Fue muy rápido y duró casi 12 años”, dijo Majors a Fox. “Pero hubo un año, más o menos, en el que creo que la vi dos semanas en un año. Es muy difícil con carreras así. Este negocio es duro. Trabajando 14 horas al día, los dos, y fueron pasando los días”.

Farrah Fawcett y Lee Majors en 1978 (Photo by Reed Saxon/IMAGES/Getty Images)
Farrah Fawcett y Lee Majors en 1978 (Photo by Reed Saxon/IMAGES/Getty Images)

“Matrimonios que duran son con personas que no viven en Los Ángeles”, solía decir Farrah en vida. La pareja se separó en 1979 y finalmente se divorció en 1982. “Ella estaba haciendo películas y esas cosas, y haciendo su serie, y yo estaba haciendo la mía”, recordó Majors sobre su matrimonio con Fawcett. “Esa es principalmente la razón por la que nos divorciamos; nunca nos veíamos. Seguimos siendo grandes amigos, pero teníamos nuestras propias carreras en marcha y no teníamos tiempo el uno para el otro”. Aún así, Majors insistió en que permanecieron “en comunicación hasta el final”. A él se le atribuye el lanzamiento de su carrera como actriz y el icónico póster en traje de baño rojo por el que se hizo conocida mundialmente. Cuando se casaron él era mucho más popular que ella pero con el paso del tiempo Farrah le hizo sombra a su marido en fama, gracias a su trabajo en Los Ángeles de Charlie. La Fawcettmanía era tal que las mujeres iban a la peluquería y pedían “quiero un Farrah”, para imitar el peinado de la diva.

Tal vez el error más grande en la vida de Majors fue pedirle a su entonces amigo y colega Ryan O’Neal que la llevara a cenar a su esposa mientras él estaba lejos rodando. ¿Resultado? El hombre nuclear quedó fuera de la escena amorosa de Farrah para siempre.

Te puede interesar: Quiso seducir a su hija y le ofreció drogas a su hijo: la redención de Ryan O’Neal después de vivir en el infierno

Farrah Fawcett y Ryan O'Neal
Farrah Fawcett y Ryan O'Neal

Compañías conflictivas

La relación entre Farrah Fawcett y Ryan O’Neal milagrosamente resistió décadas de dificultades. Fueron, alguna vez, la pareja de oro de Hollywood. Según People, se conocieron en el ‘79 y se enamoraron inmediatamente. Cuando finalmente dieron la bienvenida a su único hijo, Redmond, en 1985, todo indicaba que este chico crecería en el brillo y el glamour junto a sus padres. Pero no fue así. Permanecieron juntos hasta su separación en 1997, aunque nunca se casaron, y se volvieron a reunir cuatro años después, cuando a O’Neal le diagnosticaron leucemia. El actor sobrevivió a la enfermedad y le devolvió el favor a Fawcett quedándose a su lado durante su trágica lucha contra el cáncer; pero Farrah no tuvo la misma suerte: murió a los 62 años de cáncer de colon en 2009. Aunque la noticia de su fallecimiento quedó eclipsada por la inesperada muerte de Michael Jackson, pocas horas después.

Pero las cosas no fueron simples, y la dinámica familiar en la casa de los Fawcett-O’Neal presuntamente era muy violenta. En una entrevista en el 2009 con Vanity Fair, O’Neal reveló que el día del cumpleaños número 60 de Fawcett, él le disparó a su hijo, Griffin, fallando a propósito. Confesó, “Farrah estaba acostada en la cama, y podía oírlo todo, las peleas, los disparos. ¡Bienvenidos a la casa O’Neal!” Griffin coincidió, contándole a Larry King que su padre Ryan también hirió gravemente a la esposa embarazada de Griffin con un atizador de la chimenea durante esa discusión.

Los Angeles de Charlie originales: Farrah Fawcett, Kate Jackson y Jaclyn Smith (Getty Images)
Los Angeles de Charlie originales: Farrah Fawcett, Kate Jackson y Jaclyn Smith (Getty Images)

Ahora que sus hijos son adultos, Ryan O’Neal admitió no haber sido un buen padre. Declaró a ABC News, “Soy un mal padre. No sé por qué. Creo que no debí haber sido padre. Sólo mira a mis hijos, o están en la cárcel o deberían estarlo”. O’Neal continuó explicando por qué nunca se casaron con Farrah, a pesar de sus tres décadas juntos, afirmando, “No queríamos hacer lo que los demás querían que hiciéramos. Éramos rebeldes. Pero ahora lo haría en un segundo... a nuestro hijo [Redmond] le encantaría”.

Una vida trágica

Con tantos conflictos reportados en su casa mientras crecía, no es tan sorprendente que Redmond O’Neal recurriera al uso de drogas como medio para escapar de la realidad. En el 2018, el hijo de la célebre dupla le dijo a Radar Online, “No son las drogas las que han sido un problema, es el trauma psicológico de toda mi vida. Mis experiencias de toda la vida son las que más me han afectado”.

Y la mayoría de estas vivencias, pudieron haber venido directamente de sus padres. Para empezar, Ryan O’Neal era extremadamente volátil debido al abuso de sustancias, de acuerdo a varias entrevistas que dio su hijo, Griffin. Mientras tanto, Farrah Fawcett pasó de ser una actriz muy popular a protagonizar mediocres películas para la TV, lo que posiblemente dañó su ego y, en última instancia, le provocó un problema con el alcohol. Como Ryan O’Neal reveló a Vanity Fair, “Si ella tomaba, se volvía un poco loca, mezquina. Una vez intentó tirarme del auto mientras yo estaba manejando”.

Redmond O'Neal, el hijo de Farrah y Ryan O'Neal, cuya vida es un infierno de excesos y entradas a prisión (Photo by Toby Canham/Getty Images)
Redmond O'Neal, el hijo de Farrah y Ryan O'Neal, cuya vida es un infierno de excesos y entradas a prisión (Photo by Toby Canham/Getty Images)

Esto dejó a Redmond luchando con sus propios vicios. En el 2009, su padre reveló que Redmond había tratado de desintoxicarse en al menos 13 centros de rehabilitación en Estados Unidos y México. Sin embargo, como le dijo a Vanity Fair, algunos tratamientos fueron más intensos que otros. “[Farrah] puso a Redmond en un lugar del que no pudimos sacarlo por 18 meses, un programa de modificación de conducta donde le dieron una paliza porque le habían encontrado marihuana… Estuvo tirado en el piso por 36 horas, rehusándose a decir que lo sentía”.

Además de sus etapas de rehabilitación, Redmond pasó varios períodos en la cárcel. Según contó su padre a Vanity Fair, “Nunca tuvo dinero, nunca tuvo un coche, nunca tuvo una licencia de conducir. Nunca ha estado en la calle por un año porque siempre lo atrapaban haciendo algo malo. ¡Hasta fue arrestado con heroína en su bolsillo!” Según los informes de la policía, los enfrentamientos de Redmond con la ley comenzaron en el 2005, cuando fue puesto en libertad condicional por un arresto relacionado con la posesión de metanfetaminas y cocaína. Nuevamente fue detenido en el 2008 por más cargos de drogas, e hipotéticamente por conducir bajo la influencia de estas. Además, en el 2009 la policía prendió tanto a Redmond como a su padre por cargos de metanfetamina.

Te puede interesar: Lee Majors: se enteró que era adoptado por recortes en los diarios, se casó cuatro veces y hoy tiene una vida estable

El final de Farrah Fawcett

Una vez que murió Farrah, los arrestos de Redmond sólo empeoraron. Según Radar Online, pasó dos años en prisión, a partir del 2015, por haber violado su libertad condicional por drogas. Y luego, su libertad no duró mucho tiempo. En el 2018, el joven actor habría intentado robar un negocio a punta de pistola mientras estaba bajo el efecto de las drogas, ganándose seis cargos de robo, asalto con un arma mortal y posesión de drogas.

El hijo de Fawcett y O’Neal está convencido que su educación es la culpable de su tempestuosa vida, como explicó durante una entrevista desde la prisión a Radar Online, “Pelear con mi padre, ser expulsado y vivir en las calles, ir a la cárcel, ser puesto en un pabellón psiquiátrico, ser avergonzado todo el tiempo por mis propios padres. La presión que vino con todo eso desencadenó una bomba de tiempo en mi cabeza. Nunca pedí nada de esto, nunca quise estar en el ojo público”. En un intento por justificar la adicción de su medio hermano, Griffin O’Neal coincidió en que el hogar de su infancia fue el responsable de los hábitos de Redmond, según le dijo a Larry King Live, “Redmond pasaba mucho tiempo con Ryan, porque Ryan permitía el uso de drogas... en la casa. Y esa fue una de las razones por las que mi padre y yo nos peleábamos… Se iban de fiesta juntos. Ambos eran arrestados. Mi papá tenía más droga que Redmond”.

Farrah con Greg Lott, que aseguró haber sido su amante durante décadas
Farrah con Greg Lott, que aseguró haber sido su amante durante décadas

El amante secreto

Farrah Fawcett era sinónimo de Ryan O’Neal, su pareja por 30 años. Pero tras su prematura muerte en el 2009, otro hombre denunció que había sido amante de la estrella de Los Ángeles De Charlie. En declaraciones a Daily Mail, Greg Lott afirmó que fue novio de Fawcett, a quien conoció en la Universidad de Texas. Se reencontraron en 1998 y mantuvieron una relación hasta la muerte de la actriz. Declaró a Daily Mail, “Estábamos ciegos, locos, enamorados. Farrah era mi mejor amiga… Nos enamoramos el uno del otro hace tantos años y nunca dejamos de querernos”. Lott acusó a su rival en el amor de montar un “showmance” con Fawcett, mientras que él era el verdadero amor de su vida. Mencionó que O’Neal le impidió ver a su amada cuando llegó a la casa, poco antes de que la actriz muriera. Lott dijo a Daily Mail, “Nunca pude despedirme de Farrah. Ryan me dejó fuera de su vida”.

Aunque O’Neal rebatió las afirmaciones de Lott, su hijo, Griffin, elogió a Lott por darle a Fawcett el amor que se merecía. En el 2013, Lott y O’Neal se vieron envueltos en una amarga disputa legal, en cuyo centro se encontraba un cuadro de Andy Warhol de Fawcett, valuado en 30 millones de dólares. O’Neal impugnó el fideicomiso de su pareja, que legó el cuadro a la Universidad de Texas. Lott trató de honrar el fideicomiso, acusando a O’Neal de querer quedarse con el cuadro.

Ryan O'Neal en el funeral de Farrah Fawcett
Ryan O'Neal en el funeral de Farrah Fawcett

El funeral más triste

Fawcett siguió siendo una leyenda de Hollywood incluso después de su muerte. Recordada por su interpretación de Jill Munroe, la rubia original de Los Ángeles de Charlie, Farrah tenía un inmenso sentido de dignidad. Y esa rectitud entró en juego cuando la estrella fue diagnosticada con cáncer en el 2006. Según The Guardian, Fawcett quería que toda su batalla contra la enfermedad fuera filmada por su mejor amiga, Alana Stewart. Y en un momento del documental se ve a Redmond O’Neal visitando a su madre en el hospital durante sus últimos días, todavía con su ropa de preso y con esposas en los tobillos. Luego de que la actriz falleciera, Redmond, asistió a su funeral todavía esposado, donde, como reveló su padre, “Lo tenían encadenado; era uno de los portadores del féretro con esposas”.

Radar Online obtuvo una copia del testamento de Fawcett en el cual no se menciona a Ryan, en cambio sí dejó 4,5 millones de dólares a su hijo Redmond. Además, legó 500.000 dólares a su sobrino y otros 500.000 dólares a su padre, James Fawcett, fallecido al año de la muerte de su hija. Curiosamente, no se olvidó de quien dice ser su eterno amante: la actriz dejó 100.000 dólares a Greg Lott, manteniendo viva la incógnita sobre el romance oculto.

A partir de 2018, Redmond pasó directamente de la cárcel a un hospital psiquiátrico estatal después de ser “declarado no apto para ser juzgado”, informó Radar Online. Su internación se produjo después de que “apuñaló a un grupo de personas al azar en Los Ángeles”, lo que significa que posiblemente el joven hoy con 38 años, no vea la libertad nunca más. Según The Things, Ryan O’Neal, que cumplió 82 años el último abril, tiene leucemia crónica, problemas cardíacos y diabetes; y quiere hacer las paces con su hijo menor antes de su muerte. Ryan le prometió a Farrah Fawcett que “cuidaría” de Redmond, algo en lo que, según todos los informes, ya falló.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo