Wanda Nara posó al natural sin retoques para Gente. A los 31 años, madre de cinco hijo no teme que hablen de su celulitis (Foto: Christian Beliera/GENTE)
Wanda Nara posó al natural sin retoques para Gente. A los 31 años, madre de cinco hijo no teme que hablen de su celulitis (Foto: Christian Beliera/GENTE)

"Vinimos a Buenos Aires por una semana junto a Francesca (3) e Isabella (un año y ocho meses), porque teníamos planeado pasar unos días con Malaika (la hija de dos años de Zaira, 29) en el campo. Queríamos que fueran unos días sólo de mujeres… Además, también tenía que resolver algunos temas laborales, porque me ofrecieron conducir un programa. Tinelli quiere que participe en la apertura de ShowMatch y Telefe me pidió reemplazar una semana a Vero Lozano por sus vacaciones. Seguro que algo voy a concretar, pero todavía no terminé de arreglar nada", comenta Wanda Nara (31) en su chateau de Avenida del Libertador, mientras ordena su apretada agenda y reencuentros porteños.

–¿Con quién se quedaron los varones en Italia?

–Mis hombres están viviendo una experiencia increíble. A Valentino (9), Constantino (7) y Benedicto (6) los llevé a un campus organizado por el Inter, que es para niños que juegan al fútbol. Esa actividad dura dos semanas y queda en la montaña, a tres horas de Milán. Cuando regrese iré a buscarlos. Igual estamos súper conectados, los súper extraño, pero tienen teléfono y hablamos dos veces por día. Además, Mauro (25) se quedó concentrado con el Inter. El mejor plan que teníamos con mis hijas era venir a visitar a su primita.

 
“Yo soy una mujer que no tiene filtros, inteligente, divertida, sin rollos ni maldad” (Foto: Christian Beliera/GENTE)
“Yo soy una mujer que no tiene filtros, inteligente, divertida, sin rollos ni maldad” (Foto: Christian Beliera/GENTE)

–¿Por qué creés que Mauro se enamoró de vos?

–Yo soy una mujer que no tiene filtros, inteligente, divertida, sin rollos ni maldad. Aparte, Mauro al principio era mi amigo. Me conocía y se enamoró de mi persona, de mi manera de ser, de verme como mamá. El aspecto físico puede cambiar, pero mi personalidad es la misma de siempre. El sabe que no soy una geisha, sino una guerrera que defiende a full a su familia. Tomo decisiones y gano mi dinero para no sentirme una mujer sumisa y dependiente.

–¿Y a vos qué te enamora de él?

–Que es diferente a todos. Ama a mis hijos, le gusta estar en casa y tiene lindos sentimientos. Además es un hombre sincero, leal, fiel y está re fuerte.

Acepté hacer estas fotos sin retoques porque no los necesito
Wanda Nara. (Foto: Christian Beliera/GENTE)
Wanda Nara. (Foto: Christian Beliera/GENTE)

–¿Cómo fue tu reacción cuando viste publicadas sin photoshop tus fotos en la playa?
Estoy acostumbrada a que deformen mi vida al antojo y conveniencia de cada revista, programa o situación. Por eso acepté hacer estas fotos sin retoques porque no los necesito. Todos hablaron de mi celulitis, pero nadie reparó en la cara de felicidad de Mauro. Las redes sociales me dan la posibilidad de tener acceso directo a la gente, y que ellos vean por cámara cómo soy.

–¿Te preocupa la celulitis?

–Para nada. Además, es lógico que después de varios partos una mujer tenga celulitis. Pero esas fotos las retocaron para perjudicarme: yo sé dónde tengo y dónde no. Además, me causó risa la panza que me hicieron: ni en mis embarazos estuve así. Con mis posibilidades económicas nunca llegaría a estar tan mal como me mostraron en esas fotos: existen un millón de tratamientos para solucionarlo.

Esas fotos las retocaron para perjudicarme. Lo que sí me causó risa es la panza que me hicieron, porque ni en mis embarazos estuve así

–¿Sos obsesiva con el cuidado de tu cuerpo?

–No, porque no tengo ningún complejo. A mis hijas les voy a enseñar que la belleza va por otro lado, porque el hombre no mira la celulitis; el hombre quiere a su lado a una mujer real, íntegra. La perfección no existe. Para todo lo demás hay mil truquitos y cremas, pero el interior es difícil de cambiar.

–¿Cuando posteás tus fotos no usás photoshop?

–No. Además, todas mis fotos en las playas son sacadas por el potro de mi marido. Si tuviera algún complejo, al último que le daría una cámara es a él. Mauro me hace los videos y las fotos con su teléfono y su dron.

–¿Alguna vez se filmaron haciendo el amor?

–No, y por favor no le demos ideas.

–¿Cuando están separados no hacen webcams hot?

–Nosotros no pasamos mucho tiempo separados. No sentimos la necesidad de hacer camaritas hot, porque si no dormimos juntos es porque él está concentrado y duerme con su compañero de habitación.

Nosotros no pasamos mucho tiempo separados. No sentimos la necesidad de hacer camaritas hot

–¿Cómo se las arreglan para encontrar momentos de estar a solas, con cinco chicos dando vueltas?

–Todos los años organizamos un viaje solos; después, somos padres todo el año y no salimos sin ellos. No vamos al cine; nuestras salidas son al parque. Disfrutamos mucho de verlos crecer, porque sabemos que no es para siempre. Vivimos para educarlos, aconsejarlos y guiarlos y creemos que el tiempo junto a ellos vale oro.

Yo sí tendría un hijo más

–¿Tendrían otro hijo?

–Mauro no quiere. Tenemos cinco más cuatro perros que son como sus hijos. El se ocupa mucho y sufre cuando viaja y no puede estar con ellos. Pero yo sí tendría un hijo más.

Por Pablo Procopio.
Fotos: Christian Beliera.

Producción: Anita Korman.
Peinó: Kennys Palacios.
Maquilló: Fabi Pereyra
Agradecemos a The Factory, Pompavana, Complot, Cuatro Musas, Estudio MN y Rebel Denim.

SEGUÍ LEYENDO: