La rebelión contra Peppa: padres en pie de guerra ante la actitud de la cerdita

Cómo la famosa serie animada se enfrenta a críticas por supuestamente promover comportamientos indebidos entre los más pequeños y la respuesta de los creadores ante esta inesperada controversia, según un artículo de The Wall Street Journal

Compartir
Compartir articulo
"Peppa Pig" recibe críticas de padres preocupados por promover malos comportamientos. (HASBRO)
"Peppa Pig" recibe críticas de padres preocupados por promover malos comportamientos. (HASBRO)

El popular dibujo animado inglés “Peppa Pig”, que ha logrado que niños estadounidenses adopten giros británicos, enfrenta ahora una oleada de críticas por alentar comportamientos considerados groseros en los más pequeños. Según el artículo de Chavie Lieber en The Wall Street Journal, padres preocupados están cuestionando el impacto del programa en la educación de sus hijos, calificando a la protagonista, Peppa, de “mala influencia”. 

Los padres empiezan a levantar una voz de alarma que resuena con una nota inusitadamente moderna. Las acusaciones apuntan hacia un sospechoso insólito: una cerdita de dibujos animados que ha conquistado los corazones y las pantallas del mundo entero. Peppa Pig, con su indiscutible carisma y aventuras aparentemente inocentes, se ve ahora en el ojo del huracán por promover actitudes que muchos padres consideran inapropiadas para el desarrollo de los más pequeños.

Armita Asgari, de 41 años, se dio cuenta de los cambios en el comportamiento de su hijo Luca de 5 años, cuando él comenzó a rechazar la comida con un “¡Puaj! ¡Qué asco!” (“Ew! Yuck!”) o a declarar el fin de amistades con un tajante “¡Ya no eres mi amigo!”, según relató a WSJ. Pero lo que realmente encendió las alarmas fue un comentario desconsiderado sobre un vecino, demostrando la influencia palpable de Peppa en su forma de ver el mundo. Peppa Pig, esa creación británica diseñada para el aprendizaje y entretenimiento infantil, ¿podría ser realmente una fuente de malos modales y actitudes provocativas?

Desde su lanzamiento en 2004, Peppa Pig ha sido una fuente de entretenimiento global, celebrada por su capacidad de llamar la atención de los niños con episodios cortos y tramas simples. La influencia de la serie ha llegado tan lejos que niños estadounidenses han adoptado términos británicos, hablando de “petrol stations” en lugar de gasolineras y llamando “biscuits” a las galletas, un claro testimonio del alcance del programa más allá de sus intrínsecas aventuras.

A pesar de sus incuestionables logros comerciales, con 1.700 millones de dólares en ventas al por menor en 2022 y posicionándose entre las series infantiles más demandadas del mundo, un creciente número de padres y educadores se pregunta si los valores transmitidos a través de las caprichosas peripecias de Peppa y su familia son los correctos para las nuevas generaciones.

Kayla Tychsen, una entrenadora de padres de 33 años, critica en el artículo la impaciencia y descortesía de Peppa, señalando cómo estas actitudes se presentan sin consecuencias o reproches dentro de la serie. Tales representaciones levantan preocupaciones sobre el tipo de comportamiento que se está normalizando entre los más jóvenes, especialmente en un contexto donde se busca fomentar técnicas de crianza basadas en el respeto mutuo y la empatía.

Quizá el problema radique en que, mientras Peppa enfrenta la realidad con una franqueza indudable, este enfoque sin filtros sobre la vida diaria puede ser interpretado de manera diversa por su audiencia juvenil, quienes están todavía formando sus propias comprensiones sociales y morales. Esra Cafer, vicepresidenta senior de la franquicia en Hasbro, el gigante juguetero estadounidense propietario del imperio Peppa, en declaraciones a WSJ, defiende a la cerdita como un personaje auténtico, cuya forma de actuar representa una reacción natural y honesta ante el mundo. Sin embargo, esta justificación choca con la percepción de aquellos que la ven como un mal modelo a seguir para los niños.

En el epicentro de la controversia, se encuentra el tratamiento dado a Daddy Pig o Papá Pig, a menudo el blanco de burlas y comentarios despectivos, especialmente sobre su tamaño. Este tipo de dinámica familiar introduce preguntas sobre los roles parentales y estereotipos dentro del núcleo familiar mostrado en pantalla, un aspecto especialmente sensible para padres que buscan presentar a sus hijos modelos igualitarios y positivos de relaciones familiares.

Hasbro defiende a Peppa como un personaje auténtico y honesto ante las críticas. (HASBRO)
Hasbro defiende a Peppa como un personaje auténtico y honesto ante las críticas. (HASBRO)

Un rayo de esperanza se vislumbra al final del túnel, con programas como Bluey que ofrecen una alternativa, mostrando parentales más alineados con los ideales modernos de crianza. Mientras tanto, el equipo detrás de Peppa Pig, consciente de las críticas, parece estar dispuesto a adaptarse, indicando un giro en el personaje de Papá Pig hacia un rol más activo y positivo en la vida de sus cerditos.

Lo cierto es que la saga de la cerdita, quien aparenta ser solamente una cerdita aventurera, es también el reflejo de un diálogo más amplio sobre cómo los medios de entretenimiento infantil pueden y deben contribuir a la formación de valores y conductas en los más pequeños. Un debate que se extiende más allá de las inocentes travesuras de una familia de cerditos animados, llegando al corazón de cómo deseamos que las futuras generaciones vean, aprendan y actúen en el mundo que están por heredar.