Paula Chaves y Pedro Alfonso pusieron fecha para recibir a su tercer hijo

Después de ocho años de amor, la pareja mantiene su idea de pasar por el altar y habla de la posibilidad de agrandar la familia en 2019.

Compartir
Compartir articulo
“No puedo imaginarme no estando embarazada ni dando la teta nunca más. Definitivamente, a fines de 2019 vamos a empezar a buscar un tercer hijo” (Paula)
“No puedo imaginarme no estando embarazada ni dando la teta nunca más. Definitivamente, a fines de 2019 vamos a empezar a buscar un tercer hijo” (Paula)

A punto de volve al teatro con Locos por Luisa en la temporada de Carlos Paz, Paula Chaves (34) y Pedro Alfonso (39) confiesan que su prioridad es la familia que formaron junto a sus hijos Olivia (5) y Baltazar (2).

En la última entrevista con revista GENTE, Paula aseguró: "Me gustaría volver a casarme entre el destete de Balta y mi tercer hijo". ¿La idea sigue en pie?

Pedro: ¡Me encantaría volver a casarme! Siempre estoy dispuesto a todo lo que derive en una buena fiesta. Pero lo de otro hijo…
Paula: Yo me casaría cada cinco años. Y ya te digo que me gustaría tener hasta un cuarto hijo, Pepe. Es un bardo criarlos con presencia absoluta como elegimos, cuando calme este colpaso llamado Balta, que está terrible. No me imagino no estando embarazada ni dando la teta nunca más… No me resigno. Definitivamente, a fin de 2019 vamos a empezar a buscar el tercero.

“¡Me encantaría volver a casarme! Siempre estoy dispuesto a todo lo que derive en una buena fiesta. Pero lo de otro hijo…” (Pedro)
“¡Me encantaría volver a casarme! Siempre estoy dispuesto a todo lo que derive en una buena fiesta. Pero lo de otro hijo…” (Pedro)

¿Qué aprendieron del amor en ochos años de una trama seguida por más de diez millones de seguidores?

Pedro: ¡Tanto! Pero lo fundamental: aprendimos a discutir. A redimensionar los problemas y a tolerar mucho más.
Paula: Soy caprichosa y temperamental. Y ante la mínima pelea era portazo y "¡quiero separarme!". Podíamos pasar cuatro días sin hablarnos, ni acordarnos por qué estábamos así. Pedro me enseñó a que las discusiones deben servir para construir. Como también me enseñó a vivir el "hoy y ahora". Somos apasionados por el trabajo, pero así como lo hace un oficinista, al entrar a casa volvemos a ser nosotros. La familia y los amigos nos ayudaron a no marearnos con los focos. Hemos visto a tanta gente perder el eje en este medio…. Y nosotros no creemos en la fama. No nos desmedimos con los éxitos ni nos deprimirnos con los fracasos. Todo el tiempo nos recordamos que la vida es eso que está esperando en casa.

Por redacción Gente.
Fotos: Christian Beliera.

SEGUÍ LEYENDO: