Muy a tono… ¡y hasta en composé con el pony! La futura royal eligió un abrigo azul y verde de Burberry (de aproximadamente 2.500 euros) con estampado tartán, un clásico escocés.
Muy a tono… ¡y hasta en composé con el pony! La futura royal eligió un abrigo azul y verde de Burberry (de aproximadamente 2.500 euros) con estampado tartán, un clásico escocés.

Desde que se anunció su compromiso con el príncipe Harry (33) –el pasado noviembre– los ojos de los británicos están puestos en ella. En un comienzo, la futura duquesa de Sussex cosechó críticas de los sectores más conservadores: no pertenece a la realeza –ni siquiera es británica–, es actriz y divorciada.Pero ella supo ganarse el corazón del pueblo. Así lo demostró en su reciente visita a Escocia.

Muy acorde a la ocasión y con un guiño a los locales, Meghan Markle (36) lució un abrigo de Burberry con estampado tartán –trama típica de esas latitudes–, con el que incluso hizo juego con un pony Cruachan, la mascota del regimiento real que los recibió en el castillo de Edimburgo.

La ex protagonista de la serie Suits –ya anunció que dejó la actuación– se emocionó con los chicos en las calles de Edimburgo.
La ex protagonista de la serie Suits –ya anunció que dejó la actuación– se emocionó con los chicos en las calles de Edimburgo.

Después de ser homenajeados en la fortaleza de la ciudad, Harry y Meghan visitaron Social Bite, una conocida cafetería altruista que utiliza la totalidad de sus ganancias para combatir la pobreza.

En la agenda de la pareja nunca faltan las tareas humanitarias. Los novios –que contraerán matrimonio el 19 de mayo en el castillo de Windsor– visitaban en secreto a las víctimas de Grenfell Tower, un edificio que en junio pasado ardió en llamas, cobrándose la vida de setenta y un vecinos de Kensington, el barrio en el que vivirán.

En Escocia, la actriz que supo hacer frente a los prejuicios, firmó autógrafos en su paso por Social Bite, un café con fines solidarios que alimenta y da trabajo a personas sin hogar.
En Escocia, la actriz que supo hacer frente a los prejuicios, firmó autógrafos en su paso por Social Bite, un café con fines solidarios que alimenta y da trabajo a personas sin hogar.

Pero para Meghan la caridad no nació junto a Harry: la actriz, que es embajadora de World Vision Canada –una organización global de ayuda a los más necesitados–, creció comprometida con diversas causas sociales en Los Angeles, ciudad en la que también fue voluntaria en comedores públicos. ¿Será ella la nueva Princesa del Pueblo?

Por Maru Cociffi.
Fotos: AFP.

LEA MÁS: