Úrsula Corberó y Chino Darín en Ezeiza
Úrsula Corberó y Chino Darín en Ezeiza

Dinamita pura: hace dos años que Úrsula Corberó (28) y Ricardo Chino Darín (29) están juntos, pero en los últimos meses se convirtieron en la pareja del momento. Son los más buscados por la prensa y muy seguidos por la gente en Internet, sobre todo desde que ella interpretó a Tokio en la exitosísima La casa de papel y su fama se expandió.

Hoy por hoy, la catalana es la reina española de Instagram, con más de 5.4 millones de seguidores. Y el Chino, además, tiene lo suyo, con 765 mil fans. Ese cóctel explosivo los vuelve irresistibles. Ni que hablar para los argentinos, que los tienen entre sus preferidos, aunque a veces tanta atención pareciera ser agobiante.

Úrsula Corberó y Chino Darín en Ezeiza
Úrsula Corberó y Chino Darín en Ezeiza

Por eso, en las últimas tres semanas, que pasaron visitando Buenos Aires, se contuvieron y no subieron ninguna foto juntos: querían pasar inadvertidos y evitar las guardias periodísticas, que comenzaron hace unos días en la casa de la familia Darín.

El lunes 11 fueron descubiertos a la salida del teatro Picadero, cuando fueron a ver la obra Tarascones, y no quisieron decir mucho ante los flashes y las cámaras. Se cuidan. Protegen su intimidad. Y disfrutan todo lo que pueden.

AMOR A LA MADRILEÑA. La historia entre ellos comenzó a principios de 2016, cuando se conocieron en el set de la serie La embajada. El Chino interpretaba a Carlos Guillén, el joven secretario de un embajador, y ella, a Ester Salinas Cernuda, la hija del diplomático. Al principio fueron cautos con los rumores de romance. Todos hablaban de su excelente relación y ellos empezaron a dar los primeros indicios a través de las redes sociales.

Úrsula Corberó y Chino Darín en Ezeiza
Úrsula Corberó y Chino Darín en Ezeiza

A principios de 2016 la cuestión se hizo evidente. Durante un evento en Barcelona, el Chino manifestó: "Siempre dije que no iba a salir más con una actriz ni que lo iba a volver a intentar… Porque he tenido experiencias anteriores y, en general, las actrices son complicadas…".

En pleno reportaje, Corberó le respondió sin vueltas: "No digas nunca 'de esta agua no beberé', amigo". Y cuando finalmente confirmaron su relación, la española contó: "Jamás me había pasado esto de que me surgiera un amor trabajando, pero hay cosas que son inevitables… y suceden".

En marzo de 2016, Ricardo Darín (61) tuvo que viajar a Madrid y los chicos aprovecharon para hacer la primera presentación familiar: todo un éxito. Y en agosto de ese mismo año, en plan vacacional, Ursula acompañó a Ricardo, Florencia y Clarita, la hermana del Chino, a Bariloche. Enseguida se integró a la familia y a los amigos de su novio.

Chino Darín en Ezeiza
Chino Darín en Ezeiza

Durante estos dos años mantuvieron una relación fluida, compartiendo tiempo entre Argentina y España. Y aunque por cuestiones laborales muchas veces tuvieron que separarse, la pasión no disminuyó. Por ejemplo, el año pasado el Chino viajó a Buenos Aires para rodar El ángel, la película de Luis Ortega sobre la vida de Carlos Robledo Puch, mientras que Ursula se quedó en Madrid filmando La casa de papel.

"Con el Chino llevamos muy bien la distancia. Cuando no estamos juntos, hablamos a diario por Skype. Soy muy feliz. El es más hacia adentro y yo soy la extrovertida. Sin embargo, entre nosotros existe mucho feeling y adoramos hacer cosas juntos. Por ahora, no pensamos ni en casarnos ni en tener hijos", contó la actriz.

Úrsula Corberó y Chino Darín en Ezeiza
Úrsula Corberó y Chino Darín en Ezeiza

El domingo 17 volaron a España. Durante el tiempo que estuvo en el aeropuerto de Ezeiza, Ursula se mostró muy sonriente y pegada al actor, confirmando lo que dijo hace poco en un reportaje: "Me habría enamorado de él aunque fuera feo, porque es muy inteligente y tiene un sentido del humor apabullante. El Chino es un caballero. He tenido mucha suerte en la vida". Y extendió su cariño a todos los Darín: "Admiro mucho a esa familia. Es muy especial y llena de luz", aseguró.

Úrsula Corberó en Ezeiza
Úrsula Corberó en Ezeiza

La pareja ya lleva unos meses de convivencia en Madrid, más precisamente en un piso valorado en 400 mil euros, en el céntrico barrio Conde Duque.

Un dato: antes de subir al avión, ella compró dos cajas de alfajores Cachafaz. A la pareja no le falta dulzura, pero… ¿quién es capaz de resistirse al dulce de leche?

Por Pablo Procopio
Fotos: Movilpress