Julieta Nair Calvo. Foto Christian Beliera/GENTE
Julieta Nair Calvo. Foto Christian Beliera/GENTE

Hace veinticinco años, una nena nacida en Quilmes y vestida de pollito debutaba en su primer comercial: el de un analgésico especializado para el dolor de cabeza. Hoy, esa nena, Julieta Nair Calvo (29), se ha convertido en una mujer excepcional que cada noche ilumina la pantalla de Las estrellas (eltrece) con su presencia.

–¿Siempre quisiste ser actriz?
–Sí, creo que un poco nací con esto porque nunca quise ser otra cosa. Me acuerdo de que a mi mamá –Andrea, maestra jardinera– le dije que quería estar adentro de la televisión porque pensaba que las personas estaban ahí, tipo miniaturas, y ella me entendió súper bien.

Julieta Nair Calvo debutó en la tele a los 4 años
Julieta Nair Calvo debutó en la tele a los 4 años

–¿Y en qué momento quisiste ir por más?
–Bueno, hice muchas publicidades mientras estudiaba danza jazz, hasta que a los trece años decidí presentarme –con mis amigas del colegio– en el casting del reality Generación pop, de Reina Reech, ¡y quedé! En ese programa tuvimos danza, canto y teatro, y formamos una banda llamada Scratch, con la que sacamos un disco e hicimos gira por el país. Todo un boom. Después, a los quince, me di cuenta de que lo que más me gustaba era el teatro, así que me puse a estudiar y durante tres años formé parte de una compañía independiente llamada Plenilunio, con la que hacíamos teatro under. A la par entré a la Escuela de Comedia Musical de Julio Bocca y a los 19, tomé coraje y me presenté en mi primera audición para un musical: Despertar de Primavera, ¡y me seleccionaron! Estar en la Avenida Corrientes fue un antes y un después. A partir de ahí fui enganchando comedias musicales –La novicia rebelde y Mamma Mia–, a la vez que hice el bonus track de la última temporada de Casi Angeles, con Cris Morena. Después, directamente, entré en Disney.

–Y te convertiste en la ídola de miles de niños.
–¡Durante cuatro años! Ser parte de PlayGround, programa que salía para todo Latinoamérica, fue un proceso de aprendizaje muy grande y hermoso.

Brilló en Playground
Brilló en Playground

–¿Fue difícil cerrar esa etapa?
–Como sucede con todo proceso, pero no soy de engancharme, siempre vienen cosas nuevas. ¡Y vinieron! Hice Ni con perros ni con chicos, un musical en el Teatro Cervantes, y con él gané el ACE 2016 como revelación femenina.

–¿Qué fue lo último que te sorprendió en tu carrera?
–Lo que pasó interpretando a Jazmín, porque no me imaginé que un personaje podía cambiar la vida de alguien. ¡Así me lo dicen! Hace poco estuve en Brasil y unas chicas se me acercaron llorando para decirme que nuestra historia de amor les cambió la vida, ya que gracias a esta ficción pudieron acercarse a sus padres y blanquearles su orientación sexual. Otras relatan que se animaron a salir con su pareja de la mano, y hasta una mamá que me contó que ver Las estrellas le hizo entender y aceptar a su hija, algo que ni en terapia había logrado.

–¿Esperabas que esta pareja explotara así?
–No, me sorprendió muchísimo. Es increíble lo que nos dicen y que nos lleguen cartas y regalos desde lugares tan remotos como Italia y España… Estoy cerrando un año tan cambiante y vertiginoso que siento que estoy con las emociones a flor de piel todo el tiempo.

En una escena con Violeta Urtizberea.
En una escena con Violeta Urtizberea.

–¿Con Violeta Urtizberea hablan de lo que generan sus personajes?
–Re, y ahora que somos más consientes de lo que generan, lo hacemos con mucho respeto y entrega. Por suerte nos hicimos amigas y eso ayudó a que el vínculo en la ficción se vea más genuino.

–Antes de encarnar a Jazmín, ¿cuál era tu acercamiento al mundo gay?
–Nunca me había tocado hacer un personaje gay, aunque soy cero prejuiciosa. Sí tengo un montón de amigos gays, chicos y chicas, porque el teatro es un ambiente en el que hay mucha libertad. El personaje de Jazmín me resultó un desafío interesante y decidí interpretarlo desde el lugar más genuino y amoroso posible, que es el de una persona que se enamora de otra. Sin ningún cliché, y creo que eso estuvo bueno porque mucha gente con prejuicios vio que una historia de amor gay puede ser contada de la misma manera que una heterosexual. Sólo son dos personas que se enamoran. Y yo aplaudo la decisión de que se haya elegido escribir una historia así.

–Vos, ¿sos tan libre y pasional?
–Bueno, pasional sí, ¡soy muy apasionada! Y bastante intensa. Intento encarar todas las cosas con la mayor libertad posible.

–¿Te ves como una chica sensual?
–Me veo más graciosa o del humor que del lado de la sensualidad, pero, si quiero, puedo jugar a ser sensual.

Julieta Nair Calvo. Foto Christian Beliera/GENTE
Julieta Nair Calvo. Foto Christian Beliera/GENTE

–¿Cómo sos en el amor?
–Intento ser lo más libre posible. No soy muy celosa, obvio, todo con límites, pero siento que la seguridad en uno mismo y en el otro es muy importante. Igual, llevo tres años soltera y estoy súper bien. Hoy por hoy tengo la energía y la libido puesta en mi trabajo, que está siendo transformador y me emociona mucho.

–¿Es difícil que un hombre te pueda conquistar?
–(Se ríe) No, difícil nada. Todo puede pasar. Pero siento que la tele ahuyenta un poco. Quizás esté flasheando, pero tengo la sensación de que la popularidad hace que la gente te ponga en un lugar que es de su imaginario, ya que, en definitiva, una sigue siendo la misma persona.

–¿Qué debe tener un hombre para conquistarte?
–Debe ser apasionado y con humor, eso es fundamental. En cuanto a lo físico, tengo un gusto variadito… Lo importante es que sea buena persona.

–¿Cómo te tomás el rumor que te vinculó con Adrián Suar?
–Me río porque sé que no es cierto y no le doy trascendencia. El es mi jefe y no tengo relación, lo veo cuando está en el piso y es amoroso con todos, pero nada, cero. Ni siquiera entiendo de dónde salió el rumor.

–¿Cómo te hace sentir la fama?
–Y, es loco que un personaje te abra las puertas de tantas casas. Pero siento que lo estoy tomando bien porque la gente es muy amorosa y optimista conmigo. Además, creo que no estaría acá si no hubiera vivido todo lo anterior. Este es el fruto de muchos años de trabajo.

–¿Pensaste en el después? ¿En el 2018?
–Tengo algunas cosas interesantes dando vueltas, pero como soy medio cabulera, hasta que no ponga el gancho no cuento nada.

–Cerrando el año y pensando a futuro: ¿qué soñás?
–Seguir trabajando de lo que amo, hallar personajes que me hagan conocerme como artista e intérprete, seguir encontrando artistas que me ayuden a crecer, formar una familia, trabajar afuera en algún momento, quizás en Italia, y desafiarme mucho. Eso es lo que más me divierte.

Por Kari Araujo

Producción: Mica Faiman.
Make up: Justina Dubarry
para Frumboli Estudio
Peinó: Cristina Rey.
Agradecimientos: Alaud, Las Oreiro, Justa Osadía,
Love Lola Accesorios y muy especialmente
al Hipódromo Argentino de Palermo.

LEA MÁS: