Bárbara Córdoba, la mujer que cumplió el sueño de la mayoría de las argentinas.(Foto: Instagram)
Bárbara Córdoba, la mujer que cumplió el sueño de la mayoría de las argentinas.(Foto: Instagram)

Argentina pasó sin pena ni gloria por el Mundial de Rusia con poco juego y escándalos incluídos pero sin embargo los más más optimistas rescartan algunos puntos altos: el triunfo agónico frente a Nigeria y -ya en el plano extra futbolístico- la aparición del jugador que cautivó a las argentinas, el islandés Rúrik Gíslason.

Ahora, que el jugador se encuentra descansando luego de la participación de Islandia, se fue de vacaciones a Miami y se cruzó con una modelo argentina que vive allí. Según el medio Mendoza On line, ambos entablaron una amistad que nació compartiendo la pileta del hotel en el que ambos estaban alojados.

Rúrik Gíslason. (Foto Instagram)
Rúrik Gíslason. (Foto Instagram)

La mujer argentina a la que todas envidian vive desde hace unos años en Estados Unidos, se llama Bárbara Córdoba y trabaja como modelo y conductora de televisión. "La verdad, fue un encuentro fortuito. Rurik también estaba allí y de la nada nos pusimos a conversar. No pude resistirme y le pedí que hiciéramos historias para mi Instagram", contó Bárbara.

El jugador islandés durante sus vacaciones en Miami.(Foto: Instagram)
El jugador islandés durante sus vacaciones en Miami.(Foto: Instagram)

Según la mendocina, el jugador es muy simpático y agradable y se mostró muy sorprendido por la popularidad que tuvo su figura en nuestro país: "Le dije que todas las chicas lo aman, y que su popularidad es increíble, y se mostró sorprendido. '¿Por qué me quieren tanto en Argentina? ¿Qué pasó?', me preguntaba.Yo le expliqué que era porque todas las mujeres lo habían encontrado guapo y súper cool. Incluso le conté que muchas chicas escribían en sus redes sociales el chiste de 'ok, Messi no me traigas la copa, traeme el 19 de Islandia'".

Lejos de guardarse información, la modelo continuó con su relato y contó que llegó a compartir una fiesta con el jugador y sus amigos. "Antes de irse, fue muy caballero y nos vino a invitar a todo el grupo una fiesta que iban a tener. Nos fuimos con ellos y estuvimos compartiendo el resto del sunset frente al mar. Más tarde fuimos a un club y estuvimos disfrutando la noche de Miami. Estaba muy interesado en los argentinos".

Pero según Bárbara la cosa no terminó ahí ya que al día siguiente volvió a tener contacto con Rúrik Gíslason: "Ayer empezamos a mandarnos mensajes, fuimos a comer y pasamos la tarde juntos. Hoy ya volvía a Islandia. Me encantó porque me dijo que era su primera amiga latina, y la primera argentina con la que entabla amistad".

SEGUÍ LEYENDO: