Estados Unidos está viviendo su invierno más cálido de los últimos 130 años

Según la NOAA, más de 1.300 ciudades experimentaron temperaturas récord, mientras que la capa de hielo en los Grandes Lagos alcanzó mínimos históricos

Guardar

Nuevo

La reciente temporada invernal en Estados Unidos estableció un récord por ser la más cálida en los 48 estados continentales durante los últimos 130 años. (REUTERS/Roselle Chen)
La reciente temporada invernal en Estados Unidos estableció un récord por ser la más cálida en los 48 estados continentales durante los últimos 130 años. (REUTERS/Roselle Chen)

El invierno en Estados Unidos está por llegar a su final, marcando un récord como la estación más cálida para los 48 estados continentales de Estados Unidos en los últimos 130 años, anunciaron los Centros Nacionales de Información Ambiental de la NOAA el pasado viernes 8 de marzo.

Según FOX Weather, un total de 1,327 ciudades en Estados Unidos rompieron récords de temperaturas altas diarias durante el mes. La extensión de hielo en los Grandes Lagos alcanzó su mínimo histórico, con sólo el 2.7% de su superficie cubierta de hielo, mientras que en promedio, el 50% de los lagos estaría cubierto para esa época del año.

Este aumento de temperatura, significativamente superior a la media, trajo consigo una notable reducción en las cantidades de nieve y hielo habituales, exacerbando la sequía en el Medio Oeste y afectando negativamente a las economías locales. Según científicos climáticos, este fenómeno es un indicador claro del calentamiento global provocado por emisiones de efecto invernadero producidas por las actividades humanas.

Más de mil ciudades en Estados Unidos establecieron nuevos récords de altas temperaturas durante el invierno. ( REUTERS/Mike Blake)
Más de mil ciudades en Estados Unidos establecieron nuevos récords de altas temperaturas durante el invierno. ( REUTERS/Mike Blake)

Diciembre de 2023 estableció el precedente al ser catalogado como el más cálido registrado para los 48 estados continentales de Estados Unidos, con una temperatura media que superó en más de 4 grados Celsius al promedio histórico, según publicó CNN.

Este calentamiento se mantuvo durante toda la temporada, sólo interrumpido brevemente por una ola de frío en enero, y concluyendo con un febrero que se ubicó como el tercero más cálido en los registros. En este contexto, el patrón climático de El Niño jugó un papel determinante, especialmente en el Medio Oeste y el Noreste, donde las temperaturas primaverales reemplazaron al frío invernal habitual.

A lo largo de Estados Unidos, ocho estados experimentaron por primera vez el invierno más cálido en su historia, entre ellos: Dakota del Norte, Minnesota, Iowa, Wisconsin, Michigan, Nueva York, Vermont y New Hampshire, con numerosas ciudades desde el centro-norte del país hasta el Noreste observando temperaturas varios grados por encima de la norma.

La falta de nieve y hielo este invierno no solo propició condiciones de sequía severa en partes del Medio Oeste, sino que también minimizó la cobertura de hielo en los Grandes Lagos, que este año registraron una media de apenas 5.6% de cobertura helada en comparación con el promedio habitual del 29.5% entre enero y principios de marzo. Esta reducción representa una superficie desprovista de hielo comparable en tamaño al estado de Virginia Occidental.

Científicos vinculan el invierno cálido en Estados Unidos con el efecto del calentamiento global. (Europa Press/Eric Kayne)
Científicos vinculan el invierno cálido en Estados Unidos con el efecto del calentamiento global. (Europa Press/Eric Kayne)

Las deficiencias en la acumulación de nieve, medidas en metros de nieve ausente, han sido particularmente notables en la región del noreste y del Medio Oeste, donde eventos significativos de nevadas han sido escasos. Inclusive, ciudades como Nueva York y Filadelfia concluyeron el invierno con déficits notables de nieve. Específicamente, la ciudad de Erie, en Pensilvania, se perdió más de un metro y medio de la nieve típica de la temporada por la falta de las habituales nevadas efecto lago.

La Radio Pública Nacional (NPR), por su parte, advirtió que la salud pública se ve comprometida con la aparición temprana de mosquitos en primavera, incrementando el riesgo de enfermedades transmitidas por vectores como el dengue. Además, la agricultura enfrenta desafíos sin precedentes, ya que muchos cultivos, como árboles frutales y de nuez, requieren de un cierto número de horas de frío para producir adecuadamente, y la falta de estas “horas de frío” anticipa una disminución en la producción durante los meses de verano.

En el oeste de Estados Unidos, la reducción de la capa de nieve amenaza directamente el suministro de agua para millones de personas. La dependencia del lento derretimiento de la nieve de montaña durante la primavera y el verano para alimentar los ríos es vital para estados como Colorado y California.